Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 11 DE FEBRERO DE 1906. PAG. 3. EDICIÓN NUESTRO CONCURSO DE LA LOTERÍA A continuación publicamos la segunda lista de lectores que tienen opción al premio. Debemos advertir que pasan Je 24.000 las personas que nos han nviado bonos creyéndose con derecho á participar del premio; pero de elJas solamente 4.559 han enviado la serie completa de bonos de Enero y nos han indicado sus señas, y por consiguiente á el ellas corresponde reparto de los bijletes para el próximosorteo. SEGUNDA LISTA 3 423 I. Gal vez. 1.424 R. Jal. 1.425 J. M. García. 1.426 F. Cueto. 1.427 C. Rodríguez. 1.428 F. Ferrer. 1.429 F. Blanco. 1.430 J. Martín. 1.431 V. Legey. 1.432 J. A. González. 1.433 J. Lucas. 1.434 M. Fernández. 1.435 F. Alvarez. 1.436 C. Fres 110. 1.437 A López. 1.438 L. Morales. 1.439 F. Pérez. 1.440 J. Herreros. 1.441 A. López. 1.442 V. Rodríguez. 1.443 A. Pazarol. 1.444 N. Carn pos. 1.445 E. Heras. 1.446 E. Rey. 1.447 V. Ace fia. 1.448 P. Taladrid. 1.449 E. Merbón. 1.450 V. Pérez. 1.4 S 1 B. Pedrajas. 1.452 E. Lamote. 1.4 $3 M. Morillas. 1.454 J. Gómez. 1.455 L. Laguna. 1.456 S. Garrote. 1.457 F. Hurtado. 1.458 M. Martínez. 1.459 A. Pérez. 1.460 P. Ai n aré. 1.461 J. Jurado. 1.462 F. Jiménez. 1.463 0. Gil. 1.464 F. Mari. 1.465 M. Castellano. 1.466 D. López. 1.467 F. Sierra. 1.468 J. García. 1.469 M. Cordero. 1.470 A. Duran. 1471 C. Loyarte. 1.472 I. Soroa. 1.473 L. Rodríguez. 1.474 F. Martín. 1.475 V. Esteve. 1.476 E. Tormo. 1.477 E. Romera. 1.478 M. Jiménez. 1.479 A. OadiJla. 1.480 P. Unsaín. 1.481 J. Villasante. 1.482 J. Bozano. 1.483 J. Lino. 1.484 V. Ribadeo. 1.485 J. Gómez. 1.486, A. Alarcón. 1.487 E. Ibarra. 1.488 J. Niño. 1.489 J. Rosa. 1.400, L. Ovilo. 1.491 M. Mantero. 1.492 A. López. 1.493 A, Ros. 1.494 J. González. 1.495 B. Izquierdo. 1.496 A Franco. 1.497 M. Arias. 1.498 M. Salas. 1.499 X Ortigosa. 1.500 M. Fierro. 1.601 A. López. 1.502 E. Martín. 1.503 M. Díaz. 1.504 J. Marinoni. 1.505 G. González. 1.506 T. Mateo. 1.507 V. López. 1.608 N. Vázquez. 1.509 R. Gómez. 1.610 M. Castro. 1.511 E. Garrido. 1.512 R. García. 1.613 V. Rodríguez. 1.614 R. López. 1.515 F. Ortega. 1.516 V. Moliner. 1.517 J. G. de Castro. 1.518 A. Acosta. 1.519 A. López. 1.620 J. García. 1.521 L. Mairelle. 1.522 M. Mairelle. 1.523 J. Falcón. 1.524 J. Odena. 1.525 A. Velázquez. 1.526 J. Sánchez. 1.527 M. Barragán. 1.628 M. G. Cordero. 1.629 R. Saavedra. 1.530 C. González. 1.531 A. Usano. 1.532 C. López. 1.633 J. Portales. 1.634 A. Ordóñez. 1.535 V. Barrachina. 1.536 J. Gramaje. 1.537 R. Cambra. 1.538 V. Lluch. 1.539 P. Pérez. 1.540 A. Zabalo. 1.541 M. Camaeho. 1.642 R. Vauces. 1.543 A. Ferri. 1.544 A. Ijón. 1.545 A. Vivanco. 1.546 A. Luque. 1.547 V. Bas. 1.548 E. Burguera. 1.549 J. Gallardo. 1.560 J. Mellado. 1.651 S. López. 1.552 J. de Campos. 1.663 J. Gramaje 1.654 G. García. 1.556 J. Campos. 1.556 A. Ruiz. 1.657 D. Monfort. 1.558 J. Rodríguez. 1.569 J. Morales. 1560 L. López. 1.561 J. Palacios. 1.562 F. de P. Villar. 1.563 F. Méndez. 1.664 M. Márquez. 1.565 M. García. 1.566 E. Labourdette. 1.567 A. Avendaño. 