Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B C. JUEVES 25 DE ENERO DE 1906. PAG 7. EDICIÓN jóvenes, candidas en su mirar brillante, sanas y fuertes con reir sonoro, yo solitario, yo poeta, fui deshojando verlsos como flores. Versos fogosos y gentiles á ina belleza, fatigada como la tarde, de cuerpí esplendoroso como la fogarada de un crepús culo, de mirar tardo y anhelante como la luz d la estrella Venus. CRISTÓBAL DE CASTRO G ACETILLA RIMADA AZULES ACTUALIDADES ...Yo me plazco viviendo en lo azil, y en ¿I me embriago... No se me aparece Ja Muerte fea si el si: dario es azul... Todas Jas lejanías soberanamente bellas son azules... (Palabras de Jl. Sawa en el jllmanaque de J Vetctsco para Í 906. ¡Con qué razón dice Sawa que todas las leja lías soberanamente bellas tít A SU JB son azules... Fue mi dicha siempre lo azul... Ya les daban añil á mis camisitas cuando yo era niño... y de esto hace más de cuatro días... Nada rae ha encantado como la leyenda curiosísima de Barba- Azul... Mis delirios de amor, si bien se examinan, son azules de derecha á izquierda y de abajo á arriba, En el jardín de mi ensueño hasta las flores rojizas son azules comunmente; y esta circunstancia unida á que los ojazos negros de la novia más bonita que he tenido son azules y á que, según mis noticias, en la capa de mi abuelo tuvo siempre la esclavina EL GENERAL CASTRO, PRESIDENTE QE LA REPÚBLICA DE VENEZUELA Y PROMOVEDOR DEL ACTUAL CONFLICTO CON FRANCIA LAS MUJERES DEL DÍA A L VOLVER DEL La hora crepuscular de PASEO entre dos luces, en las tardes claras y bellas, tiene en Madrid encantos singulares. Puesto el cronista en la Cibeles, atalaya varios paseos; pasan ante él tranvías atestados, lutoraóvíles como centellas, carruajes de trote iroso. Pasan á pie, entre boas delicados, entre faldas de malicioso recogimiento, entre sombreros grandes, con nerviosas plumas, las burguesitas de la Castellana, melancólicas bajo el íucero de la tarde. Suben el Prado arriba bulliciosas obreras y modistas de mantón, muy repeinadas, pintureras y ágiles. Vienen lentos, en fin, como una impedimenta de batalla, los inválidos del paseo, los viejos, subido el cuello del gabán, arrastrando temblones sus reúmas; las señoras de edad, de negro, con abrigos y toquillas sobre la cara, dejando tras de sí un rumor de carrasperas y de toses. De cuando en cuando el cronista se estremece; gallarda y opulenta, provocando, una mujer llega á lo lejos. Es una silueta de dibujo, con ojos negreantes bajo el velillo moteado; es un cuerpo mimado y señoril, garboso con 1 boa que lo acaricia, con un brazo el manguito hacia la cara, con e! otro recogiéndose ai primor. ¿Por qué esta mujer sola se nos lleva detrás et alma? He aquí un punto de singular filosofía. Nos volvemos hacia los grupos, donde caras fcelias y jóvenes debieran atraernos más vehementes, y sin embargo, ¡oh confesión! esta mujer, madura ya acaso, acaso fea, tal vez cscéptica en amores, es como imán para el deseo. Hacia ella vuelan mis suspiros; entre las plumas de su boa se enredan, como dijes, lindos versos; su falda revolante es la bandera de! soñar; esta belleza fatigada, esta alma quizás fría y escéptica, es milagrosa como la vara de Moisés; ante su sola vista mana á chorros la fuente algo tardía del entusiasmo. Miradla allí; vedla reinar de pie en la plataforma y decidme si aquella cara que no vemos, si aquel gesto señor que adivinamos, no piden un adiós galante. Yo se lo di, a pie de la diosa, en la hora augusta del crepúsculo, cuando la tarde fatigada es mas bella en su luz agónica, más tierna en los suspiros de sus brisas. Y ai volver del paseo, entre mujeres bellas y GUARDIAS EULOGIO GARCÍA LIMÓN Y SALVADOR SÁNCHEZ GONZÁLEZ, QUE EL DÍA 1 7 SOSTUVIERON UN TIROTEO CON UNA PARTIDA DE BANDOLEROS, RESULTANDO MUERTO EL BANDIDO EUSEB 1O PÉREZ (A) EL CHATO SEGUNDO DE LA PARTIDA DEL V 1 V 1 LLO Fot Fernáudes Y UNO LOS MÁS TEMIBLES CRIMINALES DE AQUELLA REGIÓN