Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 11 DE FEBRERO DE ic, c 6. PAG, 9 EDICIÓN 1. ll L II I JÍ, I I5 ¡1 1 1 TEATRO RfcAL. S 1 GFREDO OPERA DE WAGNER REPRESENTADA ANOCHE. DECORACIÓN DEL ACTO SEGUNDO. de desaparecer, porque constituye los bastidores del gran teatro donde se representa la vida de la capital de España. UN MADRILEÑO 1 A PAPELERA DEL VALLE DE ARAN Mucho se ha comentado estos días, y con razón, todo lo referente á este asunto. Es sabido que el Estado español tiene establecida á lo largo de la frontera francesa la zona fiscal, ó sea una faja de terreno de diez kilómetros de anchura, dentro de la cual se prohibe Ja instalación de industrias. La razón de ser de esta zona no es otra que la de represión del contrabando, puesto que si se autoriza el establecimiento de industrias en la frontera, todos los agentes del fisco serían pocos para evitarlo, y por las fabricas ó simulacros de fabricas que se estableciesen, entrarían en España, corno de producción nacional, todos los productos extranjeros. Cuantas gestiones se han practicado, por perspnas y entidades interesadas en el asunto, para abrir un portillo en esta prohibición, han resultado ineficaces, estrellándose en la Dirección de Aduanas, que veía siempre el peligro del contrabando. Este mismo criterio siguió esta Dn- ección cuando en el mes de Jumo del año último una empresa francesa solicito autorización para fundar una fabrica de papel en ei Valle de Aran y dentro de la zona fiscal, para utilizar en esta fabricación la madera existente en los montes de dicho Valle. El entonce -ministro de Hacienda S r Echegaray, d pues de estudiar e asunto y de pedir cuan- MIMO EN LA ÓPERA S 1 GFKED 0 (sR. NANETTl) tos informes creyó conveniente, que fueron todos en contra de lo solicitado, denegó la autorización que se pedía. ¿Q é ha riasado después? No es fácil averi- guai- o; pero el 5 de Enero último la citada empresa francesa vuelve á la carga pidiendo nuevamente lo que antes se le negó, y en veinticuatro horas se resuelve el expediente favorablemente por la. Dirección de Aduanas, autorizando á dicha empresa, no sólo para instalar la fábrica que proyecta en la zona fiscal, sino también para transportar á España sus productos, pasando como de transito poi territorio francés, No es, pues, extraño que se hagan comentarios al ver que un expediente de una Sociedad extranjera se informa y resuelve en veinticuatro horas por el Sr. Sitges, ni hemos de sorprendernos de que el público se alarme al considerar á lo que pueden dar lugar esta clase de concesiones. Dicese también que 1 a empresa concesionaria no es todavía propietaria de los montes que trata de explotar, los cuales han de subastarse por el Estado. Si esto fuese cierto, resultaría que el Estado con esta concesión imposibilita la libre concurrencia y la puja en esa subasta, con evidente perjuicio de sus intereses. Los fabricantes de papel de España se han reunido estos días en Madrid con este motivo, y hemos tenido ocasión de hablar con algunos de ellos. Dichos fabricantes no se quejan ni protestan de la competencia que legítimamente pueda venirles en su industria; es una ley económica á la que se hallan sujetos, como todos los productores. Pero sí protestan y se quejan de una concurrencia que viene amparada en un privilegio y que viene á agravar la situación de la industria nacional, no muy próspera hoy debido al exceso de producción en el interio