Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MARTES 6 DE FEBRERO DE 1906. PAG. 5. FOlClON i. a sabe tampoco lo que es un anarquista ni qué es lo que debe entenderse por un regionalista Y este gobernador ha prohibido reuniones, ha suspendido periódicos y ha procesado al señor Güel! o ¡Habéis convertido al Sr. Güell- -grita el Sr. Junoy- -en un mártir del Gólgota del regionalismo! Esta ha sido, en resumen, la primera parte del discurso del Sr. Junoy. En cuanto á lo que el Gobierno no ha hecho en Barcelona, el orador apunta el no haber depurado las responsabilidades, el haber implantado el reinado absoluto de la impunidad y el no haber recogido casi. todas las leyes holladas en el arroyo El Sr. Junoy entiende, en conclusión, que el Gobierno debe levantar la suspensión de las garantías en Barcelona. Y esta es la finalidad de su discurso. Y el señor conde de Romanones al contestar al Sr. Junoy claro está que ha tendido á dejar bien probado que las garantías constitucionales están bien suspendidas. El gobernador de Barcelona no ha hecho nada de lo que le atribuye el Sr. Junoy; sólo se han practicado bajo su mando dos registros domiciliarios (y de ellos, dice el señor conde, no han protestado los interesados) en un mes se han celebrado en la capital del principado más de 600 reuniones, y en lo que atañe á los periódicos, sólo han sido suspendidos dos ó tres. Esto es lo que dice el señor conde; y de que el Gobierno se preocupa de Cataluña es prueba notoria el proyecto de ley sobre autonomía de las Universidades y el que respecta á los organismos municipales. Por el momento no cabe hacer otra cosa termina diciendo el señor conde. El tercer orador de la tarde ha sido el señor Rusiñol. Un poco se ha levantado de su terrero vuelo el debate con la intervención de este señor. Nosotros somos españoles- -ha dicho en resumen el Sr. Rusiñol- -pero nosotros somos regionalistas. Y lo que ahora nos exalta- -añadía- -es que se comienza á perseguir, no el catalanismo, sino el espíritu catalán. Se ataca al Estado, se atacan las corruptelas y las soluciones de los Gobiernos- -seguía diciendo- -y vosotros queréis eludir, queréis desvirtuar estos ataques tachándonos á nosotros, tachando á los que formulan tales críticas, de separatistas. Y ha llegado el caso ya de preguntar- -terminaba diciendo- ¿hasta dónde nos es lícito á nosotros defender el regionalismo? ¿Hasta qué punto será posible profesar estos ideales en España? Excusóse el señor presidente del Consejo de dar su opinión hasta que hayan expuesto las suyas los jefes de las mino rías parlamentarias, y suspendióse tal debate. El señor ministro de la Gobernación lo dijo ayer bien claro: el Gobierno se preocupa profundamente de las ansias de Cataluña; pronto aparecerán en la Gaceta dos proyectos de ley. Ayer mismo, poco antes de concurrir á la Cámara, leíamos nosotros los inteiesantísimos estudios que Jaime Balmes escribía en 1843 sobre La suerte de Cataluña, en su periódico La Sociedad. Estas páginas parecen escritas en estos días. Es posible- -decía Balmes- -que si esperamos de allá la vivificación y fomento, tengamos que contentarnos con amontonar y archivar volúmenes de decretos, órdenes, instrucciones, circulares. Lo que es papel, el Gobierno nos envía mucho, decía con admirable buen sentido un sencillo aldeano Y esta reflexión de tal aldeano catalán, es la misma reflexión de otro aldeano andaluz, de otro extremeño, de otro valenciano, de otro castellano y de otro gallego. Y para levantar un poco este debate que acaba de ser suscitado en la Cámara y poner las cosas en su punto, sería necesario ver qué es lo que ha hecho durante un siglo el Estado por España; cuáles son las vías de comunicación que poseemos; cual es la densidad de nuestra población; qué cantidad de tierras llecas y sin cultivo existen en el país; cómo viven los obreros del campo; de qué suerte se administra la justicia en los pueblos; de qué manera y forma es nuestro régimen carcelario y penitenciario; cuáles son nuestras costumbres electorales; en qué situación se halla nuestra enseñanza... Y cuando hubiéramos examinado todo esto y otras muchas cosas más, con entera frialdad, con entera impasibilidad, entonces podríamos decir si el Estado ha fracasado realmente en España; si pueden ó no esperar de él tutela y fomento las regiones, y si es llegada ó no la hora de buscar otras formas constitutivas de la Administración y de la Justicia. Así