Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
SUSCRIPCIÓN PA 30 ANTICIPADO Madrid, por cada mes, i So pesetas Provincias, 5 pts. trimestre. Trimestre: Portugal, 6 pesetas. Unión Postal, 8 francos. Administración: 55, Serrano, 55, Madrid N. 376. M A D R I D L U N E S 22 D E E N E R O D E 1906 NUMERO SUELTO, CINCO CÉNTIMOS EN TODA ESPAÑA ABC DE Umm PUBLICIDAD S O L I C Í T E N S E TARIFAS Anuncios económicos. Reclamos. Anuncios por palabra Noticias. Informaciones. Admin! stración: 55, Serrano, 55, Madrid Aguas Minerales de la Alameda (Guadarrama) Las mejores aguas de mesa reconocidas por la ciencia médica; curan radicalmente: reúma gotoso, cólicos nefriticos y hepáticos, cólicos biliares, dispepsias y malas digestiones, vías urinarias y demás enfermedades que dependan dei artritismo. Precio: Botella. O. tíO c e n t s y un litro sin envase, 0, 25. Depósito: Cava B a j a ¿a -T e l é f o n o 2 0 0 0 UuicuNcaf siu p i n t u r a s T e l 1.85 a. 5 1 9 l o u t e r a 5 1 Sucur sal n. o 1. Plíiza de San Miguel, n. 9 El Inodoro LIVERPOOli Á i A O C M L ffl LRSIGUÍ LOmAClOl. P T O Pm R PESETAS C I N C U E N T A Contra remesa de PESETAS C I N C U E N T A Y C I N C O enviamos este Aparato franco de portes y embalajes á cualquiera estación ferroviaria de España. CONCURSO DE LA LOTERÍA TAPAS para encuadernar la novela ABNEGACION Y AMOR. Cupón núm. 22 VALE NÚM. 17 GONZilLEZ -S. a C- SEVILUi SABAÑONES Y ALONSO Evítanse infaliblemente friccionando mañana y noche con mezcla de Ij zumo limón y 3i4 A g u a C o l o n i a O r i v e Sobra con un frasco de 3 rs. Exíjase la de O r i v e única que da tan felices resultados. Cuatro litros, 16 pts. estación. Y COGNAC BEL RüAl TÜSÜRO PÍDASE A 9IO BÍTII. IiADO FINO INIMITABLE AGUA DE AZAHAR cz Inimitable combatiendo d o l o r le c a b e z a j a q u e c a s u e n r a i g i a s Una dosis, 0,25 pts. Caja 10 dosis, 2 pts. Farms. 80 BIBLIOTECA DE GA B C ABNEGACIÓN Y AMOR 77 esto forma tal contraste con la inmutable serenidad de las monjas, que estoy desorientada. Además, temo ser para mamá una decepción; suponía que poseía yo brillantes aptitudes y se ha equivocado: toco mal el piano, no tengo voz y no me gusta dibujar. M i s palabras más ¡nocentes la hacen poner un gesto de mal humor, severo y displicente. El otro día decía á papá: -Francamente, no sé lo que esas monjas han enseñado á Micaelita; nada, absolutamente nada: es una niña, un 9 verdadera niña. Papá ha contestado con su habitual indulgencia: Déjala en paz; pobre chica! ¡Le sobra tiempo para pensar en ser formal! Ser formaK. ¿Es que también piensa él que no Jo soy, yo que tantos esfuerzos hago para darles gusto en todo? Esta injusticia me desespera. ¿Qué pueden echarme en cara? N o puede preocuparme á mí como á mamá que los pollos estén delgados, ó que los ratones se hayan CO mido los albaricoques; me es completamente indiferente, y adem s es natural que los ratones coman. M e regocijaba la idea de vivir siempre al lado de ellos. A h o r a no sé si estoy contenta ó disgustada. 2 J de Mayo. H e recibido una carta de mi mejor amiga: de M a r í a Roulot. N o s hemos prometido mutuamente que nos escribiríamos y que nos contaríamos t o d o Ella cumple su promesa. Hace sólo un mes que salió del convento y acaba de ir á un baile; mientras yo, desde hace seis meses que le dejé, no he tenido ni la más insignificante reunión, pues no puedo calificar de reuniones mundanas las partí das de bostón en casa de mi tía. El S r Roulot es coronel de un regimiento de caballería; ha dado un baile. María ha hecho los honores de su casa; tenía un traje de tul blanco y margaritas en el pelo; es muy guapa, ha tenido mucho éxito; ni un instante ha punttaguaos, ventanas con alféizares tan largos como nuestro salón de París, techos tan altos que es preciso levantar mucho la cabeza para ver el artesonado y largos salones algo lúgubres, algo imponentes, pero muy hermosos. Además, un parque con hermosos árboles, y una isla, una verdadera isla, con un río verdadero y un ouen- te, un verdadero puente. Y todo ello sólído. construído p o r gentes que pensaban edificar para sus descendientes. N o comprendo que haya quien venda semejante mansión. Preferiría morir de hambre á desprenderme de ella, y, sin embargo, no he nacido aquí. P o r eso tengo formado muy mal concepto del último propietario, del conde P e d r o de Varsange, un oficial de Artillería. Debe haber hecho algo malo, porque noches pasadas, al entrar yo eft el salón, pronunciaba papá su