Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. jlíEVFS 2 5 DE ENERO D E ¡906. PAG. 10. EDICIÓN 3. a No as tivible que la víctima se arrojase y quedara cs i de pie en el fondo del Canal y con el cuerpo doblado hacia adelante bajo el puente. Tampoco es admisible que la corriente pudiese arrastrar el peso déla víctima, porque el agua no ¡leva fuerza. La declaración de este testigo dará lugar á que comparezca el guarda de noche por si ha visto ú oído algo, aunque es difícil, porque la zona de cuya vigilancia está encargado tiene más de dos kilómetros. La declaración prestada por la chica, entre sollozos y ¿grimas, fue negando las palabras que ie atribuyen la señora de la víctima y la churrera. X f A R E O Esto hizo necesario un careo en tre la pequeña declarante y! as dos aludidas, ¡as cuales es de suponer que sostendrían lo que manifestaron, y la. chica por su parte se afirmaríst en negar acongojada y ¡lena de zozobra, á pesar de las seguridades que la daban de que nada le pasaría. X f J A R A LA T A R D E Esta tarde compare cerán el padre de la chica y algún otro testigo. La impresión general es que hoy no será decretada ¡a libertad de Felipe Guerrero. diputado Sr. Alba y muchas señoras que proSe dice que hoy almorzará e! Rey con su rrumpieron en aclamaciones cuando el tren se prometida, y se insiste en la próxima llegada de detuvo. S. M la Reina. En un grupo de señoras gritaron: ¡Viva la Obsérvase extraordinario aumento de turisnovia! y el Rey se descubrió; hizo una pro- tas. Muchos de ellos, españoles, han traído sus funda cortesía y dijo sonriendo: automóviles. Entre nuestros compatriotas figu Todavía no la hay. ran los Sres. lirculiu y marqués de Santo DoAl partir el tren se repitieron las manifesta- mingo. -Levelfield. ciones de entusiasmo. -Ricardo. X C a n Sebastián, 25, 2 t. Esta mañana, á las X C a n Sebastián, 24, 5 t. Se están ultimando nueve, salió de Miramar S. M el Rey en los preparativos en Miramar para recibir el automóvil Panhard, de 35 caballos, acompaal Rey. ñado por el genera! Pacheco. Ha llegado el personal palatino que ha de En otro automóvil ¡e seguían su ayudante prestar aquí servicio y el jefe del gabinete te- Sr. Loriga y el marqués de Viana. legráfico. Media hora antes y también en automóvil Las fuerzas de la Guardia civil que habían habían salido el gobernador civil y el marqués venido de la corte, salen ahora para cubrir la de Tov r. E! gobernador- despidió á D Alcarrera hasta Jrún. fonso en la frontera y regresó á San Sebastián. También los miqueletes custodiarán la línea S. M hizo el viaje felizmente, y ha almorférrea hasta Zumárraga. zado en Biarritz con sus acompañantes. -Cruz. El gobernador, el presidente de la DiputaX ción y el vicepresidente de la Comisión provincial, han salido á esperar al Rey hasta Zumárraga con los jefes de la Guardia civil y de O i a r r i t z 25, 10,42 m. En este momento los miqueletes. llega el Rey D Alfonso en automóvil á El marqués de Tovar ha salido para Bia- la villa Mouriscot. -Levelfield. rritz, de donde regresará esta noche. -Cruz. X Vitoria, 24, 10 n. Acaba de pasar S. M el Rey en tren especial con dirección á San Sebastián. Las autoridades han salido á saluPOR TELÉGRAFO darle á la estación. I a Conferencia de ayer. X Algeciras, 24, 2 f. A las diez en punte TJiarritz, 24, 7 t. Todo está preparado aquí de la mañana se reunió hoy ¡a Conferencia, para recibir al Rey. Se asegura que ia entrevista entre S. M el que terminó poco después de las doce y media. El sábado saldrá para San Sebastián Su Rey y la princesa Ena de Battenberg se verifiMajestad doña María Cristina. De ella se ha facilitado á la Prensa la nota La augusta señora recibirá en Miramar la cará mañana á las doce y media del mediodía oficiosa siguiente: o en la villa Mouriscot. -Levelfieíd. Ei presidente dio lectura al telegrama de visita de los príncipes de Battenberg y de su S. M el Rey contestando en términos afecX hija! a princesa Ena ei domingo, siendo muy tuosos al de felicitación que le dirigió la ConC a n Sebastián, 25, 1 m. El rápido, en que probable que al otro día vayan á Biarrítz Su venía el Rey acompañado de sus ayudan- ferencia, y haciendo votos por el éxito feliz de JViajestad ia Reina y el joven Soberano de Essus trabajas. paña á devolver la visita á los Príncipes, quie- tes, llegó á esta capital á las once de la noche. En ia estación, que estaba adornada con Leyóse después ¡a traducción francesa del nes les obsequiarán con un banquete en la villa plantas y flores, esperaban e! eíemento oficial, discurso pronunciado por el Mokri en la se MourJscot. varios