Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-A B C. DOMÍNGO 2! DE ENERO DE 1906. PAG. 14. EDICIÓN 1. Hace varios años- -continúa diciendo- -pensó el Gobierno de Guatemala organizar su Ejército, y solicitó de España profesores para que diesen sus enseñanzas en la Escuela militar creada al efecto. Fué, entre ellos, el oficial de artillería D. BeniO jVlenacho, y allí prestó sus sei vicios, con la única interrupción de la guerra de Cuba, en la cual combatió con brillantez, logrando, como recompensa, un ascenso y dos cruces; al poco tiempo de regresar á Guatemala se vio obligado el Sr. Menacho á prese. itar la renuncia de su cargo en la Escuela militar, pues había fallecido el teniente coronel español, director de la Escuela, y al señor JWenacho no le pareció bien ponerse á las órdenes de un oficial guatemalteco, aue había sido alumno suyo Pensó trasladarse á la República Argentina, y cuando ya se hallaba á bordo de un buque alen án fue maltratado y hecho prisionero por una patrulla de soldados guatemaltecos, y esta es la hora en que dicho señor capitán de artillería está encerrado en una prisión, sin que conozca la causa, y sin que sepa hasta qué fecha; advirtiendo que el represenrante diplomático, Sr. Carrere, no ha tomado cartas en el asunto. Relata después otro escandaloso atropello de que fue víctima un comerciante español, y pasa á referir la historia del tantas veces citado diplomático Sr. Carrere, deduciendo que se había mezclado en determinadas inmoralidades, confabulaciones, ilegalidades de suma gravedad, que en algunos casos pudieron llegar á comprometer seriamente al Gobierno español. Da lectura á varios documentos notariales que demuestran sus afirmaciones, y pide que el señor Carrere sea conducido á España, con objeto de que dé cuenta de sus actos ante el ministro de Estado ó ante los Tribunales, si preciso fuera. Ocupándose después de los demás individuos jue constituyen nuestra representación diplomática y consular en el Centro de América, acusa (siempre valiéndose de documentos notariales) á unes de estafadores, á otros de falsificadores y á uno de asesino. Manifiesta que uno de dichos representantes, el Sr. Camacho, tiene en su familia personas influyentes que han formado parte de los Gobiernos españoles, y termina pidiéndola libertad del capitán de artillería Sr. Menacho, la del comerciante español Sr. Golpe y que se haga justicia. El Sr. MORET declara que el Gobierno es el primero interesado en esclarecer los hechos denunciados por el Sr. 1- erroux, y promete que desde hoy. mismo se dedicará con asiduidad á depurar las denuncias, valiéndose para ello de los mismos documentos que obran en poder de! Sr. Lerroux. Los Sres. LERROUX. y MORET rectifican. El Sr. ROMEO ruega al Gobierno que no se establezcs. como requisito indispensable para tomar parte en las oposiciones, la posesión de los títulos de licenciado ó de doctor. El Sr. MORET promete estudiar ei asunto. Los Sres. V 1 LLAPAD 1 ERNA, UDAETA y DE FEDERICO apoyan proposiciones de ley. 7 ORDEN DEL DÍA Continúa el debate sobre la reforma arancelaria. El Sr. RAHOLA continúa en el uso de la palabra. Encarece la necesidad de proteger á la agricultura y á la industria; analiza la perturbación que el estado de los cambios produce en todo productor, aunque ese perjuicio sea de momento y para mejorar después. En ningún país más que en España, dice, se habla de! consumidor para abaratarle Jos productos, pues el ideal debe ser la carestía como en los Estados Unidos, pero con jornales altos. Nosoiros venimos aquí á reclamar un régimen protector en nombre de los que auieren una España grande, próspera y feliz. Le contesta el Sr. SANüARIZ, en nombre de la Comisión. El Sr. RAHOLA niega que la protección nos llevara al aislamiento y cita como ventajas de la producción, el hecho de que apenas se elevaron jos derechos para la naftalina y el ácido fénico, se crearon en EsDaña dos fábricas de estas materias químicas. El Sr. GANDAR 1 AS declara que los criterios cerrados tanto de proteccionismo lomo de libre cambio, están llamados á desaparecer, y añade: Es preciso que el Gobierno haga declaraciones categóricas. El señor ministro de HACIENDA: Eso el señor Osma, qu según algunos, es el que lleva la batuta. (El Sr. Osma hace signos negativos. Aquí el