Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES i5 DE ENERO DE 9 c 6 PAG. 8. EDICIÓN i. Del pan no hablemos. En cuanto se pasa un mes sin llover, se reúnen los panaderos y acuerdan subir el precio del e subió e precio de la cerveza. El hecho en sí no es importante, artículo... por si acaso fuera mala la copuesto que la cerveza no gusta á todo e! secha del año siguiente; llueve á mares mundo, y los que se pirran por ella verán durante dos años seguidos, y el pan ya si les conviene ó no pagarla más cara. no baja, ¡qué ha de bajar! Subidito se Pero el síntoma es malo, y más si se une queda hasta que un pedrisco arrase las á oíros síntomas no menos graves que se mi eses en Castropoi de la Sierra. Entonces, con tan fútil pretexto, se le da otro han presentado anteriormente. Los señores fabricantes, según parece, empujón hacia arriba, y ¡vamos viviendo! acordaron declararse en huelga porque el Público y notorio es que la ley de Osma arrendatario de Consumos, que ha de privó al Estado de doce millones de pepagar este año unos cuantos millones más setas y á los Municipios de muchísimos por el arrendamiento, quiso hacer no sé más, y que todos esos millones se los qué revisiones ó aforos; negáronse los guardaron guapamente los acaparadores otros enérgicamente, hubo dimes y dire- de trigos, ó los fabricantes de harinas, ó tes entre ambas partes, tuvo que meterse los tahoneros, ó quien fuese. A los conel gobernador en la danza, y, por fin, se sumidores les recargaron otras contribuajustaron las paces. ¿Cómo? Acordando ciones para compensar la baja, y siguieelevar el precio del artículo para que el ron pagando el pan tan caro como antes. público pagase la demasía y los fabricanEl año pasado, por la carencia de pastes no dejasen de ganar lo que se habían tos, se redujo extraordinariamente el propuesto. precio de vacas, terneras y corderos, y á Fíjense ustedes bien en que todas estas mayor abundamiento llegaron de Buenos luchas económicas se resuelven siempre Aires algunos buques cargados de bueyes de la misma manera, y en cuanto ustedes bien cebados que se vendían mucho más se hayan fijado, caerán en la cuenta de baratos que los de la tierra; los señores que corre peligro de no sacar nada en intermediarios se aprovecharon de la ocalimpio la numerosísima, activa é inteli- sión, naturalmente; ¿á ustedes les hicieron gente Comisión encargada de informar al algún descuento? ¿Pudieron probar carGobierno sobre la supresión ó transfor- ne Juan, Pedro y Pablo? jCómo no, momación del odioso impuesto de Consumos. rena! No se puede negar que la idea es simEl conde de Romanones trabajó de pática y que la campaña está bien hecha. firme para abaratar los transportes por feJuan el albañil, Pedro el carpintero y rrocarriles. ¡Dios le pague la buena inPablo el herrero han llegado á creer sin- tención, si por fin la logra! pero yo estoy ceramente que en cuanto los Consumos bien seguro de que á mí no ha de llegar se supriman van á comer carne y á beber ninguna ventaja. ¿Que por qué estoy sevino todos los días, y en el taller, en la guro? ¡Caray! porque hace ocho años los obra y en la taberna la alegría inunda los francos estaban á 18o ó 190 por 100, y corazones. Lo que no saben Juan, Pedro todos los artículos, incluso los de proy Pablo, pero ya se irán enterando, si ducción nacional ¡hasta ei queso de ViDios qu ere, es que los verdaderos inte- llalón! sufrieron un alza proporcional al resados en el feliz resultado de la campaña quebranto de la moneda, y hoy, que han son los intermediarios, los que pelechan, bajado á 1 24 y pico, no he visto que naengordan y se enriquecen tranquilamente die haya rebajado nada. ¿Ustedes creen, sentados entre el productor y el consu- candidas palomas, que cuando los franmidor, y obtienen una regular ganancia cos se coticen á la par van ustedes á pasin hacer nada ni servir para nada. gar un céntimo menos de lo que pagan ¡Milsgro será que Pablo, Pedro yjuan, por un artículo de París, de Londres... que con ei sistema actual viven con vili- ó de Tarrasa? ¡No, señores, no lo sueñen pendio, en cuanto se supriman los Con- ustedes! sumos puedan vivir de alguna manera! De modo que, como el gato escaldado ¿Que no? ¡Ay! ojalá me equivoque. del agua fría huye, lo que yo creo que Pero tengo, y tienen ustedes, desgracia- va á pasar es lo siguiente: damente muchos datos que permiten alLos señores de la Comisión trabajarán bergar la duda. como negros durante tres meses, y al fin, Allá van unos