particulares y algunas señoras. síón anterior. Recuerda este documento que X ¡El Rey llevaba abrigo g r i s y sombrero en ¡os instantes en que el Sultán se preocupaPOR TELÉGRAFO Y TELEFONO ba en preparar reformas en su Imperio, estalló IDiarritz, 2 j, 12 ni. La princesa Ena de Baí- hongo. El alcalde, marqués de Rocaverde, dio la una revolución que le obligó á concentrar to íenberg sa ¡e muy poco de la villa Mouriscot, pava evitar indiscreciones, pues hay aquí bienvenida al Rey, y después de saludar Su dos sus esfuerzos para reprimirla. una verdadera nube de fotógrafos y reporters. Majestad á las autoridades, montó en un auto Por otra parte, añade, pareció útil al SulHa llegado el marqués de Vilialobar, pro- móvil cerrado, acompañado de ¡os Sres. Lori- tán consultar á sus consejeros y á los notables cedente de Madrid. Dícese que viene con ga y San Román, dirigiéndose al palacio de de su corte acerca de la oportunidad de con objeto de ultimar con la princesa Beatriz los Miramar por el puente de María Cristina, que sultar también á las Potencias sobre las refor detalles de la entrevista déla princesa Ena con estaba iluminado como en el verano y por la mas proyectadas y los medios necesarios de calle de San Alartín. procurarse recursos para su aplicación, dentro D Alfonso X 3I3. En otro automóvil seguían al de! Rey e ¡ge- de los ¡imites de independencia de MarrueDeseando guardar el más estricto incógnito cos y de sus leyes religiosas y costumbre lo hsste después de dicha entrevista, la princesa neral Pacheco y el marqués de Viana. D. Alfonso encargó á las autoridades que cales. Ena no acepta invitación alguna. Han llegado muchos aristócratas españoles, no se molestasen subiendo á Miramar, y aña Habiendo puesto España la ciudad de Alentre ellos el conde de la Vinaza, que prepara dió que mañana tampoco concederá audiencias. gecíras á disposición de las Potencias, la dele E! Rey saldrá de Palacio para Biarritz á las gación marroquí cuenta con el apoyo y los una espiéndida fiesta en la villa Trois Fontaines, consejos de éstas para discutir las mejores recreyéndose que asistirá á ella S. M el Rey. jiueve y media. Al llegar á la villa francesa celebrará la pri- formas, que, después de ser admitidas poi X ondres, 24, 11 m. Daily Telegraph publica mera entrevista con la princesa Ena de Batten- unanimidad, han de ser aplicadas con el consentimiento de S. M Sheriffiana. telegramas de su corresponsal en Biarritz, berg. Desde Zumárraga acompañaban al Rey el Convendrá, ante todo, examinar ¡a cuesque ha celebrado una entrevista con el profesor Bergmann, de Berlín, acerca de la boda de gobernador civil y las demás autoridades que tión de organización de las fuerzas de policía habían ido á recibirle al límite de la provincia. en los centros principales, para extenderla D. Alfonso X 1 J con la princesa Ena. Créese que S. M permanecerá aquí duran- gradualmente al resto del Imperio. Bergmann cree que el Kaiser asistirá á la Además deben ser examinadas con deteniboda, pues desea manifestar su simpatía al Rey te cuatro días. Cuando D. Alfonso llegó á Miramar habló miento otras cuestiones, tales como las mejode España y hacer cesar los rumores según ras en la Hacienda; la represión del contralos cuales no miraba la boda con agrado por- telefónicamente con la Reina. que había esperado en una alianza del Monarca El general Pacheco ha llegado algo indis- bando en general; ¡a prohibición de importar armas de guerra y de caza sin orden expresa español con la princesa de Mecklenburgo. puesto. El viaje desde Madrid se ha efectuado sin del Sultán; la de curso de ¡a moneda marroX quí; la de percepción de impuestos agrícolas novedad. ai! adoíiH, 24, 4 t. A las dos y cuarenta y En las estaciones de! tránsito saludaron al sobre marroquíes y protegidos; ia de creación ocho minutos ha pasado por esta estaRey las autoridades ¡ocales y el pueblo. -Cruz. de nuevos impuestos al Banco; la de aplicación el tren rápido que conduce á S. M ción de los artículos del tratado de Madrid En ios andeos estaba formada una sección X de guardias civles. 3i arrítz, 25, JO m. Aunque se ha asegurado de 1880, y la dirección y mejoramiento de ios Esperaban el paso del Monarca, para cura que l, a princesa Ena paseó ayer en auto- puertos y de las demás obras públicas. pliracníarle, íc- s oríncipes Clunizvo y Eelipe, el móvil eléctrico, puedo afirmar que no salió de E 1 Sr. Pérez Caballero leyó i ¡i nueve regobernados civil el alcalde, los concejales, el la villa Mouriscot dacción de ¡os artículos aprobados ei día. ante- EL REY EN BIARRITZ LA CONFERENCIA DE ALGECIRAS