Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C SÁBADO 27 DE ENERO DE IQOÓ. PAG. 11. EDI C O N i. a procede por comparación con otro hecho ducido entre el espíritu de cíase y el esanálogo, sin tomar en cuenta para nada píritu tocal. Ya se hace referencia, más las condiciones de lugar y de tiempo en ó menos exacta, pero siempre poco faque el uno se verificó y el otro hs de ve- vorable, de! desvío entre el elemento ciCRÓNICA TELEGRÁFICA rificarse. Así se proyecta, así se legisla, vil y el elemento militar. Y como quiera Viernes, 26, 8 así se gobierna, sin que el éxito infeliz que los repetidos y ruidosos atentados ITA BEATA. Ha cesado el aire Norte que así se obtiene nos enseñe nada. del anarquismo han dado á la capital cacon sus ráfagas heladas al pasar sobre Jos En la esfera del poder público se re- talana el carácter de uno de los grandes picachos nevados de la Serranía de Ronda. Ya focos libertarios, se supone labor honda no hace frío, el tremendo frío de ayer, desusa- produce este mal con harta frecuencia; pero el defecto no es sólo de los gober- de éstos en los cuarteles, y se hacen fado en estas tierras donde florece el naranjo. Como canta Mignon, el cielo está cubierto. nantes; lo es también de los gobernados. tídicos augurios sobre el divorcio de esUna gran masa gris, densa y húmeda se cierne En la actualidad tenemos de ello ejem- píritu de la fuerza armada y de Ja bursobre nosotros. Las limpias calles están desier- plos poco envidiables. Durante siglos he- guesía. Es decir, estamos ya en estudio tas. La gente teme la próxima lluvia y se refu- mos vivido cuidándonos poco ó 1 a ¡a del por ese lado. No hay para qué decir lo gia en reclusión morisca y apacible en el fondo efecto que nuestras cosas hacían en el ex- que sucedería si alguno de los nefastos áe sus casitas blancas herméticamente cerradas. tranjero. La frase despectiva cosas de pronósticos se realizara. Atravieso la villa y entro en el hall del hotel España tuvo, sin duda, ahí su origen. MANUEL TROYANO Cristina en busca de impresiones entre los diplomáticos extranjeros que, á la inversa de Pero todo ello pudo pasar en una época nuestros representantes, obstinados en tirana de escasa fuerza expansiva de los pueblos reserva, suelen comunicar á sus compatriotas cuando cada uno, dentro del patrio solar, IMPRESIONES periodistas sus impresiones ó sugerirles ideas reformaba su vida, rehacía sus instrumenfecundas. tos de trabajo, su educación, sus recurPARLAMENTARÍAS Y mientras entro mascullando mi proyecto, sos, con arreglo á las necesidades moder- C OBRE LO M I S M O Más mesura y frialsonrío pensando que para transmitir impresio- nas. dad que en el día anterior debemos poner nes y sugerir ideas acaso no sea voluntad lo Fue posible entonces que la naciona- hoy en nuestras palabras: sesiones como la de que les falta. lidad española pasase sin naufragio por ayer deciden por sí mismas, sin comentarios, Las chimeneas de! salón están encendidas del prestigio de un régimen. El Sr. Soriano Al través de los cerrados ventanales se ve el el deshecho temporal del año 1873, con comenzó manifestando que deseaba mantenerse mar gris con grandes manchas verdes. El pai- la guerra carlista, que nos cortaba las vías en la misma serenidad de que hasta ahora- -sesaje es de invierno y la bruma cierra el hori- terrestres de comunicación con el ex- gún el orador- -ha dado pruebas. Su coneienzonte. tranjero, perjudicando á los capitales de cia está tranquila; nadie podrá decir que lleva El gatazo bljanco de Angora, que ya cono- éste empleados en nuestros ferrocarriles miras interesadas á la política. Y entrando ya céis, dormita feliz y perezoso sobre el regazo y dañando á su comercio; con la guerra en materia le importa al Sr. Soriano que se de una dama que contempla las lejanías del mar cantonal, que parecía romper en pedazos aclare lo dicho acerca de sus denuncias por el en actitud indolente. Sólo se oye el discreto señor conde de San Luís. ¿Podrá ser depresisusurro de conversaciones sostenidas en voz la nación y paseaba por las costas de la vo para un diputado- -dice el orador- -el traer Península los barcos de la Armada su- denuncias al Parlamento? N o en caso contrabaja alrededor de las mesitas donde humea blevados en Cartagena, declarados pira- rio no se podría ejercer la función fiscalízadoel t é No se habla de la Conferencia en ninguna tas y apresados como tales por buques ra. No le importa al Sr. Soriaao lo que haya parte. En algunos rincones se flirtea, en otros ingleses y alemanes reunidos; con la gue- hecho el denunciador del marqués de Cayo del se habla de Rusia, en algunos de arte. rra de Cuba, el apresamiento