Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C J U E V E S i. D E F E B R E R O D E ic ¡o6: PAG. 5, E D I C I Ó N i. a DESDE ALGEC 1 RAS CRÓNICA TELEGRÁFICA Miércoles, 3 i 8 o. VJ SPERANDO. Seguimos lo mismo, con- tundo los minutos que faltan para que á Jas diez de la mañana de! jueves se reúna la Conferencia. Parece ser que los ponentes tienen terminada la redacción del cuestionario íntegro de la tributación marroquí. Veremos si se aprueba entero ó si hay que pasar antes por otro compás de espera. Preguntándole hoy á un delegado extranjero, que suele honrarme con su amenísima conversación, á qué causa podía atribuirse esta lentitud perezosa, me contestó así: Es vieja costumbre de los diplomáticos profesionales la de prolongar el despacho de los asuntos sometidos á su competencia, porque de esa manera acaba por distraerse totalmente la atención pública y se puede llegar fácilmente á componendas y arreglos que bajo la acción vigilante de la curiosidad de las gentes no sería prudente abordar. Además, si las Conferencias de Algeciras, que serán el parto de los Andes, no fueran célebres por su duración, ¿con qué Of j título podrían pasar á la posteridad? Luis PARÍS IMPRESIONES PARLAMENTARIAS PÁS DE CO MESPERA Desde los primeros momentos notamos ayer en la Cámara popular una animación inusitada. A las tres en punto- -hora reglamentaría- -los timbres comenzaron á sonar y el Sr. Canalejas apareció, precedido de los maceros, por una de ¡as puertas laterales. El Sr. Canalejas se detuvo unos instantes al pie de la escalerilla presidencial: ésta es su costumbre de todas las tardes. Los presidentes de la Cámara que nosotros hemos conocido, todos aparecían por la puerta, se dirigían rápidamente á la escalerilla, subían ésta de prisa y se sentaban con la misma presteza en el sillón augusto. El Sr. Canalejas es un hombre de mundo; el Sr. Canalejas hace un alto discreto al pie de la escalera; allí le esperan una porción de amigos, de admiradores; éi estrecha sus manos efusivamente- -con ese apretón rápido y elegante peculiar en el ilustre político- -charla con unos y con otros, sonríe, en fin, amablemente á todos. Y luego, el Sr. Canalejas, con la última benévola sonrisa en los labios, asciende la escalerilla, se sienta con un perfecto desembarazo, sin violencias, sin afectaciones de advenedizo, agita ligeramente la campanilla y exclama: ¡Ábresela sesión! Ayer vimos nosotros, como todos los días, realizar estas operaciones al insigne político. ¿Habrá llegado el momento de añadir que el Sr. Canalejas es un presidente de la Cámara como nosotros, que hace tiempo que nos sentamos en la tribuna, no lo hemos visto jamás? ¿Tendremos que elogiar su delicadeza, su tacto, su perspicacia, y, sobre todo, su energía, esta energía que estaba haciendo tanta falta y que algunos oradores un tanto levantiscos han comenzado ya á sentir? Mientras el Sr. Canalejas abría la sesión y leía luego el acta un señor secretario, llegaba al banco azul el señor Luque. El Sr. Luque, sonriente, con su baffaa blanca y sus guantes grises, dejaba misteriosamente un ancho sobre repleto de papeles en el pupitre y tornaba á marcharse. Había en la Cámara una intensa expectación; en ¡as tribunas veíamos acá y allá algunos militares. Y poco después de abandonar accidentalmente el alón el Sr. Luque, arribaba al diván ministe- rial el Sr. Moret: el Sr. Moret venía sonrien- con el dulce y substancioso, si que también cínlo también. Nos place mucho esta sonrisa: dido y calmante líquido, que llamamos ¡eche. Santa Teresa quería que tuviéramos siempre el Pero está visto que no puede nadie fiarse de semblante sereno, sin revelar á nadie nuestras apariencias y que la leche se sube á la cabeza tormentas internas, y La Fontaine- -otro maes- ni más ni menos que el zumo de la vid. tro- -hace morir en una de sus fábulas al león, Líbreme Dios de meter mis pulgares entre perseguido y acorralado por todos, sin un dos muelas cordales, y allá ellos sabrán quién gemido tiene la razón en esta discordia vaquero- muniEl Sr. Moret se ha sentado en el banco cipal. Pero hay un aspecto en esta honda disiazul, ha visto sobre el pupitre el sobre dejado dencia que debe preocuparnos profundamente por el Sr. Luque y ha comenzado, sin saber á los habitantes del casco de Madrid, que se loque hacía, á examinar estos papeles. Pronto va poniendo más peligroso que un casco de se ha percatado el Sr. Moret de que estos pa- granada. peles no eran suyos, y los ha vuelto á dejar disParece ser que uno de los acuerdos tomados cretamente. En el entretanto el Sr. Rui nues- por los dueños de vaquerías del mencionado tro buen amigo, comenzaba á hablar. No ex- casco es el de no abonar el impuesto, lo cual tractaremos su interesante discurso. La concu- no nos afecta de un modo inmediato á los que rrencia no cesaba de mirar hacia el sitio del no le habíamos de cobrar, y si esta medida no Sr. Nocedal; el Sr. Nocedal llegaba en estos les da resultado y el Municipio no les