Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
vi t uv B sp ojuoa sou anb e. uojstq Eq- saj- uaaap sEuosaad neja u o i p o j o; ¡n j g p X jopEanooad p 3 ju 3 uiE 0! un anb X SEJUIUJOUS; Eiqeu, O os soajosou ap aopapaajE anb Bqe; ¡nsajj- SOJUIÍSU; saaoad so uopoAap spy ap opA un OÍsq ajuavueíUDodiq Eqs ¡noo oaaDas ¡T ÍOXBDE sp saaquinjsoo X sojsnS EIUS? OJJO p ns a ¡qu 3 S 3 Eiqss SEusdg anb ajuBJOuoi un paqun un E J oun p íoiuoumjeui xaeajuoo aapod ap sauoiospuoa ua saquioij un ¡E Biqeij spuop SE USEJ SB U 3 sqeqaD as anb o8 asqui 3 u; s aAaasqo íatpsu E ppiAjo o SEpEip uap aqaedaa E X soupaA soajsanu ap asjqEij E osnd as oa- l- ad ap Baso auai; anb aopBjnsoad p spiuios Eipsui y ojmoq op- pde un asSooss opand anb EX oSaEquia u ¡s oasyaad W opuens ÍB E 3 as opunuí p opo; e eptz y ¿BUSCA anb opua g! aD ¡p EUIBUJ opuen ¡rjnuí uopBpuaiuoasjf jiedEd suata anb opusj- ig! a u 3 uiEpidea aanujjnui sssuoiua a. ipsd ¡ui ap sossd so ¡ap opina p o nq; iS 3 A p ua jo opuerco ojnasqo o? Jena p UOD UEZEU 3 UJE uajnb E EUIU Eun ouiO 3 uopaad spipsd B sqi a EpEpruiijuí sjusdaa ap púas aiu íuppoa; Eun s a g pqss anb o ¡pajsn 3 UJBSIQ 1 SESo; uuin ¡E 3 sauoioBnuisu; aaosq anb XEIJ OU aaqiuoij un ap sauoij E ap B? BJÍ as opusng- -rouiBpxa BnjiqBij ZOA ns Eja ou 3 nb ZOA BUn uoa Bjnp ZOA UOD ui jod ÍSOSJUIE soood ap EJES osnd X o p j opuaj- is un opjsnS íesud Eqep as ou Jg p oipnu! -Ew B au; j opuEna íB nbuEat eqE sa EUIEUI B ojuEns u g Bdcd anb ap sajuE uopEjsaíuoa BUD aauaj Bqeas- ap anbaod ojuoad Equujanb SEJ SSABU S; UI EqEiusnQ pBpi p 3 quji E ap X pEp; ¡BJOUiu ¡E ¡ap odi ojo d p sa anb IUI ap ajuspp oijoip UBU, anbaod a ¡qeansu 33 ssoo un oipsi EIJ OSJUÍE oajsan ouas Xnuí is ouas sajsjuí un o ¡p us oSuaj anbaod sa BpaqES EjBd CISISUI ¡s ípsp- aaA B ¡pajsn auisBip ¿S S O U 1 B A souiey pEpi np 3 aDU ¡ap aa ¡E UOD soaquioij ap SoDua ay r aapBd ns ap sspnap SB ¡aESBdBaEdo iisED ajsa opipuaA BU, oapajj íBjuouas osouajsiui unSmu ajsixa of j- op; puaadaos CUIUI sy ez 3 qou ap so ¡n so ¡ua EUIEUJ OOÍOD mg EJUOUUB ap eaapaaED ou Easmb as OUIOD assqjaosa uoipnej u o i p o j- asa ¡s 8 S oq BSOOIEJ B LOÍ HOWV A NOIO íOHNaV ¿sopBSBdsjuE sns ap OIJIJSED p aSuEsaEj ap apuoa p op; pu 3 A Ei osopaisrui OAJ; OUI anb aod oaa EqE 3 auiapap psisn aaa. mjj? 34 unSaad 3 oíuas as seuady OaaurpjEf p U D EqEjqEll EdEd Á OpESE OpE ISBUI 3 p O opE nsaa EiqEij o iuio ¡os p anbaod EUEjaEytf E aBUE sa t op; EjqEU, BuiEui ÍBJOS oppajuosua Ei 3 UI aqoouB asSajt le ouifsauo ag jg- EIJ aui ET OlUltf 3 p QZ D a v aa DHj. ona: a oí i 106 BIBLIOTECA DE A B C como una niña bien educadita contesto: Un poco? mucho ó nada. ¡Como si deshojara Ja margarita! Sólo que el adverbio apasionadamente no tiene cabida en esta clase de diálogos. A veces me pregunto á mí misma, con un poco de melancolía, si alguna vez pronunciaré esa palabra y desde el fondo de mi corazón, una oz ¡burlona, irónica, la voz de mi experiencia precoz, con- testa inmediatamente: Eso de ser amadas apasionadamente está reservado á las muchachas sin dote. a 5 de Jumo. Estoy muy descontenta y tengo evidentemente el derecho de quejarme, primero de mis padres, que persisten en tratarme como á una niña delante de extraños, y luego del Sr. Onésimo, que me ha engañado miserablemente. ¡Bonito es su amigo Pedro, ese modelo de caballerosl Sus alabanzas me habían inspirado sentimientos generosos y delicados; me proponía casarme con ese noble hidalgo para devolverle su castillo y ahora resulta que ese diamante sin mancha es una piedra falsa y que yo soy una tonta que se ha dejado engañar. Esta mañana almorzaron con nosotros el Sr. Julio P o chon y el procurador de Besangon; todo marchó bien al principio. El Sr. Pochon estaba sentado á mi lado; me ha preguntado, como es de rúbrica: r ¿Le gusta á usted el campo? ¿Le gusta á usted la música? ¿Le gusta á usted la vida de sociedad? He contestado lo de siempre: rlln poco, mucho y nada. Ha parecido satisfecho de mis contestaciones, aunque dudo que las haya escuchado. En cambio, se escucha mucho á sí mismo; habla bien. Ese gran fabricante es de estatura regular, muy delgado, tiene e! gesto imperativo, la palabra autoritaria; ya se ve que es un hombre de acción y de lucha. No me disgusta y pondría su nombre, sin repugnancia alguna, en cáela dice: ¡Silencio, que viene papá! nadie se calla. El Sr. Onésimo, dirigiéndose á mi padre, dijo: -Acabo de saber por su hija de usted, que circulan rumores injuriosos sobre! a conducta de mi amigo el conde de Varsange; ruego á usted me diga qu ¿rumores son esos. Papá me lanzó una mirada de descontento, luego ü- ató de evitar explicaciones y dijo riéndose en falso: -No sé nada, y si se entretiene usted en escuchar los chismes de esta cotorra... Pero el S r Onésimo no se dejó engañar, y volviéndose hacia mí