Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¿MUEBLES DE OCASIÓN? rinsa t Auge! G JSti lNPRíi CONCENTRADA Nanea falta en los tocadores de buen gnst p Alvurez iiómci. Peligros, núsn. 1 tlupli a o CARNES GALLEGAS y embutidos. El dueño del establecimiento La Francia, León, 2 3 participa á su clientela que le conviene proveerse de este artículo, por la tendencia al alza de precios. NOQUES PElMTiSTA. Pta. SQL, 6 Carlos Ooppel FÁBRICA DE EfcLOJES Fuencarral, 27. CATÁLOGO GRATIS W ta y platino. -Carrera San Jerónimo. 12, portal. En la villa de Rentería (Guipúzcoa) contiguos á la estación del ferrocarril, y en inmejorables condiciones para la construcción de fábrcas ó casas para obreros. Facilitará toda clase de detalles el abogado D. Ramón COMPRO a l í i a i s o r o p a rlw BLANCO Y PUBLICA ESTA SEMANA PÍ 1 RIMM r i i U U i U f l p er ia y brillantes el día i desde Calatravas á General Castaños, 9, portería, donde se graíificará espléndidamente devolución. Originales literarios por José Nogales y Eegidor Dibujos de Anja, Esteban y Atiza LOSTRAJLS HBOIONALES La princesa del Caracol Concurso de Camaya! La flauta de Carlos V Soraluce, San Marcial, 33, SAÍÜ SEBASTIAN. 11111331 contenida en absoluto por el bendajeBarrérre de París. Caballero de Gracia, 22, pl. Actualidad gráfica por J? Pérez y González Sección dedicada á y Méndez Br ng- a tratar de los nías importantes sucosos acaecidos en España y en e! extranjero, i. avaneoaa de asunto. -y! a Los tinteros perfección cié los grapor Pérez Zúmjja y Xaudaró Dados justifica la favorable acogida que ha Originales arttísieos merec ¡oo del público f ¡esta sección. PLANAS Á IODO COLOR MAYOR, 5 S. A AA A AA La maia mirada por Marquina y Francés PRUÉBENSE LOS CHOCOLATES DE LOS pruebo que lascamitas de 3, 4 y 5 pts. valen 6,8 ylO Ver y creer. Mantas para viaje á 5 ptas. Plaza Celenque, I ÚNICO DEPOSITO EN MADRID LHARDY, Carrera de San Jerónimo, 6 ÚNICOS DEPOSITARIOS EN BÜEKOS AIBES TAPAS para encuadernar la novela ABNEGACIÓN Y AMOR. Con inuacion da a interesante nove a de Farinatitulada t- LA ESHogueras de otoño PuWlA D i- M A r t con DOBLE PLANA A IOUO C LOR ilus raciona- á t o d o color, de Medina Vera. I por Avendaño El afilador portada, por Sancha Sres. GARCÍA HERBAMOS Y CARBALLO Almacén E l IMPARCSAL, Victoria, l.OOl VALE NÚM. 32 CÉNTIMOS 3 0 CÉNTIMOS 138 BIBLIOTECA DE A B CB ABNEGACIÓN Y AMOR escribir como siempre había escrito; un secreto surgía tntre ellos, y además, sufría tanto... La abnegación tiene sus límites; le parecía haberlos alcanzado y que no podía ir mas lejos. Lo había sacrificado todo al amigo de su infancia, al hijo de su bienhechor: su libertad, sus esperanzas para el porvenir, una parte de! dinero que ganaba; esta vez se trataba del- razón. Su voluntad flaqueaba. Pedro acudiría á su llamamiento; vería á la encantadora Micaela, la amaría y se casaría con ella, y entonces todo terminaría para é i En cuanto á ella, inconsciente y cruel, seguiría prodigándole esa amistad deliciosa y banal que le atormentaba, encantándole á la vez. No; no tendría fuerzas suñcíentes para aguantar ese suplicio; vendería la notaría, se ¡ría y no volvería más; pero al pensar en ese destierro una angustia mortal invadía su corazón de aldeano, amante del suelo natal. Los primeros días de su locura, cuando había visto nacer y crecer ese amor, se había dicho á sí mismo: ¡Qiié importa! Si sufro demasiado, si flaqueo iré hacia Pedro; me consolará, me sostendrá, me dará energías. Desde que la muchacha le hizo confidencias por primera vez, vivía en una continua pesadilla, aguardando con impaciencia el día en que pudiera despertar. Olvidaría, sin duda, ese deseo ¡oco; además, su padre, ese obrero enriquecido, la haría desistir. Pero la pesadilla seguía; los obtáculos desaparecían. Uno sólo subsistía aún: la repugnancia de Pedro de Varsange por un casamiento plebeyo, por algo que tenia visos de compra; pero el antiguo castillo, con sus tradiciones y sus recuerdos podía pesar mucho en la balanza: además, había que tener en cuéntala gracia seduciora- el encanto de Micaelita y si Pedro venía, si consenda en erla... Pues bien, no escribiría, no destruiría á sabiendas toda esperanza. ¿Quién sabe? Y volvía á sofur despierto con cosas inverosímiles, con la ruina del Sr. Mrgnet ó con un amor que correspondiera a! suyo. Pero bruscamente, e! notario, el hombre acostumbrado á definir con claridad las situaciones, i eaparccía. Hsa fortuna sólida, bien administrada por personas ordenadas y económicas, era de les que pueden desafiar e! azar. Quedaba el amor... Cuando en ello pensaba, su delicadeza y su honradez se indignaban; ei hijo adoptivo de