creemos nosotros que debe plantearse el problema. AZOR 1 N no habrá dos que sepan cómo la Princesa puede ser, yo propongo seriamente que abra un concurso A B C reproduciendo en sus planas los mil ciento veintiséis retratos que se han sacado de la Princesa en clichés, en postales, en dibujos, ya sentada, ya de pie, risueña, seria, en carruaje, en automóvil, en tren, el cuerpo entero mostrando, ó nada más que la léie, y en vista de que de todas las efigies no hay ni tres que entre sí tengan alguna semejanza, que se dé un premio importante al guapo que llegue á acertar cuál es de todas la verdadera princesa de Battenberg. JUAN PÉREZ ZUÑ 1 GA BOLSAS DEL DÍA 5 MADRID. Cierre. Interior contado, 79,45; fin de raes, 79,45; Amortizable, 99,95. Banco, 419,50. Tabacos, 375. Azucareras ordinarias, 37,5o. Francos, 22,45. Libras, 30,78. Mercado muy firme; el amortizable gana 20 céntimos, acercándose á la par. Los francos, muy ofrecidos, pierden 20 céntimos. PARÍS. Cierre. Exterior, 93,3o. Renta francesa, 99.42. Italiano, 104,95. Ruso, 4 por 100, 83,5o. Turco, 93,8 a. Nortes, 184. Zaragozas. 3 Ríotinto, 1.664. Goldfitlds, 143. Tendencia inmejorable en el grupo español y en la renta francesa. El Ríotinto reacciona por las noticias que se reciben de Londres sobre el mercado del cobre. KECTOR QUE DIMITE POR TELÉGRAFO Aalladolid, 5, 1 t. El rector de esta Uníver sidad, D. Antonio Alonso Cortés, ha dimitido á causa de haber dictado el ministro del ramo resolución contraria á su criterio en un expediente sobre la legalidad del nombramiento de un maestro de escuela. -J icardo. DE PALACIO SS. M M el Rey y la Reina fueron ayer á las tres de la tarde, en una berlina, á dar el pésame al duque de Sotomayor por el fallecimiento de su hijo. S. M el Rey fue después en el automóvil Renault á El Pardo, con el coronel Sr. Jordana, y visitó detenidamente el Palacio de dicho Real Sitio, en cuyo edificio se harán reformas y reparaciones muy en breve, antes de la boda de S. M El infante D. Fernando paseó ayer mañana á caballo por la Casa de Campo con el picador mayor de las Reales caballerizas, Sr. Corona. Los crímenes del vino POR TELÉGRAFO GACETILLA RIMADA. VI UN ACERTIJO Habrán ustedes notado que hace dos meses ó tres, más que las luchas políticas ¡malditas sean, amén! más que la cuestión que nos obliga á estar, sin querer, entre la espada y (llamemos á lo civil la pared más que la juerga pacífica de Algeciras, y más que todas las actualidades habidas y por haber, á todo bicho viviente lo que hoy inspira interés es la simpática y linda princesa de Battenberg. No hay casa de medio pelo, ni aristocrático edén, ni guardilla, ni casino, ni oficina, ni taller, donde no se hable estos días (por de contado, muy bien) de la Princesa que pronto será la esposa del Rey. Mas como entre los retratos que de ella solemos ver, hay el mismo parecido que entre el Chano y la Pretel, y en un mar de confusiones nos hallamos, pues tal vez ft l urcia, 5, 3 t. Telegrafían de Lorca que en un ventorrillo de las afueras de dicha ciudad un sujeto de malos antecedentes, llamado Manuel Rodríguez, que estaba completamente ebrio, maltrataba á golpes á un pordiosero, llamado Juan Lorca Sánchez, cuando pasó por aquel lugar el alguacil del Juzgado. Intervino éste para tratar de detener al citado Rodríguez, el cual se volvió con un cuchillo en la mano y dio tal puñalada al alguacil, que le dejó muerto en el acto. Cuando los guardias civiles y municipales detuvieron a! criminal, éste se hallaba acostado junto á la víctima. En el vecindario ha causado dolorosa im presión este crimen. -Zamora. FIRMA DEL REY C u Majestad el Rey firmó ayer los siguientes decretos: Gracia y Justicia: Decreto sobre organización judicial. Otro indultando á Tomás Barneda, condenado por la Audiencia de Barcelona. Otro conmutando por otra menor la pena de reclusión que la Audiencia de Jaén impuse á Manuel Fernández. Otro conmutando el resto de la pena impuesta á Roque Felipe Aguilar por una inferior á la que le impuso la Audiencia de Cas tellón. ídem indultando á Antonio F e r n á n d e z Huertas del resto de la pena que le falte por cumplir y le impuso la Audiencia de Granada. Ídem indultando á Fernando Arroyo del resto de la pena que le impuso ¡a Audienci de Madrid. LOS HÚSARES T odo cuanto se refiere al Sr. Romerq Robledo tiene estos días palpitante interés de actualidad, por la personalidad ilustre del importante hombre políti-