Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 SOpU 3i3O0 U 3 OÍip SSS 3 3 nb -U 3 ou inE joj jsqeq jod snb so X souu 2. U 3 uejs mb SOJ A oi ¡e 3 S 83 aouas sofe. iA msa anb so ofeqe. j 3 jep s opKÍzq u? q oX O saaqod so t b eun ao. j ¡w opeourps 3i omsiuu oX IOIMS UEaf? un Xos oj ¿so- uooog? ¿BS 3 S 3 euioaq snf) 3 JII 3 UÍ -B 3 UE; UBJSU; ojssíuoo sdBd o p í u m u s j Biqei ¿soimuiop sojjssnA ap sajqod so B JUODOS SJIKCI vnpesiyj B SSUJ speo ¿Etfsajus psjsn ES -usid pep ¡íUE 3 pnb? sSuEsae ap OUE 3; SS ¡3 Jousg- -ji; o spidtuí 3 ou ojs 3 anb ss ouioo ísopío so ¡opEdsi Eij as ajpsDOE ajamb ou 2 nb ¡e i un 3 A 3 ad opueno Je; ¡n 33 d ss 3 snb o; s 3 un uoa X O mblll 34I B UO 3 CZíqül E OpE UEA 3 Slf s s Lz. p ua JI 0 U 3 S 3 UO 3 3 S. IBSB 3 BIJB 3 S 3 p, Í 3 Op EU 3 nq Bun 3 U 3 tJ iBiDuspyuoa p ouo; ua opipeue eq X ZOA E ¡opEÍeq t y OpE 33 J 3 Aod S 0 p 3 p SIU Síip SO SOpOJ JE 3 Süd 3 p Z 3 A U 3 0 ¡dlU 3 fo Jod BpU 3 ¡J B f l o 3 apíui ns B esoo EJ O E asiíoipap Bupod d HOWY A NO! 3 YD 3 Nav D a v a a YD 3 xonaia 92 BIBLIOTECA DE 8 A B C ABNEGACIÓN Y AMOR 93 3o de Mayo. -Seis go! pes serán suficientes, señor notario, y luego rabiaremos. El Sr. Onésimo Dupuis dijo que no tenia prisa, y acercándose, miró el tablero. Iba yo á jugar y empezaba á mover una de mis torres cuando exc smó con viveza: -No, no. señorita, hay que guardarse con la reina. -Es verdad- -dijo papá; ¿sabe usted jugar al ajedrez? -Sí, ¡ugaba todos los días con el conde. -Entonces, aconseje usted á Micaelita, pero después de las torpezas que ha cometido, no creo que paeda luchar mucho tiempo á pesar de su alianza con usted. O mis torpezas no habían sido tan graves, ó mi aliado era de primera fuerza, porque duró la lucha más de una hora, y dos veces e! rey enemigo se libró á duras penas de un peligro inminente. Sucumbimos al fin, pero fue gSoriosa ¡a derrota. Papá exclamó encantado: ¡Qué sorpresa! ¡No esperaba encontrar en Varsange un jugador tan fuerte! ¿Nos batiremos? ¿Cuándo estará usted libre? -Desgraciadamente- -dijo el Sr. Dupuis, -tengo ocupadas las huras de la tarde; únicamente de noche... ¿De noche? Perfectamente- -dijo papá con alegría; -vaya, que sea de noche; entonces, todas las noches. V ahora hablemos de negocios. Despacharon pronto; papá esiaDa tan contento, que accedió sin discusión á todas las ventajas reclamadas por el Sr. Onésimo en favor del nuevo colono; nunca se ha demostrado mejor Jo muy útil que es para un notario el saber jugar a! ajedrez. Quise aprovechar el buen humor de mi padre y hablé de la cuestión de los subsidios; quedó satisfactoriamente resuelta se- acordó que, desde c! día siguiente, empezaría á visitar á. los pobres bajo ia Hoy, primera visita á los pobres de mis dominios. He aquí mis impresiones: Jamás había yo visto pobres, á no ser en la puerta de las iglesias de París, doi- de mujeres famélicas llevan en los brazos criaturas escuáüdasy descarnadas. Aquí, nada semejante: i iños mofletudos, bonitos y con la cara sucia; las mujeres, acostumbradas á las labores del campo, son fuertes y robustas. Pobres y ricos, todos trabajan, y es imposible dísringuir el bienestar de la miseria; las casas me han parecido iguales; en todas partes los muebles indispensables, camas, mesas, sillas, un armario viejo, nada de superfluo, ningún lujo, ni limpieza siquiera. Todo está sucio, y c e o que esta es la característica de los pueblos del Franco- Condado; todo está sucio, desde el suelo rugoso que no lavan nunca, hasta las sábanas de gruesa tela; en todas partes campean el desorden, la pereza y el abandono. Nuestro pueblo, situado en una altura, abre, mirando hacia el mediodía, sus puertas y sus ventanas; pero ios rayos del sol mueren al llegar á las paredes ennegrecidas de las habitaciones; con un ligero blanqueo, esas viviendas sombrías se volverían claras y risueñas. Lo he dicho á la Sra. Jacobs, se ha apresurado á sermonear en todas las casas adonde me ha conducido. Ese sermón molestaba, hería la susceptibilidad y no corregía; he sacado la consecuencia de que era torpe y de que su palabra no tenía la influencia que el Sr. Onésimo le atribuye. Se necesita algo más. ¿Qué? No lo sé. He resuelto consagrar al blanqueo y á la limpieza los primeros subsidios. Quiero empezar por la casa de una mujer que padece tercianas. El cuarto donde penetré exhalaba olor de podredumbre: un examen rápido rae hizo descubrir pe- dirección de la Sra. Jacooa, laduras de legumbres ea todos los rincones; k enferma