Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 17 DE ENERO DE t 9 o6. PAG. 4. EDICIÓN 1 MADRID AL DI A Y como las noticias que trajo el cable eran, afortunadamente, menos pe- NA D I M I S I Ó N Hemos vuelto á la Cásimistas que Jas primeras, renació la tran- mará popular. Pocas palabras habremos ¿uilídad en muchos espíritus y la conso- de emplear para dar cuenta de lo que aconteladora esperanza sonrió en muchos hoga- ció en la sesión de ayer. Ello fue que lo más res. Se trata, como habrá supuesto el importante lo constituyó un pequeño acontecilector, del cable de América, del estado miento que nosotros no sabemos cómo califide Bombita y de una gran parte de los car yá que en realidad no esperábamos. Y vamos relatarlo. A primera hora, después de felices vecinos de Madrid. leída e ¡acta y antes de que fuese aprobada, el Las noticias de Algeciras apenas des- Sr. Silvela (D Eugenio) hizo uso de la palapertaron curiosidad. Erproyecto de ley bra; este Sr. Silvela estaba algo intrigado, castigando los delitos contra la Patria y algo molesto porque en el Diario de Sesiones y contra el Ejército, movió á alguno que al reproducir un discurso suyo, se había puesto un punto final donde debían ir unos puntos otro comentario. suspensivos. Y claro La Diputación provincial amenizó la la- -que el que me leaes- -decía el Sr. á Silvey vea esto va creer monotonía de la jornada con una sesión que yo soy un hombre incomprensible Tenía ctmusante. Lea, lea el apreciable lector la razón el Sr. Silvela, y el Sr. Alvarado, que noticia de ella que dé la Prensa, y pasa- presidía la Cámara, se apresuró á manifestar al rá un rato divertido; porque de no tomar preopinante que desde luego se procuraría á broma las cosas de ese excelso Cuerpo restablecer en el Diario la versión exacta de lo provincial, ¿cómo van á tomarse? ¿Por dicho por el Sr. Silvela. asalto ó á sangre y fuego? Después del Y después de esto, este mismo Sr. Alvarado incidente ruidoso sobre el depósito de participó á la concurrencia que se iba á leer agua en San Juan de Dios, donde no cierta comunicación; si hemos de ser exactos hay depósito ni habrá agua, vino la moí manifestaremos que el Sr. Alvarado dijo que de la fin en forma de comunicación del la Mesa tenía el sentimiento de proceder á Gobierno civil, previniendo que no podía la lectura de la indicada comunicación. Y dicho se está que este sentimiento de la Mesa produprocederse á elegir presidente. La Dipu- jo alguna emoción en la Cámara é hizo que las tación está sin presidente desde hace tres conversaciones cesaran de pronto. La comunimeses. Es verdad que la provincia se cación se leyó, en efecto, en medio del más pasa muy bien sin él. Y lo pasaría me- profundo silencio; esta comunicación era la que el ilustre procer señor marqués de la Vega jor sin Diputación. De la Gran Vía, nada nuevo ni nada de Armijo, conde de la Bobadilla, marqués de vizconde del Pegullal, enviaba al Conviejo, porque ni las dificultades que sur- Mos yparticipando su dimisión. Cuando el segreso gen son una novedad, ni las explicacio- ñor secretario acabó de leerla, hubo un mones oficiales pueden modificar lo que Ma- mento de algarabía y luego de nuevo tornó á drid se tenía ya tragado. reinar la más viva ansiedad al levantarse á haEn las Cortes hubo poca animación. El blar el señor presidente de! Consejo de minisCongreso no quiso admitir la dimisión de tros. su presidente, sin duda para probar si, en- -Señores diputados- -dijo el Sr. Moret- -efecto, quiere dimitir, lo que ha de verse ya acabáis de oír la comunicación en que el sepronto y de modo que no deje lugar á ñor presidente de la Cámara envía su dimisión. duda. En el Senado habló Montero Ríos, Y bien, señores diputados, yo os ruego que y su discurso produjo impresión. Pero la esta dimisión no sea admitida. Hubo verdadera impresión es la que de puro asombro; un ligero instante de perplejidad, de todos nos mirábamos unos á otros; sabida tenemos olvidada todos los espa- no sabíamos qué hacer; y esto es lo que nosñoles: la de que los arrestos y las ener- otros no esperábamos y á que hemos aludido gías los guardan nuestros gobernantes, al principio, como guardaba el cosechero de Jerez ¡os- ¿Acuerda el Congreso que no sea admitimejores caldos de su bodega, visitada por da la dimisión? -preguntó al fin el Sr. Alvaun rey, para mejor ocasión: para cuando rado. Y cuando hubo transcurrido un breve no son Gobierno, para cuando no hacen momento en que nadie dijo nada, el mismo señor Alvarado exclamó: ¡Así se acuerda! falta. Y esta es va á pensar de todo El Rey se marchó á Valladolid