Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 29 DE ENERO DE 1006. PAG. 8. EDICIÓN i. a GRACIAS ANTICIPADAS de darles de comer, ni era posible evitar que implorase la caridad pública todo el que le diese la gana... ¡Lo que tenía que suceder, señor! Antes, mucho antes de pegar los carteles 1 a Prensa, la pobrecita Prensa á quien van á poner dentro de poco entre la espada prohibiendo la mendicidad y de recoger á los TM del artículo y. del Código militar y la pared vagabundos, era preciso saber de cierto lo que del artículo 4 de la ley que se está cociendo se iba á hacer con ellos. Era necesario edificar á fuego lento en el Sanado, se cae de benévo- asilos, preparar talleres, nombrar maestros y asegurar la ropa necesaria y el pan cotidiano la y es candorosa como un ángel. En cuanto un hombre público anuncia que á los que hambrientos y desnudos van tirando ha tenido una idea que se juzga beneficiosa ó de la vida de mala manera. Con ideas grandes que se propone hacer algo que parece bueno y bombos periodísticos RO se viste ni se many conveniente, los periódicos de todos los ma- tiene á nadie. Y la prueba está á la vista. tices echan las campanas á vuelo y cuentan y Yo, la verdad, no dudé nunca de las nobilíno acaban de las altas dotes de D. Fulano, de su carácter entero, de su saludable ener- simas intenciones del alcalde y el gobernador, que seguramente creyeron de buena fe en su gía... Y luego, cuando resulta que O. Fulano no realización inmediata; pero en cuanto vi que ha tenido más que la idea ó el propósito y no el plan era vago, confuso, sin base ni fundasabe llevarlos á la práctica, á los periodistas mento, me senté á la puerta de mi tienda, sese les olvida siempre trocar los elogios en guro de que no tardaría en ver pasar las dicensuras, y el bombeado... bombeado se misiones de las dos simpáticas autoridades, abrumadas por el fracaso. queda. Las dimisiones no han pasado todavía, y me No recuerdo cómo se llamaba e! gobernador que se sintió farruco frente á las empresas de alegro de la equivocación, ¡que diantre! pero tranvías porque los coches solían atropellar á el fracaso... ¡ay, sí! el fracaso ha venido tal y la gente, y ordenó á rajatabla una porción de como yo lo esperaba. Más confianza hubiera tenido si en vez de cosas, entre ellas que la marcha por las calles fuese lenta y que el regulador no pasase del 4 aquella interminable serie de elogios incondiCon motivo de esta disposición hubo una verda- cionales y de noticias estupendas hubiese leído dera danza orgiástica de letras de molde en ho- unas cuantas líneas que dijeran sobre poco más nor de la primera autoridad civil de la provin- ó menos: cia y por poco nos volvemos todos locos de El señor gobernador civil, deseoso de raer gusto. Pero á los pocos días fuimos cayendo de la Villa y Corte la costra de miseria, ha peen la cuenta de que para no andar de prisa no dido al Ayuntamiento, y éste lo ha concedido valía la pena de haber inventado el tranvía eléc- por unanimidad en la sesión de hoy, que destrico y de que hacíamos un papel ridículo á tine al sostenimiento y educación de golfos y nuestros propios ojos subiendo la cuesta de mendigos los dos millones de pesetas que anualAtocha en carretas de bueyes... y ocurrió lo mente le entrega el Estado en concepto de que tenía que ocurrir: que los conductores reintegro por las cantidades que le adeuda. pusieron el regulador al 9 cuando les hizo Como este ingreso no figuraba en los presufalta. puestos anteriores, el Municipio cuidará de no El bando quedó derogado por las necesida- aumentar el de gastos para dedicar íntegra des públicas, como lo sería una ley que ordena- aquella suma al expresado fin benéfico y pase á los maquinistas del ferrocarril marchar á triótico. tazón de cinco kilómetros por hora para alejar Así, sí; así hubiera creído yo, y hubiéramos ía posibilidad de un descarrilamiento; pero los creído todos, factible y viable el plan del señor elogios que se colgaron al gobernador de ma- gobernador; porque con dos millones se puerras no ha habido quien se los descuelgue. de alimentar y vestir á mil y tantas personas; Como no habrá quien les quite jamás á los pero hablar de castillos en Villaviciosa, de coSres. Ruiz Jiménez y Víncenti las desmesura- cidos abundantes y de ropa limpia, sin contar das alabanzas que llovieron sobre ellos en ar- previamente con otros recursos que con el tículos de fondo, sueltos y gacetillas cuando se maná que caiga délas nubes... es gana de perpusieron de acuerdo para acabar de golpe y der el tiempo. porrazo con la mendicidad y con i a golfería Como lo era también, y lo sabíamos todos, andante, aunque no han tardado mucho tiem- aquel charlar sin tino enalteciendo la actividad po en demostrar que no les llamaba Dios por y las dotes diplomáticas de D Mengano y don ese camino. Perencejo, á quienes se debería, ¡por fin! la ¡Ahora sí que va de veras! -decían los construcción de la Gran Vía. El público, que papeles públicos, henchidos de entusiasmo. -suele tener un olfato muy fino para estas cosas, Se van á pegar carteles en todas las entradas olió que todo aquello de subastas, contratos y de la corte anunciando que está prohibido pe- escrituras