Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 2 DE FEBRERO DE 1906. PAG. 5. EDICIÓN El torrero D Antonio Flores, destinado ta, aunque sea á grandes rasgos, de algo de lo el nuestro fuera capaz de ser tan cruel, no que ¡a Prensa inglesa d ¡ce respecto á la encan- habría tenido otro modo de manifestar su hasta ahora en San Sebastián, ha sido trasladacrueldad. tadora Princesa. do al faro de Finisterre. ¡Miel sobre hojuelas! pensó el auditorio, y Según los aludidos periódicos, una de las X cosas que más ha contribuido á cautivar á miel rica, selectísima fue lo que saboreó. I fna subvención. J La debutante, Sría. Sins, alcanzó un éxito nuestro joven Monarca, educado en la severa El ministro ha concedido una subven etiqueta de S corte de España, ha sido justa- feliz, completo. Sólo con su presencia ganó la ción de 2.000 pesetas a! Círculo de Obreros a mente esa sencillez, esa espontánea alegría, esa simpatía general. Joven, veinte años- -y no los de Noya. gracia ingenua que encanta á todos los que ro- representa, -bellísima (véase su retrato en otra X página de este número) hubo escena, la del dean á Ena. uestionario de higiene. A propósito de su oportunidad y de su fino acto tercero, en que las señoras, que son voto Se ha remitido al gobernador de Sala ingenio, se cuenta! a siguiente anécdota: Con irrecusable cuando juzgan la figura de otra, manca, con destino al pueblo de Retortillo, ur objeto de festejar la presentación de la Prince- viéndola con la espléndida cabellera rubia suel- cuestionario de higiene y salubridad de tallesa en la corte, su madre, la princesa Beatriz, ta decían que parecía una Virgen rubia de res, encargando á aquella autoridad que haga dio el año pasado un gran baile en el palacio Murillo (de Holbein, y la comparación hubie- cumplir exactamente cuanto se dispone en el de Kesington, al cual asistió el Rey y toda la ra estado quizá más en su fiel) mencionado cuestionario. Real familia. Empezó mostrando gran paurtt, pero se repu Entre ios jóvenes aristócratas que solicita- so cuando después de cantar el caro nome oyó ron el honor de bailar con la Princesa, figura- los primeros- aplausos, y al cantar segunda vez DESGRACIA ba uno conocido por su proverbial timidez. La esta cavatina, mostróse en pleno dominio de POR UN ASCENSOR Princesa, sonriendo maliciosamente, aceptó su sus facultades. Lució una voz de bonito timbre, de no mucho volumen, pero extensa, afidemanda diciéndole: I a opinión se ha conmovido con la horrible -Bailaré con usted con mucho gusto si ver- nada, y sostuvo con aplomo los agudos. La desgracia ocurrida anteayer en una casa ovación fue estruendosa. La joven artista ha- de la calle del Príncipe. daderamente no pssa usted un mal rato. La Princesa nació en Octubre, el mes afortu- bía triunfado en toda ia línea. Repetidas veces Es verdaderamente lamentable que se regís nado, según dicen los escoceses, y el año del salió al palco escénico, siendo saludada Con tren con tanta frecuencia accidentes como el jubileo de la reina Victoria, circunstancias aplausos unánimes y bravos. mencionado, porque pueden y deben evitarse. 1 Los aplausos se repitieron en el dúo con el consideradas todas en Inglaterra de feliz auLas autoridades no ignorarán que con los barítono en el tercer acto; pero esta vez com- ascensores modernos no pueden ocurrir esa gurio. Fue la nieta favorita de la reina Victoria, á partidos con Sanmarco, que estufo formida- desgracias. A B C las invita, así como á las cuyo lado vivió siempre y sobre quien tuvo ble, colosal. personas técnicas que quieran comprobarlo, á Bonci hizo il duca que todos esperábamos ver el ascensor que en nuestra casa ha monta gran influencia. Sus inocentes gracias, sus infantiles juegos, sirvieron de consuelo más de de él. Aplaudidísimo en la balada del primer do la importante fábrica de los Sres. Vivó, una vez á la emperatriz Eugenia, su madrina, acto; los amantes de la tradición discutieron el Torras y Compañía, de Barcelona. en horas de gran amargura. Más tarde fue sello de novedad que la dio el notable tenor. Tan perfeccionado es el sistema, que en tn para su madre el único lenitivo en el profundo En el segundo acto cantó maravillosamente, caso como el de la calle del Príncipe el ascendolor que sufrió al morir el príncipe de Bat- sobre todo el andantino, al que los tradiciona- sor se hubiera parado instantáneamente en el íenbtrg de una fiebre perniciosa en la campaña listas no tuvieron nada que oponer. Como que momento de tocar la cabeza dei infeliz mucha pocas veces- -Massini, Stagno y Marconi lo cho asomado á la escalera. contra los aschantis. La educación de la Princesa ha sido dirigi- afirmarían- -se ha oído mejor. La famosa donna Este ascensor eléctrico es la previsión misda excesivamente por su madre la princesa e movile también resultó