en au- esto el noblela vida. ¿Qué exceso de delicadeza procer? Un tomóvil y regresó por la noche á las siete le hace abandonar el elevado sitial del Congrey media. Hubo alarma en Palacio, por- so; unos elementos que le dieron su voto le que el infante D. Carlos no había llegado han retirado su confianza. Nosotros podremos á las diez; pero llegó poco después, sin olvidar los servicios que el ilustre político ha prestado á la Patria (y de hecho ya casi los tener que lamentar accidente alguno. Siguió con aplauso de la opinión la ba- hemos olvidado) pero no se borrará nunca de tida de panaderos que venden pan escaso nuestra memoria su rasgo de estos días. AZORIN de peso. En ía Audiencia llegó casi á su término el juicio que tanto interés despierta LAS NOCHES y del que por celebrarse á puerta cerrada, para que nadie se entere de lo que DEL REAL pasa es del que, naturalmente, se publiI a segunda audición de La damnación de can profusión de detalles. El proceso Fausto obtuvo del crimen de Bellas Vistas no ofreció to que la primera. anoche igual ó mayor éxiEl teatro estuvo lleno, y ningún acto nuevo de importancia. Los desde la primera nota de la obra había más púque ofrece á diario tienen muy poco de blico, contra lo que es costumbre. Lo que su nombre, esto es, de bellas vistas prueba que se ha corrido bien la voz de lo que vale el primer cuadro. Se repitieron a marcha AEMECE húngara, el coro fugado de los borrachos, la IMPRESIONES PARLAMENTARIAS danza de las silfiaes y la serenata de Meftstoféles. Se aplaudieron mucho ia escena de. templo y el minué de los fuegos fatuos. Hízose justicia al director de escena, haciéndole salir á recibir los aplausos del público, que los tuvo también muy merecidos para la D Arneiro, Blanchart, Bassi, Vítale y Aimiñana. Esta noche se canta la obra de Berlioz pot tercera vez. Han llegado ya la Giachetti, que debutará el sábado con Manon. También está en Ma drid el barítono Sanmarco. El domingo, por la tarde, cantará Paoli Trovador. Han comenzado los ensayos de Sigftedo y se ha hecho un nuevo dragón, porque el antiguo se había muerto de nostalgia en los sótanos. Entre la concurrencia se habló anoche de muchas cosas: de la alarma que reinaba en los centros oficiales por no haber vuelto el infante D Carlos hasta cerca de las once de la excur sión en automóvil á Valladolid, habiéndose llegado á temer un accidente; de una carta recibida ayer en Correos dirigida á la princesa Ena de Battenberg, la cual carta se reexpidió, dirigiéndola á París ¡porque todavía... no! de una reunión habida en la casa del duque de Tamames para tratar de la cuestión de las Ordenes militares, que aún colea y de otra porción de cosas que irá sabiendo el curioso lector. C EL DÍA DE HOY CULTOS. Santos de hoy: San Antonio, abad; Espeusipo, Eleusipoy Meleusipo, Diódoro, presbítero; Mariano, diácono, mártires; Sulpicío, obispo; Antonio, Mérulo y Juan, monjes, mártires; santas Leonila mártir, y Rosalina de Viianova, virgen. La Misa y Oficio divino son de San Antonio, abad. Se gana el Jubileo de las Cuarenta Horas en las Escuelas P as de San Antón. Visita de la Corte de María: Nuestra Señora efe los Desamparados, en Santa Cruz, ó de ¡a Flor de Lis, en Santa María. TIEMPO. Probable: Nublado. La temperatura en Madrid en Jas últimas veinticuatro horas, ha sido: Máxima, ¡4,8 grados. Mínima, 4,5. Invierno hasta el 11 de Marzo, oue emoieza a Primavera. ENTIERROS. E! de 0 Teodoro Gil y Arnáiz, á las tres de Ja tarde, desde la Puerta dt Atocha al cementerio de Nuestra Señora de la AI mudena. LA ELECCIÓN DE HOY 1 oyse verificará en Versalles la elección d presidente de la República de Francia De los resultados que se esperan tienen conocimiento nuestros lectores. Loubet, el simpático anciano que hemos visto en Madrid, es el séptimo Presidente. Sus antecesores fueron: Thiers, el mariscal MacMahón, Grevy, Sadí Carnot, Perier y Faure. De estos seis, cuatro dimitieron antes de cumplir los siete años de la presidencia: -Thiers, Mac- Mahón, Grevy y Perier. Dos murieron siendo presidentes: Carnot y Faure. Loubet ha sido el primer senador elevado i la presidencia de la República. Grevy y Perier eran presidentes de la Cámara al ser elegido para la Presidencia suprema. Carnot era mí nistro de Hacienda y Faure de Marina. La Constitución de J 875 determina que para elegir presidente de la República deben reunirse los diputados y senadores en Asamblea nacional. El mismo artículo señala el Dalacio de Versalles como sitio de reunión. La Asamblea ¡a preside el presidente del Se nado, asistido de sus secretarios. La votación