Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. SÁBADO 20 DE ENERO DE lo S. P G. 8. EDICIÓN i. el m e d i o d í a la b o l a del r e l o j del m i n i s t e r i o d e la G o b e r n a c i ó n Y n o d e j a r é d e h a b l a r d e c o r b a t a s sin d e d i c a r u n r e c u e r d o á las d e M o r ó t e q u e a h o r a r e l a m p a g u e a n e n el C o n g r e s o y á l a s d e P e p e R o u r e q u e s o n la ú l t i m a expresión del r o m a n t i c i s m o d e lord B y r o n u n i d o á la e l e g a n c i a q u e e n c a r n a r o n e n ei p r í n c i p e d e G a l e s c u a n d o e r a joven. UN M A D R I L E Ñ O El caso préstase á seria meditación, pues tanto p o r las circunstancias que en él concurren, como por hallarse e! procesado muy p r ó ximo á la edad que fija el C ó d i g o para limitar la exención de responsabilidad criminal, cabe pensar en las causas determinantes del delito y en la necesidad de aplicar una pena proporcionada á la malicia que el procesado demostró al realizar el hecho que se persigue, si es que, como suponen el fiscal y el acusador privado, o b r ó este niño delincuente con pleno dominio de su voluntad, que es el elemento que ha de concurrir siempre en todas las acciones que pena la ley. El hecho es sencillo, y sería vulgar si se r e pitiera con frecuencia, pero lé priva de esta condición la edad del agresor. N o es, en efecto, frecuente que un niiio de catorce años saque una navaja y ponga fin á la disputa originada en callejero juego, dando una puñalada en el corazón al que se opone á la realización de su capricho; pero de la rareza del caso d e bemos congratularnos, pues ya es demasiado numerosa la estadística criminal en España para que se aumente con delitos cometidos p o r seres que no tienen tres lustros todavía. El fiscal sostuvo ayer en la Sección tercera sus conclusiones provisionales y acusó á Dámaso Villanueva, que es el procesado á quien nos venimos refiriendo, de un delito de h o a u cidio en la persona de Andrés L a d e r o con dos circunnstancias atenuantes. El acusador privado, S r Guimón, pronunció un elocuente y razonado informe para pedir al J u r a d o un veredicto de culpabilidad, pues entiende que en el hecho de agredir Villanueva al niño A n d r é s L a d e r o no concurre otra circunstancia que la atenuante 2. del artículo 9 es decir, la de ser el culpable menor de dieciocho años. El defensor abogo en un breve informe p o r la absolución. H o y terminará este juicio. UN PASANTE después de ser formulada por escrito, pasase á estudio de la Comisión la propuesta del señor Fischer para que se abone el jornal á los o b r e ros municipales que p o r enfermedad justificada faltasen al trabfjo. Pidió el S r Iglesias una nota detallada de gastos hechos p o r el Municipio con motivo de la boda de la infanta M a r í a Teresa, y que se pague el total de! sueldo, que en parte no han percibido, á los b o m b e r o s á lo cual le contestó el alcalde ofreciendo que en breve tjndría la nota de gastos pedida á su disposición y que ya estaban dadas las órdenes para pagar á los bomberos. LA C U E S T J O N D E L P A N El S r Iglesias denunció el hecho de haber sido multado con una peseta un t a h o n e r o de la calle de A l b u r q u e r q u e p o r haber vendido pan falto de p e s o E n opinión del concejal socialista, el decomiso n o da resultados prácticos, y excitó el celo de los tenientes de alcalde para que cumplan el art. 2 8 7 de las Ordenanzas, p o r el cual se ordena cerrar la tahona y entregar á los Tribunales al t a h o n e r o cuando se halle falta en el peso del pan y no lo haya anunciado al público. 1 El alcalde dijo que agradecía á los denunciadores su gestión y deseaba que t o d o s hicieran lo mismo, agregando que él se complacía en investir de toda su autoridad á los concejales para que denunciasen las conculcaciones á las Ordenanzas. E! teniente de alcalde del distrito de Chamberí refirió el hecho denunciado p o r el señor Iglesias, diciendo que impuso una peseta de multa al tahonero p o r un solo panecillo llevado á la Tenencia de alcaldía y al cual sólo le faltaban unos pocos g r a m o s Al manifestar que no daba importancia ál asunto, el público de las tribunas p r o r r u m p i ó en murmullos. EL TUMULTO El alcalde, indignado y pegando fuertes golpes con la campanilla, o r d e n ó desalojar la t r i buna pública, sin lo cual no seguiría la sesión. ¡M u y bien! dijeron á c o r o los concejales ministeriales y conservadores. ¡M u y mal! contestaron los republicanos y los socialistas. Unos y o t r o s puestos en pie, se dirigían insultos en voz atronadora. E l p ú blico se resistía á abandonar las tribunas. ¡N o nos vayamos ninguno! decían u n o s ¡Eso es lo que quieren e s o s añadían otros. Los guardias municipales tuvieron que subir á desalojar por. la fuerza. ¡S o n i o s alabarderos! dijo el S r M s z z a n tiní, y á estas palabras siguió una tempestad de voces y de increpaciones. Después de un gran rato en que se oían ahogados los campanillazos del presidente. entre