Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 9 DE FEBRERO DE 1906. PAG. 4. EDICIÓN 1. tella. La señora del Real no dice nada; la moza de la tez morena ha cogido una mata de tomiilo y la va oliendo. ¿Le gustan á usted las flores del campo? le preguntamos nosotros. jOh mucho! contesta ella con el mismo tono con que pudiera decir: ¡Oh, nadal Ya hemos dejado atrás el precipicio; el mayoral que iba cantando descuidado detiene el coche. ¿Quieren ustedes subir? nos pregunta. Todos subimos; estamos alegres; el largo paseo en tsta mañana clara y riente, nos ha tonificado. Y luego cuando llega la hora de comer, todos echamos mano á nuestras provisiones (estas provisiones tan españolas: tortillas, chorizos, lomo, longaniza, naranjas) y vamos devorando los manjares con un apetito desenfrenado. Y de esta carretera, es decir, de este horroroso precipicio es de lo que nos habló ayer en Ja Cámara el Sr. Jesús García. Esta carretera se halla en la región alménense; el Sr. Jesús García decía que es preciso que esta carretera se modifique, puesto que los viajeros están siempre á punto de estrellarse en el dicho despeñadero y para evitarlo tienen que bajarse del coche cuando pasan por allí. El señor ministro: de Fomento afirmó también que estos viajeros acreditan al transitar por aquel sitio un verdadero heroísmo Y nosotros hemos imaginado, en un momento de loca fantasía, que hemos pasado por tal paraje en compañía de otros tenores y que hemos sido héroes. A AZ 0 R 1 N experiencia, muchas dificultades desaparecerían. Por ejemplo, la London County Council no se ocupa del alumbrado eléctrico ó por el gas, no ejerce ninguna vigilancia, mientras en París y en Viena existe una organización municipal completa. Además, un Congreso semejante podría elaborar rápidamente un plan práctico de educación pública internacional, es decir, un cambio de alumnos entre las distintas capitales. Si Londres, por ejemplo, pudiese acoger en sus escuelas elementales, secundarias y técnicas, por ejemplo, quinientos estudiantes de otras poblaciones, á cambio de que el mismo número de estudiantes londinenses fueran repartidos en diversas capitales, el resultado sería inmenso para la cultura de la masa al cabo de algunos años. La idea, como se ve, es muy levantada y podría resultar beneficiosa, según su autor expresa, para la paz permanente entre las naciones civilizadas. En efecto- -dice Cornvall- -una alianza municipal que comprendiese todas las capitales del mundo civilizado, no dejaría de hacer en los momentos difíciles como de válvula de seguridad contra los excesos, en los cuales pueden incurrir, llevados por el sentimiento nacional sobreexcitado, los jefes de Estado y los gobernantes más razonables. cantante muy superior, si llega á ser más tenor y un poco menos Cerda, En un diccionario usado, con una pasta muy buena Cupido, el rapaz vendado, busca en la página E N A la palabra ENAMORADO Luis DE TAí iA UN DESFALCO POR TELÉGRAFO A vila, 8, 4 t. Se ha descubierto un desfalco en los fondos recaudados por el arbitrio de Consumos de esta capital. El alcalde ha decretado varias suspensiones de empleados. Se instruye expediente. -Mayoral. El hambre en Andalucía POR TELÉGRAFO O suna, 8, 5 s. Los braceros, acosados pot el hambre y la desesperación, asaltan los mercados y roban las ovejas de los rebaños para comérselas. -Jlgenos. DE PALACIO En el sudexpreso de Francia llegó ayer tar de á Madrid el príncipe Alejandro de Battenberg, hermano de la princesa Ena. En la estación le recibieron S. M el Rey, las autoridades, el alto personal de la Embajada inglesa y algunas distinguidas personas. D Alfonso condujo en su automóvil á Palacio al príncipe Alejandro, quien cumplimentó á la familia Real, descansando después breve rato en las habitaciones de los condes de París. Poco después de las cuatro se dirigieron el Rey y el Príncipe en automóvil á El Pardo, cuyo palacio visitaron detenidamente, sobre todo las habitaciones que ha de ocupar la princesa Ena unos días antes de su boda. El príncipe Alejandro salió anoche mismo en el expreso de Andalucía con dirección á Algeciras y Gibraltar, en cuyo punto se incorporará á la escuadra inglesa, á la que pertenece como oficial. El Rey bajó á despedirle á la estación con su ayudante el coronel de Estado Mayor señor Jordana. En la semana próxima llegarán á Madrid los reyes de Portugal, que pasarán cuatro ó