Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, 3i DE 385. CRÓNICA UN 1 VERSAL ILUSTRADA. ENERO DE 1906. NÚMERO SUELTO, 5 CÉNTIMOS augustos novios para tomar el té en villa Etchepardía A! pasar ante el Palacio de invierno creímos que un sombrero blanco nos saludaba. Era la señorial estatua del soldado bearnés, que en vez de ¡Salud, noble bearnés! como dice la inscripción del pedestal, parecía gritarnos: ¡Salud, vosotros los que derrochando el dinero de vuestras Empresas, mostráis ante la prometida del Rey cómo saben cortejar á su futura Reina los periódicos españoles! LEVELFIELD CnPau. Pau, 3o, 12 f. El Rey, las Princesas y demás invitados llegaron á Pau á la una. En el hotel Gassien almorzaron en intimidad. Al pasear por la población han sido reconocidos por los habitantes, siendo objeto de demostraciones de simpatía y de ovaciones. X 1 p l té en Biarritz. Biarrítz, 3o, 12 I. A las seis regresaron á Biarritz el Rey y la Princesa para asistir á un gran té que les ofrecieron lord y lady Dudley, resultando la reunión brillantísima. De regrese, al pasar por Bayona, D Alfonso y su prometida han sido aclamados por inmensa muchedumbre que hsbía acudido á presenciar su paso. X omida en Mouriscot. Biarritz, 31, 1 m. En Mouriscot se ha celebrado un banquete de gala, al cual han asistido, además de las personas Reales, el ge neral Pacheco, los marqueses de Viana y ViHalobar y el conde del Grove. Al despedirse el Rey, anunció que volvería mañana. X j p l Rey en San Sebastián. San Sebastián, 3i, 1 1. El Rey ha regresado de Biarritz en el sudexpreso. Nada ha dicho de su regreso á Madrid. Hoy es esperado el subinspector de los Reales palacios para recibir órdenes y por si hay necesidad de formar un tren especial. Se sabe, sin embargo, que S. M no volverá á Madrid antes del día 2. -Ctuz. X T egreso de S. M el Rey. No se conoce fijamente la fecha del regreso del Rey á esta corte. Se suponía que volvería hoy á Madrid ó á más tardar ma- ñaña. Al Sr. Moret le ha dicho en San Sebastián que vendrá cuando sea necesaria su presencia. Esto parece indicar que, si no surgen complicaciones políticas, S. M se quedará en San Sebastián más tiemoo de lo que se creía. DESDE BIARRITZ CRÓNICA TELEGRÁFICA B 1 AR 5 HTZ, 3 o 9 N a misión de los corresponsales españoles en Biarritz pudiera titularse, como la conocida comedia A caza de novios. Nuestro amor propio estriba en que no se escape. Quizá el suyo, en escaparse. Hoy estuvimos á punto de ser vencidos. Una confidencia nos advirtió que esta mañana proyectábase larga excursión. Poco después varios compañaros y yo fletábamos un automóvil. Subiéndonos estacamos, cuando cruzó á nuestro lado un Vareará conduciendo a! Rey, la princesa Ena y mis Cochrane. Inmediatamente en su J enaud les seguían los príncipes Beatriz y Alejandro, lord Cecil y marqués de Viana. Por pronto que arrancamos, nos tomaron algunos kilómetros de delantera; pero el chauffeur, estimulado por la esperanza del pourboire, lanzó á toda carrera el Vial, y después de atravesar Bayona como una flecha, conseguimos ponernos á la zaga de la comitiva al llegar al kilómetro 43. Por rara coincidencia, el ventorrillo que allí existe se titula Jlu rendez vous de la jeunnesse. Ya entonces los regios automóviles no coi- rían. Mas que excursión, era paseo delicioso bajo los alamos inmensos de la carretera. Veíamos desde nuestro coche los velos blancos de las damas, que ondeaban como banderas de paz sobre sus automóviles. No era, no, que pidieran parlamento, pero por lo menos ya no huían de nosotros. Sabían que era adhesión leal lo que inspiraba la persecución. Al llegar á Peyrehorade, los expedicionarios bajaron á tomar un refrigerio en la Patisserie Lamarche. Nosotros nos detuvimos á distancia; pero advirtiendo que nuestras cabezas descubiertas iban á sorprender el incógnito, seguimos de largo. A! salir del pueblo, un zumbido formidable y una nube de polvo obligónos á acentuar normalmente la