Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 24 OE ENERO DE iqcé. PAG. 5. EDICIÓN i. Banco y que al mismo tiempo traería á España suficiente 010 para contrarrestar la influencia de las compras de Exterior que los españoles no dejarían de hacer al no existir ya el estampillado. Así se mataría dos pájaros de un tiro. un individuo cómo se ¡lama, dónde vive y cuántos hijos tiene. Siempre que las entidades oficiales nos buscan, es que se las traen, como dicen los señoritos que van a Novedades. Y por esa instintiva desconfianza es por la que tardamos en llenar esta hoja que, por lo preguntona, parece hoja del Ripalda. Ocho días he pasado contemplándola. Ayer, haciendo un esfuerzo volitivo, me aventuré á llenarla. Escribí primero mi nombre, con cierta vanidad de cabeza de familia; mi edad después, que es de treinta y cuatro años, para lo que las lectoras gusten mandar; a continuación mi estado, en una casilla, donde solo cabía una inicial y donde escribí una C, que tanto expresa casado como candido u otra cosa cualquiera; luego vacilé si declarar la profesión de abogado (iay ó la de escritor (dos veces ay! Eít tica. Sus apellidos me hicieron sonreír. Yo no sé de dónde diablos sacan estas gentes esos nombres tan raros. El pueblo de su naturaleza se salto de la casilla a él destinada. Nuestras domesticas son siempre de Santa Eulalia de Óseos o de la Puebla de Sanabna ó de otro lugar por el estilo, muy pequeño en el mapa, pero de quince letras para arriba, y, por tanto, muy grande pata meterlo en el padrón. Seguí llenando huecos, y después de haber sellado con la infamante frase Sirviente el destinado á la profesión déla muchacha, firme tranquilo Había desempeñado una de mis mas sagradas obligaciones. No se si bien ó mal, porque no quisa ¡eer una serie de penas, advertencias y conminaciones que al dorso del padrón est ¿in impresas para asustar a los que intenten evadirse sin aflojar la mosca, pero afirmo que procedí en k do con abx luta buena fe CRONIQUTLLAS p L PADRÓN PARA Hace diez días, un LAS CfcDtILAS empleado municipal entrego a mi criada la terrible ho ¿a. Colocóla mi domestica sobre la mesa del despacho, y allí ha permanecido en blanco hasta ayer por la tarde. Durante una semana he estado tropezando con el indiscreto papel y pensando: Hay que llenarle pero siempre he dejado para mejor -1 tf. 1 i K ISJI MADRID. LA RECtPCJON EN EL PALACIO REAL CON MOTIVO DEL SANTO DE D. ALFONSO XIII. SALIDA DE LOS CONCURRENTES AL BESAMANO i- ot Gom ocasión escribir las cinco ó seis líneas con que 5I Municipio se da por contento. Lo mismo que á mi os habrá ocurrido a osotros. No creo que exista un ciudadano tan solícito que haya cumplido sus deberes para con el padrón en el momento mismo de recibirle. ¿Por que esta pereza Pues muy sencillo Porque el temor a entablar tratos con la Administración es instintivo. Ante la satinada hoja de grueso papel y cuidada impresión, sentimos miedo Nos da horror encajonarnos con nuestra familia en los rincones apartados que forman aquellas rayas y rayitas de tinta semejantes a los barrotes de una reja carcelaria. Cuando el Estado nos pregunta tantas cosas y nos obliga a clasificarnos, mala señal. Con tan inquisitivo ínteres, algo quiete. Jamas para repartir dinero a prorrateo le han preguntado a blanco quedaron las casillas de contribución industrial (que no pago) haber anual (que no percibo) y carruajes de lujo (que ¡buenos están los tiempos! Por último, estampé en guarismos el alquiler de mi habitación, y al hacerlo note algo así como si me hubieían clavado. Barrunte que allí estaba el hueso Y piesentí lo cara que me saldría aquella confesión... ¡Que hemos de hacerle Terminada mi inscripción, comencé la de mi mujer, que se verificó sin dificultades. Una vez tan solo tuve que llamarla para que me dijera su edad. jTerrible y femenino arcano! Me dicto un número de años que yo escribí Ella sabrá si engaña o no al Concejo. De todos modos, en poco podra ser porque es joven. Tenemos C para rato en la casilla correspondiente. Y 110 después el interrogatorio déla domes- 1 Lo que no sentí fue ese orgullo que dicen siente el buen ciudadano cuando cumple sus deberes Yo me quede como si tal cosa Un poco triste por adivinar el resultado que todo aquello tendría y otro poco pensativo, pues no podía esplicarme cómo los romanos daban tanta importancia al titulo de cives que tales molestias acarrea. A no ser que los romanos tuvieran el tiempo de mas y les gustara Henar padrones. Aunque ya sé, malicioso lector, que no habría caso, toda vez que los Municipios se fundaron mucho después de la dominación 10 mana. No vayas a creer que yo soy también de los que ven auroras boreales en la punta de un cable del tranvía. Luis DE TAPIA