Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO I o DEFEBRERO DÉ 1906. PAG. 5. EDICIÓN Autorizando la presentación á las Cortes de ftsn plan de obras en Andalucía. Instrucción Pública. Admitiendo la dimisión Ide su cargo al rector de la Universidad de VaWadolid. d o como base el plan vigente de carreteras del E s t a d o E n esa propuesta figurarán todos los caminos vecinales que la jefatura considere de utilidad para el tráfico, aun cuando estuviera incluido en e l p l a n de carreteras del Estado como carretera el que pueda transformarse en camino vecinal. A la vez que dicha propuesta se formularán los presupuestos de gastos de estudio, procediendo una vez aprobado, á la toma de datos y redacción de los proyectos. A r t 5. Consultando al Instituto de Reformas sociales, tres comisionados de reconocida competencia en materias económico- sociales recorrerán las comarcas de Andalucía en que con más frecuencia é intensidad suelen presentarse las crisis agrarias, para que estudien las condiciones y factores que intervienen en la producción de estos fenómenos sociales, retiñiendo cuantos datos y antecedentes encuentren que puedan servir para conocer sus causas eficientes, los efectos que pueden p r o meterse de la construcción de obras públicas, del establecimiento de nuevas vías de comunicación y de riegos y del fomento de la enseñanza en general, y especialmente de las agrícolas. Dichos comisionados procurarán divulgar entre las clases trabajadoras, en cuanto sea posible, la conveniencia de que las mismas cooperen al propósito de resolver las crisis acudiendo á prestar el trabajo en la localidad en donde convenga emprender las obras, pues sólo realizando las útiles podrá el esfuerzo del T e s o r o público alcanzar efectos eficaces y permanentes. F o r m a r á n estos comisionados estadísticas de obreros que carecen de trabajo, y recogerán de las Divisiones dé trabajos hidráulicos y d e las Jefaturas de obras públicas las que estas oficinas formulen tocante al número de trabajadores que puedan emplearse en la construcción próxima á emprenderse Con el resultado de todos estos estudios, enviarán los citados comisionados informes quincenales á la Dirección de Obras públicas, d a n d o cuenta de sus trabajos y proponiendo las medidas que en su sentir deban adoptarse. Serán objeto de un trabajo especial los medios á que podría recurrirse para implantar sobre bases sólidas el crédito agrícola, teniendo en cuenta lo dispuesto en las leyes de pósitos y Sindicatos agrícolas. A r t 6. El Gobierno utilizará temporalmente los servicios de dos ingenieros ingleses que se han distinguido en los trabajos de riegos realizados en la India p o r el departamento de Obras públicas de aquel país, mister BucK y y M r H a u b u r y B r p w n á fin de que, con presencia de los datos de que pueda disponerse, giren una visita á la cuenca del Guadalquivir é informen acerca de las condiciones en que, á su juicio, convendría establecer el riego en el valle del Guadalquivir, señaladamente en la región inferior, y, para que asimismo informen acerca de la influencia que, en su sentir, pudieran ofrecer estas obras para el desarrollo de la riqueza del país y solucionar de un modo favorable el problema de las crisis agrarias en Andalucía. A r t 7. Los ingenieros jefes de los servicios á quienes se encomiende el trabajo detallado en este decreto darán cuenta quincenalmente del estado de adelanto d e los mismos. A r t 8. A los efectos del a r t 2 del Real decreto de 14 de E n e r o anterior se autoriza al ministro para que designe de Real orden el personal que deba formar parte de la Comisión á que se refiere el art. 3. del p r e sente decreto. Hasta la terminación de, su cometido, los individuos que formen parte de dicha Comisión seguirán afectos á los servicios á que se hallen destinados al ser nombrados ó á aquellos á que se les destine cuando tuviesen que ser trasladados p o r causa de ascenso. A r t 9. E l ministro de F o m e n t o dictará las disposiciones que el cumplimiento de este decreto requiera. s D a d o en Palacio á 9 de Febrero de 1906 Alfonso. -El m i n i s t r o de F o m e n t o J afi (el Gassei. v I mujilgi f- -mu M (LA C R I S I S AGRARIA yer puso el ministro de F o m e n t o á la firma del Rey un decreto importantisimo. Precede al decreto un preámbulo luminoso, exponiendo la situación angustiosa de la región andaluza y la necesidad apremiante de emprender obra hidráulicas que, como las realizadas en la India y en E g i p t o convirtieron en fecundas, tierras que hoy están á merced de la cle. jnencia ó inclemencia del tiempo. Recuerda el ministro que Francia, Alemania, Italia y Japón, no sólo enviaron obreros y alumnos á los países más adelantados, sino que llamaron á las eminencias que podían influir en la mejora de sus industrias y de su agricultura. E n este concepto, el ministro dispone que los ingenieros ingleses B u c k e y y Brown, que en la India y en E g i p t o han contribuido á la realización de las mejoras que han dado vida y prosperidad á ambos países, vengajn á prestar con su estudio y su práctica una poderosa ayuda á los ingenieros españoles. E s el decreto