era pura comedia, y no se apeaba de dir limosna; los desdichados que duermen en su burro ni aun viendo retratados al ingeniero los quicios de las puertas van á tener cama y tal y al representante de la casa cuál, que de hogar, se van á convertir en hombres útiles... un momento á otro iban á empezar las obras, ¡Ya se han recogido algunas docenas! ¡Ya los haciendo felices á millares de obreros. han lavado! ¡Ya les han cortado el pelo! ¡Ya Bueno, pues acertó el público; la Gran Vía parecen otros! El castillo de Villavíciosa les no se hace ahora tampoco, y todo se ha reduespera. La escuela va á regenerarlos... Salte- cido á que unos apreciables primistas han permos de alegría, señores! ¡Nuestra europeiza- dido ¡o diez mil duros que pusieron como anción empieza! zuelo para pescar cien mil; pero los señores ¡Que había de empezar! ¡Así, á tontas y á activos y hábiles siguen pasando por hábiles y locas, no se europeiza nadie, y la plancha estaba activos después de dejarse engañar como tórtoprevista. Los propósitos eran buenos, la ¡dea las; los de los retratos, retratados están para magnífica, pero ¿con qué medios contaban el que los pongamos en un marco si queremos, gobernador y el alcalde para salirse con la suya? y aquí no ha pasado nada. Con ninguno. Lo de la caridad inagotable Digo, sí: ha pasado que la mitad de los casedel pueblo de Madrid y el concurso de las ros de Madrid, hombres previsores y enamoAsociaciones benéficas son respectivamente rados del ideal, se apresuraron á subir extramúsica celestial y coplas de Calaínos. A los ordinariamente los alquileres por si la Gran pocos meses, y á pesar de tómbolas, rifas, Vía quedaba concluida dentro de diez años. Ya beneficios y donativos de todas clases, ni los no hay tal vía ni tales carneros; pero ¿quieren golfos tenían camisa que ponerse, ni había modo ustedes apostar algo á que no los bajan? ¡Qué han de bajar! Aquí se suoe toao con cualquier pretexto, pero no se rebaja el precio de nada ni á tiros. ¡Y todavía hay almas candidas que creen que cuando se supriman los consumos les va á salir la alimentación por una friolera! SINESIO DELGADO LA SEMANA FINANCIERA T esde el primer día de la semana pasada se ha abierto la contratación del Interior al próximo; la doble, que ese día era de 3o céntimos, ya no valía más que 20 el sábado. Este es un indicio seguro de que abunda el dinero y de que la liquidación de fin de mes se hará en buenas condiciones. Las disposiciones de nuestro mercado son inmejorables; mientras en París bajaban, sin dejarnos impresionar, manteníamos aquí los cambios; cuando las Bolsas extranjeras han subido, hemos seguido su ejemplo. El Interior gana 20 céntimos en ocho días, quedaba el sábado á 79,20; el Amortizable sube 25 céntimos, valía 99,45, las acciones del Banco, que alcanzaron el cambio de 420, quedaban á 419, ganando un entero y medio. El único valor que ha bajado han sido los Tabacos, que pierden un duro y medio y cotizaban el sábado á 3 y 3. Los francos siguen oscilando alrededor de 23 por 100; el último cambio cotizado ha sido 23,25. Para explicar la firmeza del mercado se h í dicho que muchos tenedores de obligaciones del Tesoro no aceptarán la prórroga y emplearán su dinero en Interior ó en Amortizable. En París hubo al principio de la semana un poco de indecisión; algo reaccionó la Bolsa, impresionada por el incidente franco- venezolano, por el temor de que se agravara la situación al querer conmemorar los obreros las jornadas sangrientas del año pasado, y por el pánico que se había apoderado en Londres del mercado de valores sud- afrícanos. Duraron poco las malas impresiones, y fuera délas minas de oro, que pierden terreno durante la semana, y de los valores rusos, que también bajan, los demás valores quedaban el sábado á cambios más altos que hace ocho rlías. El Banco Imperial de Rusia ha elevado al 8 por ioo el tipo de su descuento; aunque la situación interior del Imperio ha mejorado, pasará mucho tiempo antes de que vuelva la normalidad absoluta. El 4 por 100 ruso pierde 4,70 por j 00, quedando el sábado á 83. Del Transvaal no hay noticias serias que puedan indicar lo que el porvenir reserva á sus minas. Un día se muestra optimista el mercado porque llegan buenas impresiones referentes á la producción; otro día se habla de dificultades para la mano de obra. La especulación no pue de orientarse, y así se explica que de cuando er cuando se produzcan pánicos como el del viernes. Ese día perdía la Goldfields 9 francos, comparando sus precios con los del sábado anterior. Al final de la semana recupera algo del terreno perdido: vale 144, perdiendo sólo 5 francos. En cambio el Exterior queda á 92,35, ani mado con el rumor de que el Gobierno español, convencido después de la discusión sobre el Estampillado de que es imposible evitar el fraude, piensa suprimir el affidavit. La Renta francesa sube á 1 5, empujada por constantes compras de las Cajas de Ahorros. De la Conferencia de Algeciras se ha hablado poco. Han desaparecido los temores de que se hacía eco la Prensa cuando empezaron las discusiones; ahora los mercados creen que la Conferencia puede cumplir su misión civilizadora sin rozamientos y sin conflictos.