nueva; pero nueva y ma. Se para y no funciona si las puertas del Beatriz, cuya afición á la música ha heredado, todo primorosamente dicha y cantada. Tam- vehículo y las del balaustre de la escalera no bién lo reconocieron ¡os Nocedales de la casa. están bien cerradas, cosa que, además, advierasí como al arte en todas sus fases. Tiene gran facilidad para los idiomas; le La crítica dirá lo que crea; la crónica debe de- te con el sonido de un timbre. Le detiene en encanta la vida activa y al aire libre. Es intré- cir que la canción fue repetida y Bonci aplau- su carcha, no ya la cabeza de un cuerpo hupida amazona y monta admirablemente, á pe- dido y aclamado con verdadero delirio. Como mano, sino el dedo de una mano, el obstáculo sar de haber sufrido un pequeño accidente en se aplaudía y se aclamaba hace veinte años. más débil que se le interponga. su niñez. De Sanmarco queda dicho que estuvo forY existiendo aparatos de tan rara perfecLa gustan mucho las flores. ¡En una pala- midable, colosal. Mejor T igoletto no lo hace ni ción, es incomprensible que, siquiera por hu- 1 bra, será una Reina joven, hermosa, brillante, creemos que lo haya hecho nadie. manidad y para evitar catástrofes como la de digna Soberana de un país cuyo principal enEl público tuvo una de las mejores noches anteayer, no se generalice y hasta se imponga canto consiste en la iuz, en el sol, en su es- de ia temporada. Con audiciones como ésta la su uso. pléndido cielo! claque queda licenciada. Todos los espectadoEl partidario más entusiasta de la boda del res son alabarderos. Rey y de la Princesa es el pueblo, porque el ¡Memorable jornada! -C. pueblo español mantiene sus tradiciones r o I p N LARA. La sardinera, idilio gallego en mánticas, y para él la princesa Ena es una her un acto, original del S r ¡báñez Villamosa y angelical criatura llamada á ser la que NOTICIAS escusa. comparta con nuestro joven Rey el privilegio DE FOMENTO Este joven escritor es desde anoche lo qu de amparar á los desvalidos, enjugar muchas se llama un hombre feüz. Estrenar su primera lágrimas y atraerse y rodearse de todo lo inte- Oersonal. El ayudante de! servicio agronómico don piececita en Lara, y con éxito satisfactorio, es lectual y elevado que, por fortuna, existe todaJulián Ramos, ha sido trasladado desde la sec- seguramente lo que constituiría su ambición. vía en Esp? ña. ción de Cádiz, donde prestaba sus servicios, á Y la vio realizada. Al LEMA la de Albacete. Es La sardinera el amor sin ventura de uní- -Ha sido nombrado director de la Granja modesta, pero honrada pescadora. ¡Cuan desAgrícola de Badajoz D Eduardo Fernández graciadas son en el teatro estas hijas del mar! ¡Desdeñan los humildes corazones que ¡as haDEL REAL Trevijano. -E! auxiliar de minas D Valentín Pellite- rían felices, y afanan su pensamiento con irreaTunca con más motivo puede llamarse a ro, pasa en concepto de agregado, de la Co- lizables amores! ¡Es una pena! Así le ocurre á público de un teatro monstruo de mil misión de triangulación á la Escuela especial La saidinera, una linda rapaza que se perece cabezas. Terminó anoche el primer acto de de ingenieros de Minas. por un señorito, marqués y capitán de CabaT igoíetio, no sin percatarse el público de que- -El sobrestante D José Martínez ha sido llería. ¡Señorito, marqués y capitán! ¿Cab? el barítono Pacini cantaba con gran esfaerzo. trasladado á la primera división técnica v ad- nada más, sugestivo? Pero ¡ay! que el señorito Estaba enfermo; e! médico del teatro, desoués ministrativa de ferrocarriles. no ve en la sardinera otra cosa que un entretede reconocerle, declaró que tenía fiebre alta. D. Pejerto Martínez, también sobrestante, nimiento y á ¡o que estamos, va, y cua do h Se levantó el telón, y un dependiente del ha sido trasladado á Canarias, y D Diego Pa- chica poetiza en firme, la suelta un besiño que teatro dijo: lomares, vque prestaba sus servicios en Jaén, la pone al rojo de la indignación, rompiéndose Respetable público: Habiéndose agravado ha pasado á la división de trabajos hidráulicos el idilio. Se entera el padre del joven, yn viejo el Sr. Pacini... ¡ahhh! de contrariedad y des- del Guadalquivir. genera! y ¡bueno le pone! ¡Como que pretenencanto en el púbiico) se encargará de su paD. Antonio Núnez Fernández pasa á Al- de aplicarle el ari. 7. con todss sus consepel el Sr. Sanraarco... (salva de aplausos y bacete desde la División de trabajos hidráuli- cuencias! gritos de ¡bien! jbravo! E! júbilo no era, cos de! Ebro; y á este último puesto han sido La cosa acaba marchándose el seductor y claro es, por haberse agravado el Sr. Pacini; destinados ios sobrestantes terceros D Ma- volviendo á vender la sardinera las sardinas apero si un público que no fuese lo sensato que nuel Ormaechea y D Agustín Santolaría. mismo precio que antes del idilio.