Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 2 DE FEBRERO DE 1906. PAG. 11. EDICIÓN 3. a y destroyers, todos al mando de un solo almirante. La escuadra de reserva constará de 40 acorazados y cruceros. Los ejercicios prácticos de! mes de Febrero costarán i 5o millones, y j 5o las maniobras de Junio. Marín, 2, 12 m. Acaba de fondear en este puerto la escuadra inglesa del Canal, compuesta de nueve acorazados y siefe cruceros. A la altura de Ons formaron en cuatro divisiones, llevando al frente los buques que rbolan las insignias capitanas. Poco después estuvieron á bordo para saludar al jefe de la escuadra el comandante de raatina y el cónsul inglés. Ahora surcan la bahía cientos de lanchas que conducen hacia los buques ingleses muchos curiosos. Han encarecido los comestibles. los interesados en el asunto nombren una inspección para esa fábrica. Replica el Sr. CALBETON é interviene el señor ALLENDESALAZAR para recoger alusiones y combate la concesión. Le contesta el ministro de HACIENDA, y se entra en el ORDEN DEL OÍA ECOS POLÍTICOS I a cuestión milita La pregunta del Sr. Noceda! sobre los sucesos ocurridos en Alcoy, llevó ayer gran concurrencia al Congreso; se creyó que el debate alcanzaría proporciones imoortantes v podría traer complicaciones. Se había anunciado por algunos con tanto aparato esta discusión, habíanla achacado los augures políticos tales consecuencias, que casi, de creer á los profetas, la crisis era un hecho después del debate, toda vez que durante éste, se habían de poner de manifiesto las discrepancias que dicen hay entre los ministros de la Guerra y Gobernación. Y claro está... como siempre que en política se anuncian importantes acontecimientos á fecha fija, la pregunta del Sr. Nocedal no tuvo consecuencia ninguna, ni con motivo de ella se puso al descubierto ninguna incompatibidad entre el general Luque y el conde de Romanones. El ministro de la Guerra defendió lo ocurrido en Alcoy, y leyó algunas de las palabras de! artículo publicado por el periódico Humanidad, origen de lo sucedido en aquella población. La Cámara entera, al oír aquellas palabras, expresó claramente su indignación. Y este debate sirvió al Sr. Moret para hacer esta importante declaración: que tiene la seguridad de que el Gobierno, íntegramente, tal como ahora está constituido, permanecerá en su sitio hasta que la cuestión pendiente se halle completamente resuelta -Después... -añadió el Sr. Moret- -este después tiene muchos puntos suspensivos. Pero lo importante es que el Parlamento dé su fallo, que será acatado por todos. X A yer mañana celebraron una detenida confe rencia el ministro de la Guerra y el señor Loygorri para estudiar la fórmula en la cuestión de las jurisdicciones. Parece ser que el acuerdo tomado consiste en segregar del art. 3. del proyecto lo referente á los delitos contra la Patria que se incorporarían al 2. 0 quedando sólo en el 3. aquellos delitos cometidos contraía bandeia y demás emblemas nacionales. A las cinco menos cuarto se reunieron en la Sección cuarta del Senado el ministro de la Guerra, los generales Sres. Primo de Rivera y Polaviejac n el Sr. Loygorri, para tratar del mismo asunta. En la sección quinta se han reunido los señores Azcárraga, Linares, ligarte y Dcspujols. Persona que conoce bien el pensamiento del ministro de la Guerra, aseguraba ayer tarde que el general Luque aceptará por el momento y porque no se le acuse de intransigente la fórmula acordada, pero con el propósito inquebrantable de abandonar el Ministerio dentro de cuatro ó cinco días. Los Sres. Groizad, González de la Peña y los demás de la Comisión partidarios de la jurisdicción civil, se oponían á que pasase al fuero de Guerra el conocimiento de los procesos por ataques á la bandera, escudos ú otros emblemas. La Comisión se reunió, y fue presentado por el Sr. Loygorri, según se había convenido el día anterior, e art. 3. nuevamente redactado en la siguiente forma: Los que de palabra ó por escrito, per medio de impresos, estampas, alegorías, caricaturas, signos, gritos, emblemas ó alusiones, injurien, insulten ó menosprecien las banderas, símbolos ó representaciones de la Patria, haciendo ostentaciones de otias ó diesen mueras á aquéllas ó hicieren manifestaciones de cualquier clase contra los signos nacionales ó en. otra forma equivalente que cbiecta ó indirec- Puesto á discusión el dictamen de la Comisión acerca de la concesión del ferrocarril de Sama á Labiana, queda aprobado. También es aprobado el de la línea de Oviedo á la de lijo á Trubia. Igualmente se aprueba el de concesión de doble vía metálica de Casas del Campillo á Valencia. Se procede al sorteo de secciones, y después de señalar el orden del día para la próxima, se levanta la sesión á las seis y media. CONGRESO FINAL DE LA SESIÓN DEL DÍA 1 DE FERRERO SENADO FINAL DE LA SESIÓN DEL DÍA 1. DE FEBRERO (Sigue hablando el Sr. CALBETON. Recuerda que el art. 252 de la ley de Aduanas vigente, firmada precisamente por el Sr. Salvador siendo también ministro de Hacienda, prohibe la instalación de fábricas en una zona de 10 kilómetros desde la frontera. Hace la historia de las peticiones hechas por un Sr, Rocher y otro Sr. Massot para que