Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C S Á B A D O 3 D E FEBRERO D E 1906. PAG. 4. EDICIÓN i. A primera hora de la noche se registró un sangriento drama entre dos camaradas en un establecimiento de la calle que, por sarcasmo en esta ocasión, se llama de la Paz. Un verdadero drama que deja adivinar el desenlace para el día que haya de juzgarle el tribunal popular. Y nada más. Pasó la jornada. Pero no la crisis. AEMECE NOTAS AL MARGEN Se acaba de establecer en Madrid un salón de limpiabotas, servido por mujeres. El indusANTONIO PALOMERO trial, autor de tan inaudita idea, ha conseguido desde luego despertar la curiosidad del pú- 1 A ESCUADRA INGLESA EN blico. Todas las tardes, en efecto, un nutrido MARÍN. grupo de curiosos se agolpa á la puerta del saPOR TELÉGRAFO lón para ver trabajar á las obreras. Y es fácil Pontevedra, 1, 4 i. Procedente de Villaque, cuando la noticia cunda, vayan á servirse garcia ha fondeado en el puerto de Marín la en ese establecimiento muchos parroquianos, escuadra inglesa del Canal, compuesta de quindeseosos de decir cuatro chicoleos á las mucha- ce buques. chas, más bien que de sacar las botas limpias y El cónsul inglés y las autoridades cumplilustrosas... mentaron inmediatamente al almirante, sir WilAunque entre nosotros las señoras no acos- son, cuya insignia enarbola el acorazado Extumbran á limpiarse el calzado en los salones mouth. públicos, puede haber algunas que lo necesiten Los demás buques son los siguientes, entre en un momento determinado. Y como un dis- acorazados y cruceros: Csesar, fiutell, Cornuculpable exceso de pudor las impide entregar coatis, Triumph, Glory, Montugh, Simtiune, su pie á unas manos, aunque toscas masculinas, JKaimcuth, J oxburn, T usse 1, JKlbion, Ganofus, mostrándolos de paso á la admiración de los Ido y Juno. vecinos, para ellas resulta útil y hasta oportuno Todos permanecerán aquí hasta el 15 de Feeste modernísimo salón, último grito del femi- brero, que saldrán para Lagos (Portugal) en nismo contemporáneo... donde sejes unirán las escuadras del Atlántico Para los hombres... Yo confío, en recuerdo y Mediterráneo, con objeto de realizar las de la galantería tradicional, que encontrarán grandes maniobras anunciadas. excesivo ese servicio... No; no se conciben El almirante sir acompañado de unas manos de mujer, aunque sean Jiumildes ó sus ayudantes y del cónsul inglés, ha devuelto modestas, ennegrecidas por el betún, esgri- la visita al gobernador de la provincia en el pamiendo los ásperos cepillos. Ni tampoco se lacio provincial. concibe un cuerpo femenino inclinado ante En la puerta del edificio formaban los guarnosotros, como no sea en un arrebato pasio- dias municipales y ujieres con uniforme de nal... Por lo que á mí respecta, declaro que gala. no consentiré nunca tener á mis pies á la reA la llegada del almirante una banda de múpresentación del adorable sexo á cuyos pies sica interpretó el Himno inglés, que escuchame pongo... ron descubiertos muchos espectadores. Reconozco que esta razón es de un orden La entrevista del almirante y el gobernador puramente sentimental, pero la encuentro con fue cordialísima, prolongándose más de media bastante fuerza para ser usada como argumen- hora. to. Y no creo que la debilite el considerar que Después se sirvió un espléndido lunch. hay mujeres empleadas en oficios más duros Al abandonar sir Wilson el Gobierno civil y quizá más humillantes, y que también en las se Je tributaron iguales honores que á la encasas suelen ser manos femeninas las que lim- trada. pian y lustran el calzado... Prepárase en el Casino un baile en honor de En nombre de algunos principios económi- los marinos. -Bucela. cos, demasiado nuevos, aunque llevan varios siglos de fecha, forzoso es aplaudir que la mujer extienda el empleo de su actividad á todo lo que alcancen sus fuerzas; mayormente en España, donde las mujeres de las clases no favorecidas por la fortuna, no tienen más salida TMPUESTOS, T R I B U T O S Y R E F O R M A S que el matrimonio ó la triste venta de sus enECONÓMICAS cantos personales. Para muchos problemas imC L TERB 1 B No me extraña la sagaciportantes allana la solución el saberse ganar la dad de los marroquíes; he vivido mucho vida y el podérsela ganar, lo cual nos hace es- entre ellos para desconocer su habilidad en timarla y gozarla con verdadera alegría. Y la asuntos donde haga su papel la diplomacia. independencia económica perseguida por el Ahí están en Algeciras, donde todo el mundo hombre, en nuestra época con más ardor que creía que se había de repartir el Imperio sherínunca, es para la mujer modesta de indudable fiano, y donde ellos han sabido sortear con tal necesidad para defenderse de los peligros que arte el peligro, que, lejos de temerle, hoy se la rodean. imponen al mundo entero. Mas ya que se la imponga como un deber Confiar á un solo pueblo su policía, su Hael trabajo, procuremos todos confiarla los más cienda, sus Obras públicas, era ir á su desapaadecuados á su naturaleza. Y hagámosla