Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A SUSCRIPCIÓN PAGO ANTICIPADO M a d r i d por cada m e s i 5o pesetas. Provincias, 5 p t s t r i m e c t r e Trimestre: Portugal, 6 pesetas. Unión P o s t a l 8 francos, Adroinistración: 5 5 S e r r a n o 55, M a d r i d rp N. 371. M A D R I D M I É R C O L E S 17 D E E N E R O D E 1906 NUMERO SUELTO, CINCO CÉNTIMOS EN TODA ESPAÑA Saludable consejo. ü n discreto periódico de las ciencias médicas dice lo que sigue: clnfecciones de origen bucal y caries dentarias. La boca puede considerarse como una estufa de cultivo; son muchos los microbios que en ella viven y muy numerosas y variadas las infecciones locales ó generales que pueden Jar lugar llegando hasta regiones distantes del foco. Entre ellas la caries es un proceso de desintegración de origen microbiano desarrollado en un medio ácido producido por las fermentaciones intrabucales, y aun cuando á ello contribuyen los defectos de sstructura hereditarios, el aumento de substancias fermentescibles, etc. la causa más directa es siempre una falta de higiene personal. Por eso se reconoce que es indispensable conceder la mayor importancia á la Wgiene de la boca, fundándola en la desinfección antiséptica. Pues bien, nosotros añadimos que el gran desinfectante y antiséptico por excelencia es el popularísimo l i i c o r d e l P o l o dentífrico justamente acreditado en la higienp de la boca. ABC PUBLICIDAD SOLICÍTENSE TARIFAS Anuncios económicos. Reclamos. Anuncios por palabras. Noticias. Informaciones. Administrac ¡ón: 55, Serrano, 55, Madrid COSECHEROS Conservación indefinida y ga rantizada de los vinos, por dé hiles que sean, empleando ALHAJAS COMPRO á l o s m á s a l t o s precio) PELIGROS, 5, rinconada Tasador autorizado PROFESORA rñiUUO Consulta permanente. Gab. p. casos do profesión. S. Dámaso, S, 2.o Únicas y superiores á las de Carsibad, para todas las enfermedades del Hígado, Bazo, etc. Se venden embotelladas á 1.26 ptas. la botella de un litro en todas las farmacias. Pedidos al por mayor al Depósito de Madrid, Plaza del Ángel, 18, ó al Admor. del Balneario en Í ESTOJWA rGnipúrroa EL SALIFENOL Arreglo do todas clases de vi nos agrios, agridulces y amar gos. Catálogos y consultas gra tis. R. Cantero: en Madrid Huertas, 9; Barcelona, Codols 29 Casa central. Pintor So rolla, 17, Valencia. Laborato rios químicos. CAMAS LAS MEJORES Y BAEATAS 50, PRECIADOS, 50 Facilidad para el pago. CmHBO Ú n i c o s v a t e s p u r o s sin p i n t u r a s T e l 1.852. 5 1 M o n t e r a 5 1 Sucursal n. o 1, Plaza de San Miguel, n. 9. TAPAS para encuadernar la novela ABNEGACIÓN Y AMOR. Y A L E NÚM. 14 CONCURSO DE LA L O T E R Í A Santalino Cayos CÁPSULAS DE SÁNDALO Y SALOL ALCANFORADO Para la curación de la BLENORRAGIA. OISTI- i l. S, CATARROS DE LA VEJIGA y todos los! iiujos de los órganos genitales sin necesidad de inyecciones. I Lsta nueva formula realiza la triple indicación balsámical Ede la esencia de sándalo, antiséptica del salol y sedante dell Falcanfor; son de acción mucho mas rápida y secura que todas! lias usadas de S y V O í í 0 COPAIBA, CUBEBA. l e i c y tienen sobre las de sándalo solo, la ventaja de no pro- l Eaucir la menor congcstióa sobre los ríñones. Se venden á 4 pe- j tsutas Irasco (4,50 por correo) en las principales farmacias del j spauaj y América. F. GA V O S O i A r e n a l 2, Madrid yl lliambla de las Flores. 4. Barcelona. Cupón núm. 17 ¿MUEBLES DE OCASIÓN? P l a z a d e l Á n g e l 6. -EL C E N T R O 68 BIBLIOTECA DE ABC ABNEGACIÓN Y AMOR 65 guirlo, ya lo sabía; era preciso ponerme en guardia contra el primer impulso de P e d r o contra su carácter siempre caballeroso; era preciso evitar que tomara, sin consultarme, una de esas resoluciones tenaces, á las que era tan difícil luego hacerle renunciar; era indispensable que viniera á Varsange sin sospechar nada, y que ante t o d o me escuchara. Aunque no hacía mucho tiempo que era yo notario, había t nido ya ocasión de comprobar lo peligrosas que son, en ciertos casos, las aceptaciones de una herencia; sabía qué triste despertar se preparan á sí mismos los generosos; con qué Facilidad olvidan los acreedores que la ley facilita un refugio contra sus exigencias; sabía que suelen mostrarse ávidos y muchas veces sin entrañas. Si P e d r o me hacía caso, éramos dueños de la situación; no había que tener ventas forzosas; si se obstinaba en asumir las responsabilidades contraídas p o r su padre, debíamos temer, á causa de la baja sufrida en el valor de las grandes propiedades, á causa de lo difícil que es vender precipitadamente, que perdería hasta su fortuna personal. -U n loco- -pensaba yo- -lo comprendería; t o d o lo que la ley permite es justo; no sacar partido de sus t o lerancias es ser un Quijote. P e r o no lograba tranquilizarme. Vino, me escuchó al principio sin entender lo que le decía; había creído que su presencia era necesaria para alguna formalidad legal; pero de repente le vi palidecer y ocultar su cara entre sus manos, murmurando ¡O h Dios mío! ¡Dios miol Había comprendido. Su dolor me pjrecía de buen augurio. -Ya sabes, P e d r o que no te aconsejaría nunca una mala acción. Pagaremos las deudas de tu padre, te lo prometo Las pagaremos poco á poco con tus rentas a encontrarle tomando tranquilamente su chocolate, y me reiré de mí mismo y de mis ridículos temores. N o tuve ocasión de reírme. Apenas penetré en la antesala, comprendí p o r el azoramiento de los criados que no eran vanos mis temores. M e dirigí, sin preguntar nada, hacia la habitación del conde; vi por la puerta entreabierta al doctor; estaba cerca de la cama; tenía el aspecto de un hombre hondamente afligido. M e vio y vino hacia mí. Un ataque de apoplegia sero. sa; hace tiempo que lo temía. Nada que hacer; es el fin. M i papel ha terminado, el de usted empieza. Sí, mi papel empezaba: con esos criados indisciplina dos y con esa mujer loca de desesperación, sorprendida al salir de un baile p o r la siniestra noticia. P u e d o afirmar que realmente quería á su marido ¡Había sido tan bueno con ellal Su dolor estallaba vio-