el ronco g r i t a r de los. concejales; lanzándose piropos de banco á banco, pudo hacerse oir el S r Vincenti. Dijo que él defendería el derecho de todos sin necesidad de que el público interviniera y sin que nadie llegase á p e r d e r la calma. El alcalde ordenó que se quedase el público, mas ya sólo había un pequeño g r u p o y á éste le dijo el S r Vincenti que g u a r d a r a compostura y cumpliera el reglamento de sesiones. Los S r e s Fischer é Iglesias manifestaron que el alcalde debía haber amonestado al público antes de expulsarle. Explicó el S r Vincenti su proceder y t e r minó el ruidoso incidente. Contestando al S r Iglesias, el teniente de alcalde S r Senra, expuso, para justificar su gestión laboriosa, que sólo en un día ha celeb r a d o J 3 4 juicios de faltas p o r defraudación en el peso del pan; que llevó á la tenencia de alcaldía cerca de 4 0 0 cestas llenas de pan para repesar este articulo. egocijémonos. La Conferencia internacional, después de hacernos el honor de escoger una población española para sus reuniones, ha elegido su presidente á nuestro minist r o de E s t a d o Ahora puede decirse, en el mej o r sentido de la frase, que sé trata de una Conferencia pour i Espagne ei le Maroc. L ó de elegir una poblacicSn dé España tiene más mérito de l o q u e parece, p o r q u e los extranjeros tienen h o r r o r al aceite frito y creen que aquí t o d o lo guisamos á estilo de los buñuelos. P e r o la diplomacia es cSrtés de suyo y no suele reparar en buñuelos; en caso necesario hasta los hace. T o d o va hasta ahora á las mil maravillas, y, según las impresiones de los corresponsales mejor enterados, todo hace creer que habrá armonía... hasta que surjan las divergencias. D e la misma opinión fué siempre nuestro famoso Grullo (D P e r o) P o r lo p r o n t o según veo en un periódico, el primer día se transmitieron p o r telégrafo ¡treinta y siete mil palabras! D e modo que por cuestión de palabras no ha de quedar. Mientras nos concede el cielo la dicha de exclamar: Obras son amores contentémonos con la frase de Shakespeare: (riPalabras, palabras, palabras! Los europeos muéstranse reservados, y los moros, como se trata de una penetración pacífica en M a r r u e c o s se muestran, naturalmente, impenetrables. X os moros de Alejandría, en cambio, se muestran más explícitos, y la emprendieron con los europeos que estaban en un café á ladrillazo limpio y á botellazo sucio, causando muchas heridas. El ataque á los cristianos se extendió p o r toda la ciudad, y la policía se consideró incapaz para dominar el desorden. Entonces se le ocurrió á alguien una idea salvadora para apagar la tea de la discordia y salieron á la calle los bomberos. El agua de ¡as bo. mbas logró lo que no había conseguido el fuego d e los revóívers, lo cual me sugiere una observación trascendental. El árabe tiene h o r r o r al agua, y si además de los chorros de las bombas se les hubieran a r r o jado pastillas de jabón, el espanto y la fuga hubieran sido más rápidos. R AYÜNTÁÍMLI ENTO EL ESCÁNDALO DE AYER A sí se puede y se debe calificar la sesión ce lebrada en la Casa de la Villa en el día de ayer. El espectáculo resultó muy desagradable y de muy poca edificación para t o d o s Pasaron sin discusión la mayoría de los asun tos del orden del día; pasó sin que diera lugar á debate una proposición del S r M o r a y t a re lativa á la forma de ingreso de los empleados municipales y se acordó que la Comisión correspondiente la estudie. O t r a projiosición semejante del S r Ormaechea promovió viva discusión, y fué como el preámbulo del tumulto que más tarde se p r o dujo. El S r Ormaechea combatió p o r irregular y contrario á la ley el sorteo de vacantes entre los concejales y pidió que las plazas se cubran por oposición, encareciendo la urgencia de la discusión de lo que proponía. Intervinieron los S r e s Suárez Inclán, C o r tinas, Senra, Mejorada, el alcalde y otros abogando porque la proposición pasase á informe de la Comisión, como la. del S r M o rayta Así sz acordó. Se díó cuenta del dictamen de la comisión de Hacienda acerca del convenio con la Diputación p o r cinco años, para pago del contingente provincial. Después de algunas explicaciones del señor D e Blas al S r Ormaechea quedó a p r o b a d o el dictamen. F u é elegido p o r sorteo vocal suplente de la comisión de Ensanche el conde de Peñalver, y se acordó, á propuesta del alcalde, que L X 1 eo en un telegrama que se va á publicar en Lérida una M e m o r i a sobre la cuestión catalana, que llamará la atención por su forma sensata... P e r o señor, ¿adonde hemos llegado, que ya la sensatez llama la atención? CARLOS LUJS DE CUENCA TRIBUNALES RIMINALES El J u r a d o va á resolver P R E C O C E S hoy con su veredicto si obró con discernimiento un muchacho que de una puñalada en el corazón mató en la calle de Hermosilla á un compañero que se atrevió á disputar con el precoz criminal, ó si éste realizó su delito sin saber lo que hacía, y resulta, p o r consecuencia, irresponsable. C