cinco días en el regio alcázar. Aún no está ultimado el programa de fiestas que con este motivo se han de celebrar; pero es seguro que se organizará alguna gran cacería; á la que asistirán SS. M M También habrá un banquete oficial en Palacio y representación de gala en el teatro Real. Muy en breve, tal vez pasado mañana, saldrá para Dinamarca el infante D. Fernando de Baviera, con objeto de asistir á los funerales del rey Christian, en representación del Rey. Acompañarán á S. A. formando parte de la embajada extraordinaria, el duque Je Santo Mauro, el coronel Sr. Ripollés y sus ayudantes los señores conde de Fuenrubia y Pulido. A la lista de damas de la Reina recientemente nombradas, que publicamos ayer, hay que agregar la señora de Rubianes, marquesa de Aranda, que ha merecido también dicha distinción. Hoy hará su primera guardia la señora duquesa viuda de Terranova. S. M la Reina y la infanta doña María Teresa pasearon ayer por la Casa de Campo. El infante D Fernando estuvo en Alcalá prestando servicio, como capitán de día, en el regimiento de, Húsares á íjue pertenece. C ONGRESO DE CAPITALES EUROPEAS G ACETILLA RIMADA. COPLAS DEL VIERNES Sonnino, jefe italiano, más radical que Moret, nombró ministro á Pantano... ¡Qué plagio! dirá Gasset. Vio Luque arder, como espliego, de Guerra unos paredones. García Prieto vio luego su Ministerio en tizones, y un chusco gritaba: ¡Fuego en ambas jurisdicciones! Noticias de sensación que de Ñapóles nos dan, afirman que en erupción se halla aquel fiero volcán, lanzando, no bien empieza su actividad del demonio, más humo que en la cabeza tiene Maura (D. Antonio) y arrojando en ocasiones un mal oliente amasijo de frases de Romanones y ternos de Vega Armijo. La erupción es hoy tan fiera, que el volcán lanza en montón pedruscos como Aguilera, moles como Capdepón y masas que son á medias de cascote y alquitrán, algo así como tragedias de Emilia Pardo Bazán. El fuego nunca se acaba, y un mi amigo me escribía que Weyler con tanta lava quizá allí se lavaría. La catástrofe es fatal y terrible la emoción, dicen que va á acabar mal esta presente erupción. Por lo que pueda valer yo, en la italiana estafeta, mandé á Ñapóles ayer f- la adjunta y breve receta: p Si el volcán sigue á la villa produciendo desazones, que le den zarzaparrilla para calmar erupciones. Según me dijo un señor, el tenor Cerda será A B C publica en este número una fotografía referente á la visita que el Consejo Municipal de Londres hace en estos momentos á París. No se trata de un viaje de placer. De cortesía y fraternidad tiene mucho. De útil y práctico puede tener más. Edwin Cornwall, presidente de los consejeros, ha expuesto en l e Journal una idea excelente que debe hallar eco en Madrid y en todas las grandes capitales del mundo. Se trata de un Congreso de las capitales del mundo civilizado; de las capitales de medio millón de habitantes para arriba, porque en las de menor población los problemas que se ha de resolver no son semejantes. Sobre esta base el Congreso reuniría representantes de Londres, París, Berlín, Viena, Budapest, Roma, San Petersburgo, Madrid, Constantinopla, y tal vez, si los americanos se prestan, Nueva York, Chicago y Filadelfia. El Congreso tendría la misión de estudiar y de discutir los problemas comunes á todos los grandes centros de población. Por ejemplo: el problema de la educación que puede ejercer gran influencia moralizadora y que ofrece dificultades que se vencerían fácilmente con un estudio y un apoyo mutuos; la cuestión de Jas casas para obreros; la del mejoramiento de las vías, á la que va unida la de la arquitectura de las calles; lo relativo al tráfico, desarrollo de tranvías; el sistema de dragas para las poblaciones que tuvieran puerto ó ríos navegables. También son dignos de estudio el servicio de incendios, la organización de las ambulancias. En Londres se está estudiando un servicio de ambulancias copiado del de París. Inútil es enumerar todas las demás cuestiones interesantes, como la de los manicomios, la de los alojamientos higiénicos, inspección de la salud pública, policía en los teatros, etc. Todo esto no se ha desarrollado por completo y de modo perfecto ni en el mismo Londres. s Si todos los representantes de las grandes ciudades pudiesen comparar las observaciones y los trabajos hechos en todas partes, para llegar á formular conclusiones fundadas en la