Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Conservación indefinida y garantizada de los vinos, por débiles que sean, empleando para EVITAR Ó CURAR Constipado, Tos, Males d Garganta, e Laringitis, Ronquera, Bronquitis, Catarro, Irritación d Pecho, Asma, e Grippe, Influenza TOMAD LAS Invierno EL SALiFENOL Arreglo de todas clases de vinos agrios, agridulces y amargos. Catálogos y eonsultas gratis. R. Cantero: en Madrid, Huertas, 9, Barcelona, Codols, 29, Casa central, Pintor Sorolla, 17, Yalencia. Laboratorios químicos. Fuencarral, 27. CATÁLOGO GRATIS Compro ropas, maqs. Singer y objetos. I eganitos, O. PASTILLAS GERAUDEL 7 nacía tendréis que temer del frío ni la humedad. POR FUERTE QUE SEA, SE CUSA CON LAS PASTILLAS DEL OR. ANOREÜ Remedio pronto y seguro. En las T otíoas L PASTILLAS GERAUDEL gracias 4 la potencia de sus sutiles vapores antisépticos y balsámicos, conservan nuestras vías respiratoria en un estado de desinfección constante, que Ja pone a l abrigo de todas la enfermedades de origen micróbico. No entrando en su composición ninguna sustancia narcótica ni anestésica peligrosa, IOB ancianos y los niños pueden usar y aun abusar da ellas, sin el menor inconveniente. 9, ti PASTILLAS GÉRAUDELsohtlíaxidevenUentodtilubmntíFirmitlH. ¿MUEBLES DE OCASIÓN? Plaza del Ángel, 6. -131- CEMTR JABÓN MEDICINAL DE BREA Precio: 3 PTAS. LA CAJA con 3 pastillas DB VENTA EN LAS PRINCIPALES FARMACIAS, DROGUERÍAS V PERFUMERÍAS DE E S P A Ñ A ULTRAMAR Y E X T R A N I E H O PRUÉBENSE LOS CHOCOLATES D E L O S RR. P P BENEDICTINOS ÚNICO DEPÓSITO EN MADRID: LHARDY, CARRERA DE SAN JERÓNIMO, 6 78 BIBLIOTECA DÉ A B C 9 ABNEGACIÓN Y AMOR JQ nombre y mamá le interrumpió apresuradamente diciéndole: ¡Silencio! Ahí está Micaelita con un tono que conozco de sobra. ¡Silencio! Ahí está Micaelita. Desde que ne salido del convento, mamá abusa mucho de estas cuatro pala bras. M e humilla que me sigan tratando como á una chiquilla. Si mamá no hubiese dicho: Silencio! Ahí esta Wljcaelita no se me ocurriría preguntarme á mí misma cuál ha sido el motivo que ha obligado á ese conde de Varsange á vender á mi padre el castillo que lleva su nombre. 5 de JWctx o. Cuando he salido del convento, la madre María de los Angeles me ha recomendado que escribiera un diario. -E s una costumbre excelente- -me ha dicho; -así analizará usted sus sentimientos, podrá usted compren der ia razón de ser de muchas cosas. Creo que éstas han sido exactamente sus palabras. He prometido y obedezco. Además, estoy sola, siempre sola. Papá se entretiene con los hortelanos, con los jardineros, con no se cuántas distintas clases de obreros. Mamá se ocupa del gallinero, del palomar, de los quehaceres de la casa. Yo sólo tengo para distraerme mi piano, mis pinceles, mis libros y este diario. Examinaré, para pasar el tiempo, mis pensamientos íntimos. Pues bien, busco, indago y no encuentro nada que no pueda decir al universo entero. Lo que me preocupa es el arreglo de mi euarlo, donde en este mismo instante estoy escribiendo. Lo he escogido para mí porque tiene un delicioso aspecto de- cosa antigua, con SUJ colgaduras de sedas claras, sus maderas amarillentas y recortadas como un encaje, su esoeio de cuerpo entero, colocado sobre la repisa de la chimenea, que refleja mi imagen con tonos verduzcos. ¡Es precioso! He preguntado quién se miraba en ese espejo verde. Me han contestado que era! a condesa Edith, la primera mujer del conde, que habitaba el cuarto, que ocupo; murió joven y cerraron el cuarto. Esto me produjo cierto miedo. ¡Si le diera por aparecer; si tuviera el capricho de recorrer su antigua habitación... En estos viejos caserones todo es de temer. Una cosa me tranquiliza. Esa condesa Edith era una santa, todo el mundo lo afirma; no era como la condesa Laura, la segunda mujer de! conde; esa si que no es una santa. Mamá, al hablar de ella el otro día, ha dicho ¡esa perdida! y cuando ma ná dice ¡esa perdida lo ha dicho todo. Papá se. reía. He pedido explicaciones, no han querido dármelas. ¡Dios mío! No he llegado á ¡a edad de dieciocho años sin saber que una perdida es una mujer mala que todo el mundo desprecia; pero ¿qué relación puede ex stir entre una perdida y una condesa, una condesa vei cadera, que se ha casado con un conde auténtico? Esto es Jo que no entiendo. %2 de Mayo. No quisiera confesarlo, pero me aburro. Las torrecitas siguen siendo bonitas; la isla está preciosa con su cintura de árboles verdes, pero todo eso es monótono á la larga. Estoy sola aquí, no tengo amigas, no tengo hermanas, no tengo á nadie cuya risa sea eco de la mía. Mis padres son muy buenos, los quiero mucho y me alegraba inñni to de volver á su lado; pero mamá está siempre preocupada; al principio esto me inquietaba, temía que estuviera enferma y no quisiera decirlo, ó que tuviera alguna pena. He descubierto que los quehaceres domésticos son los que la dan ese aspecto; la compra de provisiones, las torpezas de Claudio ó de Mariana la ponen de mal humor;