Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 4 DE FEBRERO DE 1906 PAG. 7. EDICIÓN 1. ¡i f! i f í- I- 1 i: h S i -i M. LL BEY CON LAS PRINCESAS ENA Y BEATRIZ DE BATTENSERQ EN EL CAMINO DE BJARR 1 TZ A MOÜR 1 SCOT 1 ot, Ou i trd ROMERO ROBLEDO A P U N T E S No se podrá escribir la historia política y social del Madrid de los últimos cuarenta años, esto es, los que median desde los últimos años del reinado de doña Isabel II hasta el presente, sin apreciar en lugar preferente la figura simpática y llena de atractivos del pollo que se presentó en una de las últimas Cortes, inauguradas por aquella augusta señora, con un acta de diputado y con la pretensión de que se la aprobasen sin haber cumplido la edad reglamentaria para desempeñar el cargo de legislador. El polloSÜ húsar, el individuo de la junta revolucionaria de Madrid, el ministro de Fomento con D Amadeo de Saboya, el campeón de la Restauración, el que fue ministro de la Gobernación durante cinco años del reinado de D Alfonso XI 1, el disidente de Cánovas, el rival de Silvela, el presidente del Congreso de los Diputados, el grande, el incomparable o r a d o r parlamentario, el hombre de las tempestades y revueltas de la Cámara popular, el combatido por todos y el que á todos combatía, se destaca en primera línea, viviendo siempre en pública y en constante lucha. Le dio la Naturaleza los más preciados dones varoniles: ¡a gallardía de la figura, 1 viveza ctel ingenio. Ja facilidad de la palabra, el don de gentes, la impetuosidad intervino en las alternativas de los tore para combatir, la constancia para la lucha, ros famosos, dio á manos llenas actas y y el arte de despertar y de crearse sim- credenciales. Señora que le distinguía, patías. ya podía estar segura de que disponía, Su buena suerte le llevó á un matrimo- cuando él dirigía unas elecciones, de una nio feliz con una santa que le creó un ho- circunscripción por lo menos, esto es, gar respetado y dichoso, y él la quiso y dos diputados ministeriales y uno de oposición. la consideró mucho. (Muchacho listo que le entraba por el Pero los amores de su vida, s i pasión dominante, su anhelo, fue la política. El ojo derecho, ya se sabía, empuñaba pronCongreso era la continuación de su casa, to el bastón de gobernador, tuviera ó no y la tertulia de su casa, cuando no ocupa- condiciones legales, ó venía al Congreso ba un Ministerio, la continuación del si demostraba aptitudes para las lides parlamentarias. Congreso. No ha habido un monárquico menos Se ocupaba en política por la mañana, desde que se levantaba, hasta las altas palaciego, ni un conservador que mas horas de la noche, en que despedía á sus haya puesto en práctica los procedimienúltimos, contertulios y apuraba el último tos liberales; como que su gran arma, la cigarrillo de papel de los innumerables única puede decirse, fue la palabra, la que fumaba durante el día con las tenaci- palabra en el Congrego, en el mitin, en el Círculo, en su tertulia, en todas llas de plata. N o ha habido hombre que haya estre- partes. chado más manos ni tenido más amigos Sin Círculo y sin amigos no se podía en todas las clases sociales. Su amigo fra- pasar, é iba con su tienda y su mesnada ternal fue el gran poeta Ayala; consagró á todas partes, acampando unas veces en su afecto á aquel genio que se llamó los Jardines del Retiro, otras en su hoCampoamor; tuvo entre sus íntimos á telito de la Concha de San Sebastián, Lagartijo, el célebre mataor; secundó su y durante las noches del estío en el Ca política en Malaga un canónigo, Morales; sino de la capital de Guipúzcoa. y le sirvió fielmente en Madrid un homEs el hombre político que ha sido bre popularísimo, al que él protegió mu- ministro más veces y más tiempo, que ha cho, Ducazcal. provocado más crisis y organizado más Hizo obispos, generales, magistrados, conjuras.