1.568 C. Labourdette. 1.569 L. Cebrián. 1.670 R. Spottorno. 1.571 A. López. 1.572 M. Selva. 1.573 A Ruiz. 1.574 F. Morillas. 1.575 C. Pastor. 1.576 M. García. 1.577 B. Sánchez. 1.678 A. Pérez. 1.579 M. Cárdenas. 1.680 F. García. 1.581 M. Hurtado. 1.682 E. Magarifios. 1.583 G. Abren. 1.584 A. García. 1.585 A. Freitas. 1.586 C. Pozueta. 1.587 J. de las Parras. 1.588 R. Curtoys. 1.589 M. Bordallo. 1.590 E. Alonso. 1.591 R. Navarrete. 1.592 M. Mota. 1.593 G. Alvarez. 1.594 J. Maní. 1.595 8. Ferrer. 1.596 L. Asin. 1.597 A. Velázquez. 1.598 M. Cortijo. 1.699 P. Plumet. 1.600 G. Picbardo. 1.601 M. Llop. 1.602 A. Castellano. 1.603 A. Fernández. 1.604 A. Villalón. 1.605 J. M, Campos. 1.606 C. Cuervos. 1.607 G. González. 1.608 P. Díaz. 1.609 J. Bermejo. 1.610 P. Rodríguez. 1.611 J. M. Molina. 1.612 M. Gómez. 1.613 J. Suárez. 1.614 I. Cuenea. 1.615 R. Fó. 1.610. L. del Pozo. 1.617 J. Sánchez. 1.618 F. Llovera. 1.619 T. Urriza. 1.620 J. Aocón. 1.621 F. de P. Arguelles. 1.622 C. Pérez. 1.623 0 Cardoso. 1.624 J. B. Rubio. 1.625 I. Romero. 1.626 D. Rico. 1.627 F. Biote. 1.628 F. Ortega. 1.629 J. M. Rodríguez. 1.630 T. Gutiérrez. 1.631 N. Falconé. 1.632 F. Soler. 1.633 P. Liciaga, 1.634 P. F. del Campo. 1.635 C. Theus. 1.636 V. Ortega. 1.637 M. Gómez. 1.638 G. Romanaty, 1.639 M. Rané. 1.640 N. Olano. 1.641 C. Ríos. 1.642 J. González. 1.643 J. Arranz. 1.644 V. Ruiz. 1.645 J. García. 1.646 J. Barrón. 1.647 C. Pastrana. 1.648 M. Albora 1.649 J. Soler. 1.650 R. Tello. 1.651 E. Rodríguez. 1.652 M Rosillo. 1.653 G. Rivero. 1.654 R. Rodríguez. 1.655 M. Villalta. 1.666 F Orbón. 1.657 L. Arguelles. 1.658 V. délas Barreras. 1.669 J. Alfonso. 1.660 J. Domínguez. 1.661 J. de ¡a Vega. 1.662 L. Brie, va. 1.663 R. Fernández. 1.664 R. Abella. 1 665 E. Luceño. 1.666 R. Vigaray. 1.667 V. Alarcón. 1.668 A. Sánchez. 1.669 P. Pérez. 1.670 R. López. 1.671 F. Gil. 1.672 O. Guerra. 1.673 J. García. 1.674 E. Nob. 1.675 F. Vázquez. 1 676 J. Velázquez. 1.677 P. Mateu. 1.678 Z. Cirajas. 1.679 F. Caballero. 1.680 G. Piñeiro. 1.681 S. Serrano. 1.682 C. Ostos. 1.683 A Rubio. 1.684 A. García. 1.685 A. Salazar 1.686 J. Mufioz. 1.687 if. Cerón. 1.688 C. Monrell 1.689 J. Alcázar. 1.690 T. Navarro. 1.691 M. Barrientos. 1.692 S. Ferrand. 1.693 T. Floree! 1.694 L. Hidalgo. 1.695 J. M. Feijóo. 1 096 D. Plana. 1.697 E. C. Santander. 1.698 F. Caballero. 1.699 C. Miró. 1.700 A. Romero. 1 701 M. Polanco. 1.702 R. Cerveró. 1.703 M. Valero. 1.704- S. Hernández. 1.705 C. Guerrero. 1.706 J. J. López. 1.707 V. Cálvente. 1.708 M. Muñoz. 1.709 J. M. de Herrera. 1.710 S. Pradal. 1.711 L. Luna. 1.712 M. Castillo. 1.713 P. Cabello. 1.714 R. López. 1.716 G. Aparicio. 1.716 M. Gallo. 1.717 L. Motrico. 1.718 S. Santa María. 1.719 M. Morillas. 1.720 J. Gómez. 1.721 F. Horrillo. 1.722 M. Fernández. 1.723 M. Rodríguez. 1.724 T. Arranz. 1.725 M. Rodero. 1.726 A. Pelayo) 1.727 M. Castaños. 