Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES i2 DE FEBRERO DE iqc 6 PAG. 6 t u hechos extiaoi d. nanos, vulgares unos, sublimes otros, drannticos todos. -Fxpliquese usted- -Con mucho gusto Yo conocí, traté y cuide como medico a un hombre de gran inteligencia. Su oiganismo estaba en rumas; el lo n bín, v sin lamentarse de ello, conociendo la gravedad de su majes, sufriendo acerbos dolores y persuadido a causa de su sagrado miII- ¿ríe de que la muerte ie abriría ¡as pueri 3 s de un mundo mejor, me decía sonriente: Veo venn h muerde, casi la deseo, pero noto a! mismo tiempo que c! ¡ira se me aganaal ue pe) t se. i- tí v r i Jt- 1. CTIÍIO JI I, fcXCMO. SR. D FRA 0 MC 1 CO DE BOHJA CANELLA l ot Vraoade P loman. G NhRAL DE DIVISIÓN QUE ACABA DE FALLECER EN CÓRDOBA Y en efecto, mucho antes que el perecieion otros pacientes quienes no podía pronosti carse tan repeí tino fin He visto a otros desahuciados resistir días, meses, hasta anos, de modo inexplicable. El ansa de mmoita idad hacía retroceder a la muerte Hace pocos días un sabio francés escribía a un d scipulo suyo español estas memorables palabsas He abandonado la vida activa no puedo investiga Tengo mas de setenta ños. Con esto esta dicho todo. Espeio a la muerte con la resignación de unfilósofo. AI calor del hogar, durante el invierno de mi vida, píen o en lo que he visto, en lo que hice, en los que ñe conocido y amado... -iQue hermoso es eso! -Pues ahí va e ¡reverso de la medalla Yo he conocido también á muchos que murie n prematura ó violentamente. Eran, al parece. felices, y sin embargo estaban sugestionados por la idea fija; el traidor pensamiento que i s desvelaba, cambiaba su caractes y perveitía s. is instintos. E i medio de ¡a gran comed. a de la vidi social, hacían su papel gallardamente; pero cuando permanecían a solas, ¡a maldili idea se apoderaba de todo su ser, induciendoÍes á buscai en la muerte una huida sin regreso. -Peto eso es un? cobardía. -Los suicidas ni son cobaides, ni son valientes, son victimas de una fueiza impalpab e, útil, que se condensa en un instante y ahogi, que en ocasiones se desvanece al cabo del tie n po como sembla de pesadi la. Créame; hay que huir de las sugestionen, al parecei nsigni ficantes, de toda pasión que entristezca o deprima. Palacio Valdes, un gran coiazon y un eran talento, me escribía hace años i pi oposite EL GENERALCANELLA C I general Canella, que acaba de fallecer en Coidoba, había nacido en Oviedo el 10 ce Octubre de 1847. Ebtudió en la Academia de Toledo. Hizo la primera campaña de Cuba, ganando sus grados hasta comandante por méritos de guerra. En 1888 fue a Filipinas y en 1895 maichó á Cuba, donde realizo actos heroicos que tuvieron resonancia universal, especialmente la acción de Sao del Indio. En 3 u admnable hoja de servicios figuran ochenta y cuatro heches de armas. Tenía casi todas! as ci uces militares españolas. Era, pues, ur. valiente y un geneial que por su ilustración honraba al Ejercito español. CUCHICHEOS uanto cuesta vivir y que fácilmente se muere! -Es verdad, la existencia pende de un hilo, y unas veces nos aferramos a el, otras lo rompemos violentamente, probándose en ambos casos el poder de la voluntad humana. ¿Cree usted que nuestra voluntad puede aceleiar o detenei la muerte? -Indudablemente. Todo depende de las misteriosas y ti emendas energías que despiertan en la mente humana las ideas tenaces vigoíos s, q ie llamamos fijas poique diñase oue se LA FRAGATA ALEMANA (STE 1 N ot Bentjllo ES UE A DE GUARDIAS MARINAS, QUE HA K K U A J Ü LN t- L PUFRTO D- BARCrLO f