velocidad. Ellos, para volver á adelantarnos, marchaban á 80 kilómetros por hora. Nosotros, como el rayo mismo; bueyes, patos, perros, personas, todosj huían ante nosotros con estremecimiento de espanto. Algunos viandantes vitoreaban, otros infringían el segundo mandamiento y así pasamos por Orthez y otros pueblos y entramos en Pau. La capital bearnesa nos hizo poco caso; asomada al balcón del Pirineo presenciaba el concurso aerostático. Cinco globos se balanceaban en el aire y Pau se distraía dulce, apacible con esta fiesta. Va lo sabéis: Biarrítz es la alegría. Pau el bienestar. En el principal del hotel Gassion almorzó la regia comitiva. Nosotros en el- comedor bajo, gozando de la hermosa perspectiva del río, en el que se refleja el castillo del primer Borbón. Apenas sorbido el café entre aclamaciones de un grupo que situóse á la puerta y agitación de gorros, mandiles y pañuelos por todos los cocineros y doncellas del hotel, asomados á las ventanas de gran patio de honor. Emprendimos con rapidez de tromba el regreso. Lord y lady Dudley esperaban á los L LA BODA DEL REY POR TELÉGRAFO Y TELEFONO T etención de un sospechoso. San Sebastián, 3o, 2 m. A la llegada deJ sudexpreso, los inspectores de policía señores Beltrán y Puga detuvieron en la. estación á un individuo sospechoso de anarquismo. Condújosele a la inspección del Gobierno civil, donde acudieron el gobernador y todos los individuos de la policía de Madrid y Barcelona que aquí se encuentran, así como los que prestan servicio en esta capital. La detención, que produjo gran revuelo en la estación, fue realizada en el momento en que el Rey conversaba con su augusta madre. En este momento el detenido está sometido á un minucioso interrogatorio. -Cruz. X lITra un carterista. San Sebastián, 3o, 3 L El supuesto anarquista detenido anoche en la estación á la llegada del sudexpreso, resulta ser José Arranz, de diecinueve, años, natural de Valladolid y carterista conocido que ha estado preso varias veces. Ingresó en la cárcel para cumplir condena. L Echo de París dice saber por conducto de un alto personaje de la corte española, que M r Loubet será convidado á las bodas del Rey D Alfonso como amigo particular de! a familia Real. X p i Rey en Biarritz. San Sebastián, 3o, 4 i. En análoga forma que los días anteriores salió el Rey esta mañana á las ocho y media para Biarritz. El gobernador civil se queda en Irún para esperar el regreso dei Rey en el sudexpreso de esta noche. En Miramar se han recibido noticias de que D. Alfonso llegó á Mouriscot á las nueve y media. A las tres de la tarde salió el Rey de paseo en automóvil con la princesa Ena. -Ciuz, X ETn Biarritz. Biarritz, 3o, 1 J n. Antes de entrar en la villa de Mouriscot, D. Alfonso encontró al regimiento de. Infantería núm. 49, de la guarnición de Bayona, que ejecutaba maniobras. D. Alfonso saludó á las tropas. Al poco rato volvió á salir- en automóvil, acompañado por las princesas de Battenberg, el príncipe Alejandro, Jord Cecil, miss Cochrane y el Cuarto militar, emprendiendo una excursión naife Pau, L oubet convidado. i. París, 3o, 4 MADRID AL DÍA Dkna primavera. No podra pedirse día mejor que el de ayer al próximo Fe brero ni casi al aún lejano Abril. La alarma que cundió por la mañana At conocerse la detención de un anarquista en San Sebastián se desvaneció pronto, afortunadamente. El terrible libertario era un carterista. La policía había hecho, una vez más, una de las suyas. Deshecho el error, la gente murmuradora pudo entregarse á sus anchas á lo que es comidilla general de estos días: á lo del conato de chantage, que ha dado pie para que rueden nombres por el lodo y se fomente k crónica del escándalo. De modo que, fuera de las pesetas, los promovedores del proceso han conseguido quizá más de! o que se proponían. En la calle de Alcalá hubo un atrope- lio de automóvil. Un verdadero milagro; porque milagro es que sólo se registre un hecho así de tarde en tarde, cuando mu-