Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
AÑO CUATRO: 390. NICA CRÓUN 1 VER- MADRID, 5 DE FEBRERO DE 1906 NUMERO SUEL, TO, 5 CÉNTIMO SAL ILUSTRADA. INTERVIÚ CON ALMODOVAR TELÉGRAFO CRÓNICA POLÍTICA 1 A REFORMA MU- E m p e z á r n o s l a NIC 1 PAL t e r c e r a tentativa. Hizo la primera el Sr. Moret, siendo ministro de la Gobernación en la anterior situación liberal; correspondió la segunda al Sr. Maura durante su Ministerio; ahora vamos con la tercera. Si fuera verdad el refrán que dice á las tres va la vencida podríamos prometernos las más felices al presente. Dz igual suerte que la educación ha de ser el punto de arranque de una regeneración social, la reforma municipal ha de ser el fundamento de una renovación política. Por deficiencias de nuestra aptitud para la vida pública, el centralismo pudo ser un día instrumento de relativo progreso. N o se conocía ni se apreciaba sino en las alturas la vida moderna. La inercia de la masa popular requería un vigoroso m e d i o propulsor que la empujase hacia adelante. Copia exótica, la centralización hubo de desempeñar ese papel. Lo llenó temporalmente; mas para la mala hierba es muy fértil nuestro suelo. A la sombra de la organización centralizadora creció y se propagó horriblemente el parasitismo, llegando con muy contadas excepciones desde las cumbres del Estado hasta los Ayuntamientos más humildes; se enredó al tronco de iodo lo que anunciaba alguna lozanía y esterilizó el suelo, absorbiendo toda su savia. Los gérmenes de bien que había en el fondo de cualquiera reforma, quedaban así sofocados. Se cayó al fin en la cuenta de que era preciso meter muy honda la reja del arado y voltear mucho la tierra para que ésta volviese á ser fecunda. De ahí el carácter que han revestido los proyectos de reforma municipal, ya fuesen presentados por los liberales ó propuestos por los conservadores. De ahí también ¡as impugnaciones que han sido dirigidas contra esos proyectos por hombres políticos más conocidos como caciques que en calidad de personajes. El parasitismo municipal ha sido favorecido por la centralización y puesto 1 abrigo de los tinglados electorales. Semejante circunstancia lo ha hecho inabordable. Con el mismo tinglado cuya formación se proteje desde arriba, son elegidos los representantes en Cortes y los ediles. N o hay forma de que la voluntad de los pueblos escape á esta correa sin fin. Para ello es preciso derribar los tinglados. El proyecto de reforma municipal que dé por el pie á éstos, merecerá por sólo tai virtud el apoyo de la opinión. N o hay modo de que Jos roedores que anidan en los artificios hoy levantados dejen de producir destrozos en 7 Igecíras, 4, 4 t, í í e hablado largo rato con el duausde Almodóvar durante el espectácjjlí cíe hey. El ministro me dijo que había fomentado el disgusto de los periodistas españoles que se consideraron preteridos á los extranjeros, creyendo que se facilitaba á éstos amplra información acerca del desarrollo de la Conferencia, Afirma el du ¡ue de Almodóvar que él mide á todos los representantes de la Prensa con el mismo rasero; pero que no puede evitar que Otros personajes sean complacientes con los periodistas compatriotas suyos y les adelanten informes que éJ por su doble carácter de diplomático y de presidente de la Conferencia no puede facilitar. Opina que la labor de la Conferencia será pesada, y cree que durará dos meses aproximadamente. La importancia de los asuntos que en ella se discute y la prudencia que es necesario emplear para que las discusiones no produzcan los temidos disgustos, influirán para que la Conferencia sea más larga de lo que en un principio se supuso. España, añadió, tiene motivos para estar satisfecha, pues hasta ahora resulta Con iguales privilegios que Francia y tal vez con más ventajas que ninguna otra nación. Ahora rechaza enérgicamente las proposiciones d ¿las delegados marroquíes sobre los pumentes en los impuestos, porque éstos representan graves perjuicios para el comercio europ y principalmente para