del S r Gasset una de las disposiciones más trascendentales que se han dictado en estos tiempos, y ella revela que el señor Gasset, fiel á sus propósitos, va derechamente á hacer algo práctico, que es lo que el país necesita en estos momentos de creciente aníia y de segura ruina, si nó conjuran el mal iniciativas como la que envuelve este decreto. H e aquí el articulado: ffArtículo I El personal de la División áe trabajos hidráulicos del Guadalquivir emprenderá inmediatamente, y con carácter de preferencia á todo o t r o trabajo, el estudio de los proyectos de obras de riegos que figuran en el estado adjunto al presente decreto, sin perjuicio d e lo dispuesto en la Real orden de 2 5 de E n e r o anterior respecto al pantano de las M e s í a s y canal de! Guadalmelíato. Hechos esos estudios, se procederá en el plazo más breve posible á la construcción de los pantanos que determine el ministro de F o m e n t o en vista de los auxilios que ofrezcan al Gobierno las Corporaciones y los particulares interesados en las o b r a s A r t 2. El personal del servicio agronómico de las provincias en que radican las z o nas que podían regarse con las obras á que se refiere el artículo a n t e r i o r emprenderá su estudio con objeto de determinar el g r a d o de utilidad que puede ofrecer el establecimiento de los riegos. Se ocuparán los ingenieros agrónomos en estos estudios de los cultivos que se consideren más provechosos y de las medidas que en cada caso deberá adoptar la Administración pública para favorecer el cambio de cultivo y reducir los inconvenientes que en semejantes casos suelen p r e sentarse. El servicio agronómico indicará, razonándolas, las alteraciones que- convendría introducir en la situación y límite asignados á las zonas regables. A r t 3. Se nombrará una comisión especial, compuesta de un ingeniero jefe de caminos, canales y puertos; tres ingenieros subalternos del mismo C u e r p o cuatro ayudantes de O b r a s públicas y cuatro sobrestantes, encargada de fomentar un plan de obras para el riego de la región inferior del valle del Guadalquivir y de redactar los proyectos correspondientes. í A v t 4. Las jefaturas de Obras públicas de las provincias de Sevilla, Córdoba, Cádiz y M á l a g a formularán, antes del 20 del actual, una propuesta y estudio de los proyectos de caminos vecinales que, con el persona! disponible, puedan ultimarse en el año actual, tenien- A LA A S A M B L E A REPUBLICANA POR TELÉFONO t a r a g o z a 9 9 n A las tres de la tarde ha comenzado la primera sesión de la Asamblea municipal republicana. El acto se celebra en el teatro Pignatelli, que está fastuosamente d e c o r a d o U n a concurrencia inmensa, que se calcula excede de j 2.000 personas, llenó el local, que resuHa insuficiente, -E n representación d e la autoridad asiste d delegado especial del ministro de la Gobernación, D Santiago Román P r i e t o El S r L e r r o u x en un discurso de salutación á los asambleístas, manifestó que el objeto de la reunión era la organización de las fuerzas republicanas. Inmediatamente se procedió á la designación de temas y ponencias y. otros preliminares. Jgnórase cuándo llegará el S r Costa. Continúan grandes precauciones adoptadas por las autoridades. X TTaragoza, 9 i o n H a terminado sin inci dentes la sesión que ha resultado fatigosa. P o r aclamación se proclamó presidente de la Asamblea á Costa, encargándose de ella el señor L e r r o u x hasta que aquél venga. E n los trenes de la noche han llegado i 000 asambleístas. A h o r a se celebra en el T e a t r o Principal una función extraordinaria en obsequio de los delegados republicanos. E n el teatro y sus alrededores hay inmensa muchedumbre. E n el primer acto la orquesta ejecutó La Marsellesa, que fué eoreada con entusiasmo p o r el público. El orden es completo. -Gay. 1 ECOS POLÍTICOS 1 a cuestión militar. El tercer día dedicado al debate del p r o yecto de las jurisdicciones, fué p r ó d i g o en. emociones. Pasó la sesión de ayer p o r todas las fases: desde la calma más completa á la agitación más profunda. Pasada la tormenta, merced á la intervención del presidente del C o n sejo, circularon nuevamente impresiones optimistas para llegar al final de la discusión. El primer choque entre el presidente de la Comisión, S r Groizard, y el ministro de la G u e r r a produjo gran sensación, toda vez que se veía claramente salir á la superficie las divergencias que entre aquélla y el general L u que existen. Virio después el discurso del S r Gullón haciendo las manifestaciones que recogidas quedan en el extracto de la sesión, y que p r o d u jeron profundo efecto p o r considerarse que las palabras del exministro de Estado reflejaban el criterio, del S r M o n t e r o Ríos. Si esta creencia se hubiera confirmado, la votación del proyecto hubiese tenido seguramente consecuencias políticas de importancia, al poner de relieve la división de la mayoría. Además, la situación del ministro de Gracia y Justicia, difícil desde el principio del desarrollo de esta cuestión, hubiera sido ya insostenible. El interés que despertaron las manifestaciones del S r Gullón fué g r a n d e repetimos, y