Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO 4 DE FEBRERO DE 15106. PAG. 13. EDICIÓN j Además, se ordena que se depuren las res- I ntento de suicidio. ponsabilidades que resulten por falta de con- Juana Fernández Peinado intentó ayer POR TELÉGRAFO trato claro y preciso y que se aclare lo relatisuicidarse en su domicilio, Menéndez Val órdoba, 3, i o n En Priego se ha descu- vo al pago de atrasos de contribución á la Ha- dés, 16, tomando una disolución de fósforos. Disgustos conyugales la indujeron á tomar bierto el asesinato de la anciana Josefa cienda. tan extrema determinación. Carrillo Vallejo, viuda de un sargento de la íctimas del brasero. Guardia civil apellidado López. En la caseta de un solar, núm. 8, de la La víctima del hecho apareció estrangulada calle de Raimundo Lulio, vivía el matrimonio NOTAS TEATRALES en su domicilio el día 3 i apreciándose en los Pedro Ulioa y Gregoria Gil en calidad de muebles de la casa señales de haberse cometido guardas. REAL. Con objeto de dar descanso á al un robo. Ayer mañana fue á dicho sitio el adminis- gunos artistas del teatro Real, la función que El jefe de la policía, D José Barranco, tuvo trador de la finca, extrañando encontrar la ca- debía celebrarse esta tarde queda aplazada para noticias de que el vecino de Priego Manuel seta cerrada. el d í a 1 1 1 Rodríguez había empeñado varias alhajas, y Avisó á la delegación de Chamoerí, y de Esta noche será la segunda representación sospechando que éstas procedieran de dicho allí mandaron agentes, que al abrir violentarobo, le detuvo, confesándose Rodríguez como mente una ventana de la caseta, vieron en el de tgo ¡etlo, en que tomarán parte los aplaudidos artistas Srta. Sins y los Sres. Bonci, Sanautor del hecho. interior á Pedro tendido en el suelo y á su es- marco, y Rosatto, que tan extraordinario éxito En la perpetración del delito Je acompañó posa en la cama, sin articular palabra. tuvieron cantando dicha ópera el jueves último. an amigo llamado José García. Acudieron con camillas de la Casa de SocoOtro muchacho llamado Hilario Camacho rro del distrito, penetraron en el interior y PRINCESA. El jueves se celebrará el aparece complicado en este suceso. -Alguacil. trasladaron al benéfico establecimiento al ma- beneficio del primer actor cómico Pedro Setrimonio, que no daba señales de vida. Cerca púlveda. con un escogido programa. del lecho había dos braseros, cuyos gases carC O M E D I A El lunes, á las cinco de la bónicos produjeron la intoxicación de lilloa y tarde, dará un concierto el notable violinista su esposa. En la Casa de Socorro se les administraron Telmo Vela, acompañado al piano por el señor balones de oxígeno, sangrías y sinapismos, sin Andrés. Continúa abierto el abono para los cuatro conseguir que recobraran el conocimiento. 1 o de la Plaza de Toros. conciertos del cuarteto Francés. El gobernador civil ha resuelto el asunA bandono lamentable. o de la Plaza de Toros. En la calle de Toledo, núm. 94, habían ZARZUELA. Cleo de Mérode se despeConfirma la rescisión del contrato con el dejado sus padres á la niña María Sacristán dirá del público madrileño en la función de Sr. Niembro, deniega la suspensión de dicho Ruiz, de dos años, confiada al cuidado de un mañana por la noche. contrato y el acuerdo de incautación de la hermanito de cuatro años. Hoy domingo tomará parte la- hermosa ar plaza, y aceptando una propuesta del señor Este encendió un brasero con papeles y ¡as tista en la función de tarde Niembro, ordena la intervención de la taquilla llamas prendieron en las ropas de la niña, caupor la Diputación, para que después de pagar sándola quemaduras graves en diferentes parLARA. La comedia en dos actos de don los gastos debidamente justificados ingrese en tes de) cuerpo. Manuel Linares Rivas, titulada Bodas de plata, las arcas de la Corporación el resto para pago Fue asistida en! a Casa de Socorro del dis- se estrenará mañana. del arrendamiento corriente y atrasos. He aquí el reparto de esta obra: trito de la Latina ROBO Y ASESINATO NOTICIAS Y SUCESOS i2O BIBLIOTECA DE A B C ABNEGACIÓN Y AMOR 11 una disputa entre curiales y que los desafíos entre miiítares son los únicos que pueden tener graves consecuencias. Comprendo que la hija de un general, acostumbrada á ver batirse continuamente á los oficiales, esté aguerrida; pero de todos modos, no debiera bromear tratándose de cosas tan serias; bien podía comprender mis angustias; le decía que el S r Onésimo había sido herido; que llevaba el brazo en cabestrillo; no sé qué quiere que suceda en un desafío. Temo que no tenga buen corazón. Le había hablado también de mi proyecto de casarme con el conde Pedro de Varsange; me pregunta si estoy Joca pensando en ese hombre, únicamente porque está arruinado. Otra vez me habla del vizconde, me dice que se le ocurren toda clase de sandeces, ¿qué querrá decir con esto? Lo que me extraña es que de ello parece vanagloriarse. Me parece que no hay de qué. El vizconde- -me dice- -es muy rico; tiene los más hermosos caballos del regimiento, y además caballos de carreras; es un oficial muy elegante. Acabo de contestarle cuatro frescas. Le digo que los notarios se baten á espada como los vizcondes, que exponen su vida para defender á sus amigos, que son muy inteligentes y que no se les ocurre hacer sandeces. jToma, y vuelve por otra! Añado que no hay gran mérito en poseer hermosos caballos; que cualquiera, con dinero, puede hacer otro tanto. Veremos lo que me contesta; pero temo mucho que ya no nos entendamos. 20 de Julio. Hoy serie de visitas; cuando digo serie, es un decir; porque sólo hemos hecho dos. La señora de Gebo, mujer del juez municipal, nos ha y si no quiere, me comprometeré yo á pagarlos; tendré novecientos mil francos de dote, en vez de un millón; pienso decirlo á mis pretendientes. El conde de Varsange podrá así asegurar el porvenir de su madrastra v recobrar su libertad. M e dejó hablar sin interrumpirme; cuando terminé, murmuró- ¡Qué buena es usted! ¡Qué buena es usted, Micaelal- -Entonces, ¿es asunto convenido? Se sonrió. -Lo que queda convenido es que le estoy á usteo profundamente agradecido; en cuanto á los cien mil fran eos, es inútil hablar de ellos á Pedro: no puede aceptarlos. ¿Por qué? Sería una restitución. -No; sería una limosna. -Sin embargo, hace seis meses habría usted aceptado- -Entonces se trataba de una venta. -Vamos, encuentre usted un medio, busque usted, reflexione usted. No pude decir más; mi padre y mi madre venían hacía nosotros, sorprendidos de la animación de nuestro diálogo, sorprendidos aún más de vernos juntos. Cuando se fue el Sr. Onésimo, mamá me preguntó lo que sucedía. Como no miento nunca, confesé mis intenciones y la oferta que había hecho. Papá no se enfadó; se rió mucho de mi modo dt entender los negocios y de convertir los mejores en pésimos. Repetía: -jCien mil francos! ¡Cíen mil francos! ¡Esta criatura habla de dar cíen mil francos como si se tratara de un durol Pero mamá insistía en que había cometido una inconveniencia a! esperar á un joven en la extremidad de la avenida; entonces papá me defendió