Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C J U E V E S 8 D E F E B R E R O D E 1906. P A G tí. E D I C I Ó N i. Ha fallecido en Viena el príncipe Pablo de Metternich, padre del príncipe Clemente, que el 4 de Octubre último casó en Madrid con la bella Srta. Isabel de Silva y Carvajal, hija menor de la duquesa de San Carlos, camarera mayor de la Reina, y hermana del marqués de Santa Cruz y de los condes del Puerto y de La Unión. Enviamos sentido pésame á los príncipes Clemente de Metternich y demás deudos. Por el exdiputado á Cortes D Francisco de Gorostidi, ha sido pedida la mano de ¡a distinguida Srta. Natividad R. de Gamboa para su hijo primogénito D Ángel. La boda se celebrará el próximo mes de Junio. A pesar de la crudeza del tiempo, se vio ayer muy concurrida la elegantísima morada de los señores de Bermúdez de Castro. Sus muchas amistades acudieron á felicitar al dueño de la casa. Su hermoso hotel es uno de los más indicados para fiestas como la de ayer, pues tiesta fue lo que solamente se había anunciado como recepción. Los salones, en los que se encierran numerosas obras del arte antiguo y moderno, estaban totalmente repletos de flores, entre las que sobresalían las hermosas camelias mandadas de la posesión que en Busdongo tienen los señores de Bermúdez de Castro. La conversación dominante era la que se refería al nombramiento de las damas de honor de S. M la Reina, pareciendo á todos muy acertada su designación. Secundada por su esposo, la amable señora de la casa hacía los honores, y con suma elegancia lucía una preciosa ioilette forma princesse, de terciopelo azul turquesa, sujeta con botones formados por esmaltes. La gente joven bailó hasta las ocho valses y rigodones; en el comedor se sirvió un delicado buffet. existe el poder legislativo y el del Gobierno y del Rey. Aquí no hay vencedores ni vencidos, sólo vencerá la ley dice. Recuerda las palabras del Presidente respecto de la supuesta lucha entre las dos jurisdicciones y combate ese dictado; sólo puede haber controversia. Solo hay disparidad de criterio en aplicar un tratamiento. Asegura que lo que sí hay es una tendencia suicida que hay que terminar. Examina los diferentes aspectos del dictamen respecto de la definición de los delitos, de la sanción penal y de la parte procesal. A su juicio merece plácemes la Comisión, no por concesión que haya hecho, sino por reivindicación al proponer el restablecimiento del caso 7.0 del art. 7.0 del Código de Justicia militar, que estaba en desuso. Pasa á ocuparse en el examen de los precedentes que desde muy antiguo existen, respecto de haber entendido siempre el fuero militar en los delitos contra el Ejército. Sostiene que para mantener en disciplina ese instrumento de la nación que se llama Ejército, son precisas leyes estrechas que establezcan ejemplares castigos. Cree iz no hay razón para que los espíritus ilustrados y cultos se alarmen de esas deas que contrarrestan la opinión de la mayoría de la Comisión. En esto se funda para defender la jurisdicción propia del Ejército. Se muestra conforme con la parte del dictamen que sostiene el restablecimiento del caso 7.0 del artículo 7.0 del Código de Justicia Militar. Recuerda las diferentes ocasiones en que el Ejército se ha manifestado contra las injurias que le han inferido y afirma que su aspiración única era y es estar á cubierto de esos ataques, es decir, el restablecimiento del caso v artículo ya citados. Afirma que para tener un Ejército hay que sostenerlo con dignidad, con decoro y con garantías contra todo ataque. Todos estamos interesados en la idea de la Patria, en su defensa, pero el ¡Ejército lo está más porque es el depositario de la bandera nacional. Defiende la aspiración del Ejército al pedir que sean castigados por esas leyes especiales militares los ultrajes á la bandera y á los himnos nacionales, y el grito de ¡muera España! como se ha gritado en Barcelona. Si el dictamen se aprueba con las modificaciones que he expuesto, no habrá vencedores ni vencidos. (Muy bien. Le contesta en nombre de la Comisión el señor PULIDO. Protesta de que la Comisión se haya sentido jamás bajo presión de ningún género para emitir su dictamen, habiendo procedido con entera independencia de criterio. (Ha llamado mucho la atención que durante el discurso del general Linares el ministro de Gracia y Justicia Sr. García Prieto haya estado oyéndole detrás de la Presidencia. Se comentó tanto este detalle, que alguien se lo advirtió al Sr. García Prieto, y entonces éste fue á ocupar su puesto en el banco azul. Manifiesta eKSr. PULIDO que se halla conforme en algunos momentos con el discurso del general Linares, y luego pasa á contestar á todos los puntos discutidos por dicho general. Hace ver la diferencia ostensible que nay de hecho entre la ley que tiene forzosamente que regir en el Ejército y la que rija en el elemento civil. La Comisión reconoce la necesidad de que exista esa disciplina estrecha para el Ejército, como se opone á que esa misma sea para todos. (El Sr. García Prieto pasa á sentarse entre sus compañeros de Gabinete. Continúa el Sr. Pulido, y expresa su opinión de que el grito de jmuera Españal debe ser castigado por los Tribunales ordinarios, sin que esto haga precisa la intervención del fuero militar, así como tampoco en los casos de ser ultrajados los himnos nacionales y la bandera de la Patria. Todos deseamos que el Ejército sea respetado y glorificado, dice; pero yo desearía que el Ejército, por su propia majestad, no intervenga en estos asuntos; que sea una especie de dios Júpiter que, teniendo el rayo á su alcance, lo reserve para los momentos