el comercio español. Como q íera ¡ue los marroquíes han exptesado su disguste por haber sido rechazadas sus proposiciones, el duque de Almodóvar teme que posen aún algunos días antes de que se llegue á usn acuerdo en esta cuestión. Confía, sin embargo, en que la Conferencia terminará felizmente, sin que haya ocasión para violencias de ningún género y quedando España en uns situación envidiable. Piensa ir í MeSiíla y luego á Tánger, é invitará para estas excursiones á los periodistas españoles. Sí n ló hizo cuando fue á Ceuta, incurriendo en las censuras del representante de A B C fue debido únicamente á la poca capacidad del buque que le condujo. Le pregunté sí tenía noticias de la situación política, solicitando su opinión acerca de ella. Únicamente tengo, me dijo, las noticias que todos ustedes saben. En cuanto á mi opinión sobre la polític interior, no debo darla, porque se la consideraría parcial. Pero ya que no Como ministro, ni como liberal, como español si debo decir Sjue s n tan críticos los momentos presentes, Un serias las circunstancias que atravesamos, que una crisis ahora sería de un efecto deplarabilísimo para nuestro país. Estaraos pendientes de grandes problemas, añadió; áe prabkraas de política exterior, y nos causan grave año esta quisicosas interiores que nes presentan fuscados por pequeñas pasiones y nos hacen aparecer como un pueblo de voluntad enfermiza. En este punto de nuestra conversación se nos acerré ei sicalde de Algecíras, y el duque de AlrES J ¿vsr provecho la oportunidad para elogiar la administración municipal de este pueblo, qtre os SMMtvwch sima. -Sánchez Cabezas. el Municipio, mientras no se les deshaga la madriguera. Tratarán, de volver á cual- 1 quieVa otra fábrica legal que se edifique; mas, por lo pronto, se quedarán á la intemperie. Si vuelven, la culpa será de sus convecinos que les permitan guarecerse de nuevo. Este es el punto de vista que, según parece, habrá que tomar para Formar juicio del proyecro presentado á las Cortes. Importante es la cuestión de desarrollo de tal pensamiento de detalles que á él corresponda; pero lo principal está en la orientación, y si la obra del Gobierno no va en el indicado sentido, las dificultades parlamentarias con que habrá de tropezar seguramente, no serán tan lamentables. A primera vista descubre aquélla una tendencia descentralizados y democrática propia de los tiempos presentes. En tanto que el Senado ventila la fatigante cuestión de las jurisdicciones, el Congreso podrá dedicar su atención al debate del proyecto de que se trata. Seguramente con ello se contestará á los que niegan toda fecundidad para el bien al Parlamento. E s t o solo ya significará algo. MANUEL TROYANO MADRTDTLTDIA P o m o acabó el sábado empezó y terminó ei domingo: con un viento de dos mil y pico de demonios, que además tenia el doble atractivo de ser sucio, porque levantaba el polvo de las calles, y fiío porque venía colado como la horchata helada El Madrid dominguero no faltó; sin, embargo, por ¡a mañana al pinar de la calle de Alcalá y á la playa de Recoletos á lucir las narices, imitación de remolacha, y el sexo bello las consabidas gorri- tas de piel, moda que bendi- cen las mamas económicas, porque les permite uti lizar para las cabezas de sus niñas los manguitos y boas de desecho ó la piel de algún gato infortunado. Por la. tarde también hubo en los paseos gente brava que salió á arrojar el guante al feroz Guadarrama, pletórico de nieve y pródigo en pulmonías. Hubo, aunque parezca mentira, que sí que lo parecerá, novillada. Sus pocos espectadores quisieron, sin duda, ganarse la cruz laureada, y hay que convenir en que si el valor la otorga, la tienen merecida. Después de todo, es un medio de hacer aplaudir á la gente que asiste á la Piaza. Ya que no aplauda por premios al mérito de los diestros, que aplauda para calentarse las manos. En la Academia de Medicina hubo soí lemne recepción de un ilustre hombre de ciencia, el Dr. Carracido, á cuyo discurso contestó el también D r Gómez Pamo.