Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO 4 DE FEBRERO DE 1006. PAG. Í 5 EDICIÓN 1 aumento de precio todos los extraordinarios que se publiquen. 2. a Los suscriptores recibirán en un Bono de 20 pesetas la suma pagada por su suscripción. 3. a El citado Bono será admitido por todo su valor, en las siguientes Agencias de publicidad: Sociedad General de Anuncios, Alcalá, 6 y 8, entresuelo; La Prensa, Carmen, 18, Í Emilio Cortés, Jacometrezo, 5o; Empresa anunciadora Los Tiroleses, Conde de Komanones, 7 y 9, entresuelo; Compañía General Española de Publicidad, Santa Catalina, 3; José Domínguez, plaza de Matute, 8, 3. 4. a A cuantos publiquen anuncios en que empiece el 5 de Febrero ae 1906,1 terminará eJ 5 de Febrero ae 1907 y asi sucesivamente. 6. a El cobro de la suscripción y ía entrega del correspondiente Bono se hará á domicilio, tanto en Madrid como en provincias. Las personas que deseen suscribirse se limitarán, por tanto, á remitir á la mano ó por correo el Boletín de suscripción á las siguientes señasi Diario Jl B C, Serrano, 55, Madrid. BOLETW DE SUSCRIPCIÓN (BEEMBOLSABLES 3. SEBEE) que vive núm. Población Provincia cuarto se abona por la suma de veinte pesetas á una suscripción reemboísabíe de A B C desde el día de ¿En la actualidad es suscriptor de A B C? (Indíquesc SI o WO) A los seffiores fotógrafos de profesión y á los afteíou arios que envíen ú la Re. La Correspondencia de España, El Jmoar- daeeión Ic AB i fotografías sobre al cial, Liberal, Heraldo de Madrid, Diario gútt ñsuaiío de interés y de pa! piíaHÍ Universal, El País, La Época, A B C actualidad, se les súsonavú SEZ PESE Blanco y JVegro, Gedeón ó cualquier otro periódico ó revista de Madrid, provin- TAS porcada prraeísa jsse publiquemos AI pié de cada. fotografía se indicará cias ó extranjero, les resultará, por tanto, el nombre de ssi autoi: gratis, A B S O L U T A M E N T E GRA- Y en caso afirmativo, el número de la suscripción. CONDICIONES i. Las suscripciones reembolsables k A B C (3. a serie) cuestan 20 pesetas año- -5 céntimos el número aproxima 1 damente- -v tienen derecho á recibir sin a TIS Ja suscripción por un año al diario ABC, por recibir las importantes Agencias de publicidad que quedan indicadas, en pago de sus facturas, los citados Bonos como si fuesen billetes de Banco de 20 pesetas. CLÍNICA DEL DR. GONZÁLEZ OSSORIO, 5. a Las suscripciones reembolsables CONSULTA DIARIA, DE 2 á 4. de A B C (3. a serie) sólo se admitirán por ECONÓMICAS PARA LOS OBREROS, DE 7 á 8. un año y podrán comenzar en cualquier día de cualquier mes de) año de 1906, ftRSEMSOLA, 19, P ¡AL. DCrR MADRID para terminar en el mismo día. y mes del NO SB DEVULiVt- N LOS ORIGINALES PÜFNTA V EÍ. TfiRl OTIPlA HE A B C año de 1907. Ejemplo: Una suscripción 124 BIBLIOTECA DE A B CP ABNEGACIÓN Y AMOS 123 Mama se apresuró á decirle que deseaba ver a ja se inora y no a) señor. El hombre volvió las espaldas y gritó ¡Juanita, Juanita! La criadita reapareció al instante; se había compuesto un poco; ataba rápidamente las cintas de su delantal blanco. Nos hizo entrar en un salón con las persianas cerradas y nos dejó diciéndonos: -La señora vendrá en seguida; está vistiéndose. Pasó bastante tiempo; por lo visto, los trajes de la se ñora de Hurbin son difíciles de poner. Nuestra vista se iba acostumbrando á la obscuridad; distinguíamos butacas con sus fundas, puestas en fila contra las paredes; un reloj y unos candelabros debajo de unos globos de cristal, libros, álbums con las encuademaciones, resguardadas con papel blanco. Mamá empezaba á impacientarse, cuando entró la señora de Hurbin pomposamente vestida. Se disculpó haciendo melindres; nos dijo que estaba en el fondo del jardín; que habían tardado en encontrarla; luego cogió las manos de mamá, las apretó sobre su pecho para expresarle la alegría que le causaba nuestra presencia en el pueblo. Me pareció pretenciosa, melosa, aduladora. Nos preguntó si habíamos visitado á la señora de Gebo. Cuando le dijimos que sí, levantó los ojos al cielo y con su tono meloso replicó: -Esa excelente señora de Gebo, tan buena, la quería yo tanto... pero... Hizo desfilar entonces una larga serie de peros. Supimos que la excelente señora de Gebo no pagaba en las tiendas, que contraía deudas en todas partes, que pedía dinero á sus amigos, que estaba siempre buscando á Cayetano, lo cual es natural cuando se tienen cinco hiias fecibíüo en una nabitación cuyo destino es difící adivinar; sobre las butacas, trajes tirados en desorden; sobre el velador de mármol, la mitad de un paste! sobre el piano, una hilera de tarros de dulce; en el suelo, übrob medio d s rozados. Hemos encontrado con dificultad tras asientos va cantes. La Srta. Genoveva Gebo ayudaba á su madre á ha cer desaparecer los objetos debajo de las butacas y deba jo del piano. Ni la una ni la otra parecían molestadis ds que hayamos encontrado semejante desorden; parecía? encantadas de nuestra visita. Genoveva es muy bonita, fresca como una rosa, tiem ojos negros que sonríen, labios entreabiertos sobre do illas de hermosos dientes blancos y su aspecto es de alegri? y de buen humor. Lo malo es que había olvidado peinar se; mechones de pelos rubios se escapaban por toda partes; caían sobre su cuello, sobre sus ojos; los aparta ba mientras hablaba, cambiando de sitio una horquilla, pero entonces otros mechones se iban por otro lado, To evitaba mirarla para no ponerla en un aprieto; me dijo riéndose siempre: -No he tenido tiempo de hacer trti toilette: los niños ienen ¡a culpa; he jugado con ellos al escondite; tengo res hermanos y cuatro hermanitas; es preciso, divertirlos. -Me los traerá usted; correrán en el parque, y nosotras nos pasearemos y hablaremos. Esta invitación le fue muy agradable; me ha dado las gracias con efusión. -Si le divierte á usted hacer música- -he añadido- -Dodreraos tocar juntas el piano; toco muv mal, se lo prevengo á usted Se echó á reír- ¡Oh! Yo no toco absolutamente nada; detesto el piano.