atiende, momentos á su escaño y principiaba á ordenar cerrar los establecimientos por unos días. sus apuntes. Y después del Sr. Rui ha hablaYa lo sabe la villa coronada; está expuesta á do el Sr. Llorens; y luego del Sr. Llorens, el que, cuando menos lo piense, le ocurra ¡o que Sr. Orueta. Y no sabemos. porque hemos per- á las amas de cria cuando ¡as dan un susto gordido la cuenta, las veces que los susodichos do: ¡á que se la retire la leche! señores han tornado á usar de la palabra. Ello Hay que acudir todos los días y á todas las es que las dos horas reglamentarias de ruegos horas al método de los temas ie) Ollendorf y preguntas han transcurrido y que todos he- para explicarse la lógica de las cosas que nos mos experimentado una ligera decepción. ocurren- ¿Ha conseguido usted que el Ayuntamien- ¿Hablará mañana el Sr. Nocedal? -preto rebaje el impuesto sobre la ¡eche? guntaban al salir unos señores. -No, señor; pero he dejado sin ella al ve- -Es posible- -contestaban otros. cindario, y por lo menos se han empeorado los Y así hemos quedado. enfermos y se han muerto los niños. AZOR 1 N ¿Qué culpa tienen estos infelices de que los vaqueros y los concejales no se entiendan? Quiera Dios inspirarles más humanitarios temQuave, apacible, con el aspecto inocente del peramentos para resolver la crisis y conjurar que nunca ha roto un plato se despidió el conflicto que nos amenaza por ¡a vía láctea. Hasta ahora la resolución parece inquebrande nosotros el hipocritón del mes de Enero, después de romper hasta los termómetros. table. He preguntado á un vaquero, amigo Pero antes de dejarnos esta grata impresión de mío: ¿Pero no va usted á facilitar leche en absu partida hizo délas suyas. y aventajó al levantisco y revolucionario Julio en lo de enardecer soluto? los ánimos y encender la tea de la discordia. Y me ha contestado: ¡Fíense ustedes de frialdades! En los días- -No, señor; no saldrá de mi casa... ni agua en que á fuerza de descender la temperatura, CARLOS LUIS DE C U E N C A era ya preciso colgar los termómetros patas arriba para que tuvieran sitio para la baja, se celebró una fiesta musical en Bilbao. j N LARA. Beneficio de Balbina Vaíverde. El público, deseoso de nuevos motivos de ¡Un beneficio y en día 3 i! armonía, pidió números que no estaban en el ¡Y en un mes como éste, inacabable, pues programa y la buena armonía del público se rompió porque los de las galerías y los de las hay quien cobró en Nochebuena y ha tenido butacas se contrapuntearon. Tomaron entonces que saltarse Enero, como dicen los chicos, á las voces gran predomio sobre la orquesta, y la torera! Sólo una actriz de ios méritos y simcomo el tumulto iba resultando largo assai, patías de Balbina Valverde es capaz de llevar al teatro en un día tan crítico la numerosa conhubo espectadores que optaron por la fuga. currencia que anoche asistió á Lara. Pero Bal- ¿Qué es eso? -preguntaban los pacíficos bina tiene su parroquia, un público suyo que transeúntes á los que precipitadamente salían no falta á su fiesta hace veintiséis años, que son del teatro donde resonaba un vocerío discorlos que lleva en Lara la notable artista extre dante, y uno de los salientes respondió: mena. ¡Eso es un concierto Porque Balbina es de Badajoz, para lo que X TT ambién andamos un si es no es desconcer- ustedes gusten mandarla, y la primera felicita tados en la villa y corte, aunque por mo- ción que anoche recibió en su cuarto fue de tivos menos musicales y mucho más alimenti- una comisión del Círculo extremeño. La beneficiada tuvo muchos y valiosos regacios. Los dueños de las casas de vacas andan es- los. En la interpretación de Modas, El patio y tos días disgustadísimos con el Municipio por El oso muerto, hizo, como de costumbre, las la cuestión de los impuestos sobre la leche, y delicias del auditorio. X los ánimos están extraordinariamente excitados. T sta nocne se estrenará 1. a sardineta, or. giYo comprendería mejor estos estados de nal del joven escritor, Jbañez Villaescusa. ánimo en ¡os que andan entre producios explosivos, porque dehz ser muy poderosa la in- Es un idilio gallego Hoy tendremos que echar el día á prima ifluencia del medio ambiente sobre el carácter de las personas. Para mí, ¡a fabricación del zos; en Price se estrena también una zarzuela champagne debe comunicir cierta alegría al en un acto de autores nuevos, titulada Carmeliespíritu de los fabricantes, así como ¡a de vi- ña, también con ambiente gallego. ¡Se dan nagres debe agriar el carácter de los que á rachas! Y ya que hablo de Price bueno será decit esta tarea se dedican. Todos los encuadernadores que he conocido eran personas de muy que de las anunciadas varietés no hay nada. Muy en breve lanzarán con Maiina al señor buena pasta y no he visto nadie más escamón Cerda, un tenor cañón, del que hacen granque los pescaderos. Por todas estas razones, me extraña sobre- des elogios. Veremos si hace bíanco manera la actitud violenta de los que trafican FLORIDOS COSAS NOTAS TEATRALES