un lu- rición rápidamente; lo cuerdo, lo conveniente gar en aquellas profesiones que usurpamos para ellos, era repartir entre todos la carga, desde tiempo inmemorial, para evitar que ella para que todos fueran los defensores de su intenga que usurpar otras más ironiles que fe- dependencia, aprovechando así las ambiciones meninas. Yo no he encontrauo una razón fun- de todos, porque siendo Marruecos de todos, damenta! que me convenza del alejamiento de no será de ninguno. Ja mujer de los comercios, tiendas, cafés... Y eso lo han conseguido ahora como siem- LA MUJER L I M P 1 ABOTAS donde tan bien encajarían sus aptitudes y tan útiles serían sus servicios. Por el contrario, al ver á fuertes y colorados mocetones despachando un kilo de garbanzos ó una vara de cinta, por ejemplo, he pensado siempre en que la agricultura está falta de brazos, según nos asegutan los que deben saberlo. Dicho sea con el debido respeto á esos simpáticos dependientes, á los que no quiero ofender en modo alguno... Y cuando tomo el delicioso moka, gusto de que me lo sirvan unas manos blancas y pequeñas y no las del mozo que acaba desoltar el cigarro. Dicho sea también con el debido respeto á la estimable clase de camareros de café, que ha logrado siempre vivir esta extraña paradoja; estar mantenida por el parroquiano, y defender los derechos del amo... ¡que no la paga nada! pre, hoy mercad á Alemania, mañana... Dios dirá. Alejado el principal temor, ya convencidos de que ni Europa ni América están hoy por meterse en aventuras guerreras, se han propuesto sacar un gran partido de la ocasión que se les presenta. Un buen deseo les hizo transformar varios tributos de origen religioso en la reforma conocida con el nombre de Terbib en él están comprendidos los diezmos y primicias del campo, que no pagaban las familias de origen sherifiano, ni los morabitos, ni... en una palabra, los caciques de allí, que constituyen el lazo de unión entre el Gobierno del Sultán y el pueblo; de este tributo está exento todo agricultor, por decreto religioso, que no tuviera seis camellos ó treinta cabezas de ganado; casi todos los ignorantes y fanáticos que sostienen el Imperio tal como está. Transformado ese tributo religioso en administrativo, todo el mundo tenía que pagar; pero nadie lo ha hecho. Como el Sultán es además el jefe de la religión y no puede equivocarse, lo llevaron en 190? á Tánger, para que el Cuerpo diplomático lo sancionara por lo que respecta á los extranjeros, y de este modo hacer llegar á las masas la noticia de que el Sultán se veía obligado por los de fuera. La Conferencia de Algeciras les ha dado el pretexto para repetir la suerte con ventaja, y Europa, que debió abstenerse, ha caído en el lazo, con la agravante de que será cobrado á los extranjeros en las localidades donde sea pagado por los subditos marroquíes. Así se hará y se podrá volver en el interior del país á las antiguas cobranzas. Dudo que sea tiempo, porque los jefesde las cofradías religiosas se han apercibido del juego, y en este Ramadán se han cobrado en muchos lugares; pero no para enviarlas al Sultán, sino al Pretendiente, para que comprara armas, que lo mismo pueden emplearse en las fronteras españolas y francesas que contra el Maghzen, si siguen con lo que ellos llaman ataques contra la religión... Tal es el. partido que han sacado del art. 1. de) cuestionario económico aprobado el jueves. X Son objeto del art í c u J o 2. C o n arreglo al art. 11 del Tratado de Madrid, los extranjeros p o d í a n adquirir propiedades en todo el Imperio; ahora se ratifica el acuerdo; pero á renglón seguido se limita á 12 kilómetros alrededor de los puertos y á dos de tres ciudades; pero hay que confesar que está tan bien presentado el engaño, que nadie ha caído en él; con esta advertencia léase el artículo y se verá. En el art. 3. se crea un impuesto sobre las construcciones urbanas, cosa fuera de los usos y costumbres del país y del que están exentos los extranjeros; parte de él se destinará, se dice, para la higiene de los Municipios, que no existen. Por el art. 5. se conviene en una revisión de títulos de propiedades, dependientes del Gobierno y que se rigen por la tradición. El pueblo musulmán se negará á eso, por tratarse de propiedades de origen sagrado y que se tienen á censo, respetadísimo hasta en Jos tiempos de mayores revueltas. Como la llave que constituye el título está en poder de muchos cristianos y hebreos, éstos serán Jos únicos despojados. Los marroquíes han prescindido de los impuestos que pedían por telégrafos (que no existen) teléfonos, imprentas, etc. etc. que no les hubiesen valido arriba de mil duros al año, calculando una exorbitancia; pero en el art. y se les concede el derecho de timbre y venta de inmuebles (derechos reales) y otros que va! en mucho más dinero. Es decir, han prescindido, haciendo grandes protestas, de lo que nada vale, y se han quedado con Jo que va á dificultar mucho la vida del extraniero. LAS PROP E D A D E S EXTRANJERAS SOBRE LA CONFERENCIA