se les concediera la instalación de una fábrica de pasta y papel cerca de los montes del valle de Aran, de cuyas maderas se habría de surtir para la fabricación. La petición fue informada desfavorablemente por el negociado de Aduanas, y se encargó al administrador de la Aduana de Les para que se informara de quién era el peticionario v él así lo hizo. Continúa luego citando el proceso del asunto y dice que el segundo individuo logró lo que el primero no había conseguido de los Sres. AllendesaJazar y Echegaray, y la instancia presentada el día 5 de Enero de este año fue registrada, informada y aprobada en veinticuatro horas. A este extremo se refirió cuando dijo aue el expediente era escandaloso. Tiende á demostrar que lo que se proponen esos fabricantes es el contrabando de papel de Francia, y pide la nulidad de la concesión fundándose en la ley. Le contesta el ministro de HACIENDA. Se queja de los apremios del Sr. Calbetón, y dice figuren en el Diario de Sesiones. que no ha tenido tiempo de estudiar ese asunto, y (Lee, en efecto, varios párrafos que excitan lainexpresa su deseo de que se resuelva pronto para dignación en la Cámara. que cese la situación angustiosa que para él se ha Yo no sé qué hubiera hecho, exclama el miniscreado. tro de la Guerra, á pesar de mi edad y de estos Da á entender que, hallándose enfermo de la cabellos blancos, si rae hubiera encontrado en la ista, no puede firmar decreto alguno. Pero el de calle con el autor del artículo. que se tratar lleva su firma y él se hace responsable Lee después el relato oficial de los hechos y lie ello. aplaude la actitud del alcalde. Manifiesta luego que asuntos como ei ae que Rectifica el Sr. NOCEDAL y dice que del retrata son de los que se dejan á inteligencia de las lato oficial se desprende que en Alcoy no ha ocudirecciones. rrido nada. Hace ver las diferencias que existen entre las Pide autorización á la presidencia para ocuparprimeras peticiones de concesión y la última, y se de ese hecho y de otros análogos, para expoafirma que no se ha resuelto el asunto en un día nerlos como síntomas de la grave situación que como aseguraba el Sr. Calbetón, sino en un mes ó estamos atravesando. más, porque á la resolución precedieron informaEl Sr. CANALEJAS: S. S. sólo puede tratar ciones y datos pedidos y obtenidos. extensamente que guste, de lo reSe felicita de proceder con rapidez en el despa- ahora, todo lo los sucesos de Alcoy. cho de expedientes, porque siempre ha juzgado lacionado con El Sr. NOCEDAL pregunta al Gobierno si se na vergüenza para la Administración española el considera tan seguro en el Poder, que cree tener retraso en la resolución de los asuntos. Sostiene que la concesión de que se trata es caso tiempo para ello. (Risas. El Sr. MORET replica al Sr. Nocedal que está excepcional de los aludidos en el mencionado artículo 252 de las Ordenanzas de Aduanas y, por tranquilo, y que el Gobierno está decidido a resolver la cuestión que tanto preocupa estos días á la tanto, perfectamente legal. Hace ver la diafanidad con que ha procedido en opinión. este asunto y su resolución de reparar el error, si El Sr. NOCEDAL: Celebro esa confianza del lo hubiere. Sr. Moret, y le deseo tantos quinquenios como El Sr. CALBETON protesta de su respeto los que disfrutó en el Poder el Sr. Maura. (Gran- -hacia el Sr. Salvador y de que haya pensado ja- des risas. C DEN DEL DÍA más en arrojar sombras sobre el asunto. Luego insiste en sus afirmaciones. J Se aprueban varios dictámenes y se levanta la El ministro de HACIENDA rebate algo de lo sesión á las cuatro y veinte. ¡xpuesto por el Sr. Calbetón. Añade que para vitar esa temida defraudación está, dispuesto á aue El Sr. SOR 1 ANO anuncia que va á dirigir preguntas á casi todos los ministros. Pide el expediente de la Albufera de Valencia; solicita el relativo al secuestro del español señor Monti, que se halla preso en Marruecos. También dirige otros ruegos de escaso interés á los ministros de Fomento y Marina. Pregunta al ministro de la Guerra qué alcance da á la proyectada modificación del art. y. y qué ocurriría si se representase Jllcalde de Xala mea, de Calderón, en el que llevando la interpretación hasta su último extremo, podía entenderse que se inferían determinadas ofensas. El general LUQUE contesta que aplaude y aplaudirá Eí Alcaide de Zalamea, y en cuanto á la modificación, que ya resolverá el Senado. LO DE ALCOY El Sr. NOCEDAL: Se trata de un suceso de orden público en el que han intervenido militares y del que voy á tratar, extrañándome que esas oposiciones no hayan hecho ya la correspondiente pregunta. ¿Por qué callan esas oposiciones? ¿Quién las amordaza? (Risas. Cosa es ésta que no me explico, Señores diputados; pero yo me limito á preguntar al Gobierno: ¿Qué ha ocurrido en Alcoy? ¿Es cierto que los hechos ocurridos en dicha población son más graves que lo que se desprende de los relatos de los periódicos? ¿Son completamente exactas las versiones que estos mismos periódicos han publicado? El ministro de la GUERRA: En Alcoy se pu blica un periódico que se llama Humanidad; en ese periódico se han publicado insultos contra el Ejército, y he de leer algunos de ellos, rogando crue no