supremos. Porque si mezclamos al Ejército en cuestiones anarquistas y otras por este orden, ¿qué nos quedará, Sr. Linares, para esos instantes supremos para la Patria? Cree que como se halla redactado el voto particular de la minoría es peligroso para las regio nes en cuanto se refiere á los emblemas, y confía en que así lo reconocerá el general Linares cuando se discuta el artículo correspondiente. Rectifica el Sr. LINARES y da las gracias brevemente. Consume el segundo turno en contra el señor CALBETON Afirma que la Comisión ha hecho trizas el pro yecto de ley del Gobierno presentando un dictamen que imposibilita toda fórmula de transacción y que podrá tener consecuencias políticas desagradables. Como resultado de su afirmación de que los tri bunales ordinarios han consentido los ultrajes hechos al Ejercito y á la Patria en Bilbao y en Barcelona, asegura que debe pasar á jurisdicción de Guerra el conocimiento de estos delitos. Cree que con el dictamen al proyecto no se conseguirá nada; los delitos contra la Patria y el Ejército seguirán registrándose, porque los promovedores y directores de la idea del separatismo están muy altos; son personalidades influyentes y ricas que pueden escaoar á la acción de esos tribunales. Examina después las figuras de delito, y, continuando su discurso, manifiesta que la aprobación del dictamen constituiría un padrón de ignominia, porque penetra en las intenciones, cosa que estaba Yeservada al Santo Oficio. Cree que se debe sostener el proyecto de ley presentado por el Gobierno v desechar el dictamen. En nombre de la Comisión le contesta el marqués de RE 1 NOSA. Rechaza las impugnaciones del Sr. Calbetón y explica los fundamentos de la Comisión para no aceptar las fórmulas propuestas modificativas del dictamen. Rectifican los Sres. CALBETON y marqués ae RE 1 NOSA. Para una alusión concede la palabra el presidente al Sr. ARAMBURO. Pide este senador que se le reserve la palabra para hoy, y se suspende la discusión. Se da lectura ae una enmienda al dictamen de la Comisión presentada por los Sres. Primo de Rivera, Beránger y Esteban Collantes. Se fija el orden del día para hoy, y se levanta H sesión á las siete menos cinco. SENADO SESIÓN DEL DÍA J DE FEBRERO DE J 906 CONGRESO SESIÓN DEL DÍA 7 DE FEBRERO DE I906 1 as tribunas están totalmente ocupadas. Hay pocas señoras, pero predomina el elemento militar, de uniforme algunos de sus individuos. Los escaños muy concurridos. Todos los militares que son senadores concurren. Ábrese la sesión á las cuatro en punto, bajo la presidencia del Sr. López Domínguez. Se lee y aprueba el acta de la sesión pasada. El Sr. CAVESTANY- se adhiere al voto particular del Sr. Santos Guzmán y ruega que conste tu firma. ORDEN DEL DÍA Se pone á discusión el dictamen de la mayoría de la Comisión acerca del proyecto de ley para reprimir los delitos contra la Patria y el Ejército. Habla el general Linares para consumir el primer turno en contra de la totalidad. Antes de entrar á combatir el dictamen, recuerda las manifestaciones que hizo el presidente del Consejo cuando se leyó el proyecto de ley, y pregunta si ha llegado el momento de que el Gobierno tome nueva postura ó si sostiene aquellas manifestaciones. El Sr. MORET afirma que la cuestión sigue como entonces estaba, y que el Gobierno sigue pensando como entonces, esperando el desarrollo de la discusión del dictamen y de las enmiendas. El general LINARES comienza diciendo que no ha habido ocasión para hacer comentarios, porque los senadores que son militares se reunieron como pueden reunirse otros muchos senadores. No nos reunimos para hacer presión sobre nada ni sobre nadie. Las Cortes decidirán y nosotros acataremos su decisión. A su juicio, se ha planteado mal la presentación del proyecto, con precipitación, porque en estos casos puede tropezarse con la legislación ya hecha. Afirma que no existe supremacía militar ni poder militar, porque ellos acatan las leyes; como no existe el poder civil- ni el podfr judicial, sólo las tres y cuarto abre la sesión el Sr. Cana- lejas. En el banco azul los ministros de Fomento y Hacienda; en las tribunas escaso público, y en los escaños ¡seis dipu fados 1 Afortunadamente estas oposiciones son dóciles y nadie solicita que se cuente el número. Defiende el Sr. SASTRON una proposición de ley, que es tomada en consideración. Un señor diputado hace un ruego sin interés al ministro de Fomento. El Sr. GALLEGO (D. T. se ocupa de la crisis agraria en Albacete y de un expediente de ca rretera de la referida provincia. Le contesta el ministro de FOMENTO. Los Sres. GARN 1 CA, CANALS y GASSET (D. F. defienden proposiciones eme son tomadas en consideración. El Sr. CATALINA solicita del ministro de Fomento que traiga el expediente relativo al hundimiento del tercer Depósito, del de Instrucción pública que si ha resuelto una instancia de los profesores de enseñanza privada, y pregunta al de la Gobernación qué es lo que hay acerca de un expediente de expropiación relacionado con el Ayuntamiento de Madrid El ministro de la GOBERNACIÓN manifiesta que él es el primer interesado enqne el expediente se resuelva, aunque advierte que á petición de un señor diputado dicho expediente ha sido traído á la Cámara, dificultando con esto su tramitación. Pronuncia el Sr. CANALEJAS atinadas frases para evitar que en lo sucesivo la acción fiscalizadora del Parlamento, cuando de ella se abuse, oueda dificultar los trámites administrativos. Rectifican los Sres. CATALINA v conde de ROMANONES. Interviene el Sr. ALONSO CASTR 1 LLO para protestar, como magistrado, contra derlas frases del ministro de la Gobernación. A