cuantos. arañando aquí, recargando allá, puede Tengo entendido que el Ayuntamiento que descubran la manera de sustituir ei ha rebajado los derechos sobre la leche impuesto de Consumos sin que los presuen una proporción respetable. Bueno, puestos del Estado ni de los Municipios pues en cuanto se divulgó la grata nueva, se resientan mayormente. Pero como á el gremio d e lecheros hizo saber que consecuencia de la combinación habrá patatín y que patatán, y que esto y que que pagar un poquito más por cédulas, lo otro... en fin, que ellos no rebajaban propiedad territorial, beneficios indusnada. Y efectivamente, ¿les cuesta á uste- triales, etc. etc. Juan, Pedro y Pablo des más barata la leche? ¿A que no? tendrán que aguantar la broma de que el Se ha sabido, por casualidad, que á los casero les suba los alquileres, y el zapaabastecedores de hortalizas les habían tero el precio de las botas, y el sastre el devuelto una cantidad importante por no de los vestidos; y como todos estos apresé qué concepto, y que el impuesto aquel ciables sujetos no se contentarán con saque pagaban indebidamente ha quedado carle al inquilino y al parroquiano el reabolido. ¿Compran ustedes á menos pre- cargo que á ellos les hace la Hacienda, cio que antes los pimientos y las lechu- sino un poquito más, por si acaso, resulgas? ¡Quiál tará que al albañil, a! carpinteio y al AL PRIMER TAPÓN... S herrero no les mojestarán 1o s del pincho, pero no encontrarán por este lado economía de ninguna clase. Y como además el panadero, el carnicero, el vinatero y el patatero les seguirán cobrando por el pan, la carne, el vino y las patatas lo mismo que antes... ¿Que no? Poco tardarán los pobrecitos en demostrar que la rebaja que á ellos les hacen en una arroba no puede alcanzar á las fracciones de cuarto kilo... ¡porque no hay monedadivisionaria! Y si no, al tiempo. Ya sé yo que todo lo que llevo dicho es antipopular y antipático, y que la opinión de todos los españoles está en contra. ¡Nos han repetido tantas veces lo del impuesto odioso, como si todos los impuestos no lo fueran, y la palabreja s o l i v i a n t a d e tal modo á la muche- r dumbre! Pero la verdad es antipática y antipopular muchas veces y, sin embargo, es bueno decirla. SINESIO DELGADO LA SEMANA FINANCIERA 1 1 a principiado la semana pasada con una- baja de 3o céntimos en el Interior que no ha logrado recuperar esa pérdida los días siguientes; quedaba el sábado á 78,5o. Los demás valores no han tenido grandes oscilaciones: el amortizable valía 58,50, es decir, cinco céntimos más que hace ocho días; las acciones del Banco ganaban tres enteros, y medio entero las de la Arrendataria de Tabacos, cotizando respectivamente á 419 y 376,5o. Lo más saliente de la semana ha sido la continuación de ia baja de los francos; á 25, 5 los dejábamos hace ocho días, y valen ahora 23,95. En el intervalo, el martes, han cotizado á 23 por 100. ¿A qué atribuir la baja del Interior y la mejora del cambio internacional? Se ha observado que los vendedores del Interior vendían también francos, y se ha supuesto que la mism? causa producía las dos operaciones. Atribúyense ambos movimientos á que el ministro de Hacienda ha exigido del Banco de España que venda parte de su cartera hasta ponerse dentro de las condiciones que le impone la ley Rodrígáñez. Al vender el Banco algo de su Interior, el papel lanzado al mercado habrá de pesar sobre la cotización, y además entrarán en caja billetes, disminuyendo la circulación fiduciaria. La Bolsa ha descontado ambas cosas. También se ha dicho, para explicar la baja del Interior, que se acerca el 1. de Febrero, fecha del plazo por el que fueron piorrogadas las obligaciones del Tesoro, y que pro ito tendría el Estado que convertir esas obligaciones en papel Interior. Para explicar Ja baja del cambio, se ha dicho también que muchos tenedores de estampillado venden su papel, alarmados por las recientes discusiones en el Congreso, y lo convierten en francos. Nuestros lectores habrán visto, por lo que precede, que esta semana se han discutido en la Bolsa de Madrid los problemas más importantes de nuestra Hacienda. En París ha aeabado por predominar el alza. Nuestro Exterior y la Renta francesa ganaban el sábado 3o céntimos, quedando á 91,5o y 99,02; los Nortes ganaban cuatro enteros y nueve enteros los Zaragozas, cotizando á 173 y 31 1. La mejora del cambio influye siempre en el precio de nuestras acciones ferroviarias, porque las Compañías tienen que pagar en