mismo Sr. Puigcerver ha reconocido que no se puede hacer más que un arancel protector. Varios diputados: Obras son amores El Sr. GANDARIAS: Si esas bases hubieran de ser aplicadas por S. S. los recelos no tendrían justificación; pero están en su lugar no sabiéndose, como no se sabe, quien haya de aplicarlas El Sr. SANGARJZ le contesta. El Sr. CHAVES solicita protección para la agricultura extremeña, y dice: ¿No podría ser un remedio rebajar un tanto la protección á la industria en beneficio de la agricultura? Su discurso ha producido frecuentes protestas en la parte de la Cámara donde están los representantes de industrias. E! Orador es muy felicitado. Se levanta la sesión á las siete y media. CLÍNICA DEL DR. GONZÁLEZ OSSORIO, LOS PROCEDIMIENTOS MÁS MODERNOS Y LOS INSTRUMENTOS MÁS PERFECTOS. CONSULTA DIARIA, DE j á f ECONÓMICAS PARA LOS OBREROS, DE 7 á 8. ARGENSOLA, 19, PRAL. DCHA. MADRID NO SE DEVUELVEN LOS ORIGINALES IMPRENTA Y ESTEREOTIPIA DE A B C J 4 BIBLIOTECA DE A B C ABNEGACIÓN Y AMOR JD Somos dueños de un castillo en cuyas guardillas hujiesen deseado habitar tus antepasados y los míos. Un buen negocio además, amiga mía, un escelente negocio; ya sabes que no suelo hacerlos malos. Te he enviado planos, dibujos, fotografías y has quedado encantada. En cuanto al precio, lo sabrás cuando nos veamos; es otra sorpresa que te reservo. ¡Qué despilfarradores eran esos señores de Varsange que reemplazamosl Mi procurador de Besancon me ha contado cosas curiosas: el padre, un viejo loco, se ha casado, poco tiempo después de la muerte de su primera mujer, con una joven de baja estofa, que lo ha arruinado. Lo mejor del caso es que el hijo se ha dejado dominar por esa aventurera que le sigue de guarnición en guarnición. Así es como se conducen las altas clases y por eso la Providencia hace caer sus antiguos castillos en manos de gentes honradas como nosotros. ¡Adiósl Me aguardan para firmar el contrato. Os abraza á ti y á Micaela de todo corazón tu marido, Luis MIGNET. rre una cosa: ¿costaría muy cara la adquisición del derecho de unir á nuestro apellido el nombre de la propiedad? M e parece que suena bien la combinación, y ese joven arruinado no se puede negar á vender eso. Medirás que soy vana, lo confieso; pero nuestra posición social nos vaá poner en contacto con la nobleza de la región; desearía poder tratarla de igual á igual. Debo confesarte, ya que de esto te hablo, que tu ataque contra las altas clases de la sociedad me ha causado pena; bien podría suceder que algún día fueras tú el suegro y yo la suegra de un conde ó de un marqués; no hay que desacreditar á nuestro futuro yerno. Tampoco me ha gustado esa alusión á nuestros antepasados que se hubiesen contentado con las guardillas del castillo; hasta te diré que no la entiendo, pues me parece difícil saber lo que á esos antepasados nuestros les sucedía. Perdóname, amigo mío, esta filípica, y créeme siempre tu fiel y afectuosa, EULALIA MIGNET. Vel Sr. IBIS Mignet á la Sra. Eulalia 74i gneí. Tengo el sentimiento de anunciarte que no llevarás eJ nombre de tu castillo; no serás más que propietaria, y creo que más vale que así sea. Sin embargo, para coraplacer tu vanidad y ofrecerte el juguete que deseabas, he dado los pasos necesarios. ¡Ah, pobre Eulalia! ¡Jamás recibieron á nadie tan mal como á mí me recibieronl He creído un momento, palabra de honor, que el notario, el Sr. Onésimo Dupins, me iba á tirar sus expedientes á la cabeza. Se ha levantado tartamudeando: ¡El nombre, el nombre! ¡Usted quiere comprar él nombre! Por lo visto, si hubiese tocado al Arca santa, no hubiese sido mayor la profanación. (Qué notariol Más aristócrata que tú, amiga mía, y Ve la Sra. Eulalia Mignet al Sr. Tuis Mignet, apartado de Correas, Mi buen amigo: Mucho me ha regocijado la noticia que me trae tu carta. La compra de ese hermoso castillo pone el colmo á nuestra dicha. M e gusta mucho el campo y me encanta la idea de pasar allí el verano contigo y con nuestra hija. Tienes razón al decir que todo lo que sucede parece un sueño dorado pero con orden, con trabajo, con economía, con una conducta ejemplar, y siendo además inteligente, existen siempre probabilidades de éxito. Si esos condes de Varsange nos hubiesen imitado, no les sucedería lo que les sucede; y á propósito, se me OCM-