del Vírgi- Rey; el Sr. Soriano se encontró con las pruePregunto y me dicen que Tattenbach y su nius y el fusilamiento de parte de su tri- bas de un hecho y formuló con arreglo á ellas esposa, que, por cierto, domina el castellano, pulación; con el cupón de la Deuda pú- su denuncia. Y respecto á lo que jnanifestó el reciben en estos momentos á algunos periodis- blica sin pagar, no obstante hallarse en abogado del Estado, el señor conde está en tas alemanes y á otros que, sin serlo, aman la un error. E ¡Sr. Soriano lee un documento manos de extranjeros gran cantidad de en que se prueba que el dicho abogado no dijo pd germánica. Paseo a lo largo del salón charlando sin ave- títulos; con la falta de seguridad en cam- lo que le atribuyó el señor conde. La denunriguar nada nuevo; bebo también té, fumo pos y poblaciones, que daba lugar á re- cia abarcaba dos partes- -interrumpe el señor varios cigarrillos egipcios y vuelvo á marchar- clamaciones frecuentes; con la debilidad conde; -una relativa al cobro del cupón; otra me convencido de que hoy la tarea del cronista de aquellos Gobiernos que no habría per- que toca el pago del impuesto de utilidades. en este día de pausa se reduce á dar cuenta del mitido contener á las masas proletarias Lo que S. S. lee se refiere, no al primer punaburrimiento que nos va invadiendo, incapaz si éstas se hubieran lanzado sobre las cla- to, sino al segundo. de disipar, ni aun con los esfuerzos de los ses acomodadas, como de hecho ocurrió Después de esto el Sr. Soriano pasa á hailustres compatriotas que nos representan, para en casos, por fortuna, bastante raros. blar de Jo dicho por la dirección de la Deuda. excitar nuestros nervios aplomados y dóciles Pues bien: piénsese en lo que habría Esta Dirección dijo otra cosa que ¡o que el secon su desvío y alejamiento de nosotros. la atribuye; Soriano expone sucedido si el estado del derecho inter- ñor conde la Dirección. el Sr. que dice S. S. -lo que dijo Eso Luis PARÍS nacional y la fuerza de expansión de las vuelve á interrumpir el señor conde- -no lo Potencias hubieran sido entonces como dijo la Dirección, sino el Negociado. ¡Es lo son ahora, ó en lo que sucedería si se mismo! grita el Sr. Soriano. ¡No, no; no reprodujeran al presente aquellas terri- es lo mismo! se contesta á gritos en la minobles circunstancias. Con una sola de las ría conservadora. Ha dicho S. S. también- -que han sido enumeradas bastaría para prosigue el Sr. Soriano- -que lo que estaba prohibido era el cobrar los títulos, no el teEFICIENCIA Podremos los españo- que se nos pusiera en el anfiteatro de nerlos. Pues bien- -añade el orador- -aquí está DE RAZA les alcanzar más ó me- disección. Sin embargo, todo ello parece la Real orden que dice lo contrarío. jC! anos espacio con la mirada rectilínea, ver, que está olvidado é inadvertido. Se cede, ro! -interrumpe de nuevo el señor conde de además del primer término de las cosas y como entonces, á los motivos más per- San Luis. ¡Esa Real orden es de 1902 y la de los hechos, un segundo, un tercero, sonales, á los impulsos últimos y ciegos, denuncia es de 1900 J El Sr. Soriano sigue un cuarto término, según la perspicacia sin echar una mirada alrededor. Y eso manifestando que si se necesitan pruebas, éstas de cada uno; pero la mirada al rededor, que tenemos dentro de casa á los con- serán presentadas. Además, el Sr. Soriaño ha lo que propiamente se llama circunspec- ferenciantes de Algeciras, para observar- leído con asombro y pena en los periódicos ción, es entre nosotros facultad rarísima. nos más de cerca, y las negociaciones que este debate no tiene interés nacional. Sí lo ó el Se manifestará en tal ó cual entendimien- para la boda del Rey, que atraen con do- tiene; y aejuí hay un dilema: señor Sr. Soriano es culpable de calumnia ó el marqués de to escogido; en la masa no se da. ble motivo las miradas de los extraños Cayo del Rey lo es de defraudación. El señor Este fenómeno mental explica muchos sobre nuestro país. Soriano le anuncia al señor conde de San Luis juicios, resoluciones, actos, que de otra Ya la Prensa extranjera se ocupa con para mañana otra denuncia y con esto da por manera no tendrían explicación alguna. alarmante cuidado, no sólo de lo ocurri- terminado su discurso. Con una facilidad lamentable se prescin- do en Barcelona, sino de lo que ocurre Nada nuevo hemos encontrado en ej discurde de las circunstancias al tomar una de- y de lo que puede ocurrir. Ya se conoce so del Sr. Soriano. El señor conde de San terminación y al realizarla. A lo sumo se bien el antagonismo que allí se ha pro- Luis comienza manifestando que puesto que él DESDE ALGECIRAS V CRÓNICA POLÍTICA D