1.728 J. A. Grau. 1 729 L. del 56 BIBLIOTECA DE A B C ABNEGACIÓN Y AMOR i53 ¿Por qué me has hecho venir? Es preciso que me! o digas ahora. Muchos días hacía que el infeliz notario esperaba esa pregunta; sin embargo, se estremeció. Es que á su respuesta iban aparejadas la desesperación y la deshonra. Podía mentir, estaba á tiempo; podía alegar un consejo que necesitaba, una dirección de conciencia en asuntos delicados; Pedro no sospechaba nada, era fácil engañarle, y además se marchaba; no sabría nunca que la fortuna había pasado muy cerca de él. Luchaba, desde la víspera, contra esa tentación; había encontrado el pretexto, había acumulado probabilidades, hasta había redactado la noche anterior un quimérico contrato de asociación; si Pedro mostraba desconfianza, se lo leería; pero Pedro no desconfiaría. Sólo que cuando quiso mentir y dejar de ser honrado, levantó la cabeza para encontrar por última vez, antes de pecar, la mirada de su amigo. Pedro le miraba, en efecto; pero de repente, en la penumbra de un gran árbol que los cubría con su sombra, sus ojos le parecieron distintos de lo que antes eran, más azules, más dulces, más penetrantes, con una expresión de infinita bondad, una mirada, en fin, que reconocía, la mirada, la auténtica mirada de su bienhechora, de su madre, la mirada de la condesa Edith. Entonces se serenó, cobró valor; ante esos ojos no delinquiría. -Pedro- -dijo, ¿quieres casarte con la señorita de Mignet? Aguardó la respuesta silencioso, con la resignación del condenado ante el inevitable suplicio. -Entonces- -dijo el conde, ¿ese es el misterio? ¿Por qué no me has prevenido? ¿Pensabas casarme sin avisarme? Onésimo volvió la cabeza; era preciso mentir, y esos ¿Que pasa? ¿Por qué me necesitas? Onésimo había contestado: -Más tarde... Nada desagradable... Tranquilízate Te lo diré... pero ante todo hablemos de ti. Y en seguida, con febril volubilidad, había amontonado las preguntas y las respuestas, mientras Pedro, sin insistir más, escuchaba. Había sido demasiado grande la intimidad entre esos dos hombres para que pudiera prevalecer la disimula ción. En. menos de una hora sabía Pedro sin género de duda que el secreto de Onésimo era grave, doloroso- Aguardó inquieto, sin atreverse á preguntar más. Pero si el conde se extrañaba, Onésimo se desesperaba; creía que una confidencia verbal no ofrecería dificultades, y ahora sentía no haber escrito. Las palabras para defender esa causa, se resistían á venir á sus labios. Trataba en vano de fortalecer su corazón, le f a! taha valor. Esto duró tres días. Entonces, tartamudeando, le dijo muy bajito: -Pedro, ¿te causaría pena conocer á los compradores del castillo? M e han rogado que te lleve á su casa. Luego, rápidamente, aguardando una negativa con la que terminaría su misión, añadió: ¡Oh! Si para ti es eso un sacrificio, no es un sacri- ficio necesario. Bajaba los ojos, temiendo la mirada del conde, una mirada que escudriñaba; se estremeció al oir la contes tación: -Sí, Onésimo, me gustaría volver á ver mi pobre castillo, y asegurarme por mí mismo de que, como me lo has afirmado, ha caído en buenas manos. Había llevado y presentado á Pedro, tratando de sorprender en la expresión de su fisonomía el desdén del noble- arruinado por el rico advenedizo. Aguardaba al-