Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES i5 DE ENERO DE 1906, PAG. 4. EDICIÓN la indicada salida quedará cerraSa sólo xon recordarlo así. Sea el que fuere el concepto que de ía verdadera gravedad de la cuestión presente y de sus consecuencias se haya formado, es innegable que la partida empegada ofrece vivo interés. MANUEL TROYANO LAS NOCHES DEL REAL T To pasaría de una docena el número de pei- sonas, entre las que anoche había en el Real, que habían oído ía damnación de Fausto hace cuatro años en Montecarlo, cuando la cantaron, con motivo del centenario de Berlioz, la Calve, Tamagno y Renaud; de igual número no pasarían las que la oyeron en el teatro Sarah Bernhardt de París á los mismos artistas, sustituyendo Alvarez á Tamagno. Y no pasarían de dos docenas los espectadores que, finalmente, asistieron á la audición del chef d ceuvre del gran maestro francés en Barcelona. ¡Qué deücial No podía haber comparaciones. La obra era completamente nueva para ¡a mayoría inmensa del público. Fuera de la marcha húngara y de la danza de ios silfos, que tocaron como nadie las orquestas del incomparable Nicfc sh y del insigne Colonne, apenas era conocida la obra. Además, no es La damnación de Fausto ópera de trinchera para los intérpretes. E ¡público de los dos de pecho el que se entusiasma con ¡os grifos y los sostenidos, aunque le sirvan el manjar de su gusto transportado y cortado, el que enloquece con los sobreagudos y enmudece ó sisea ante el arte si no va acompañado de desgarramiento, no tenía concertantes ni cavalettas donde meter... las palmadas. Realmente era tentadora la función, porque, además de los atractivos de la obra del genial Beríioz, tenía los de la observación. El teatro, con estreno y con público de turno segundo, estaba hecho un ascua, una bendición de Dios. Dirigía maestro tan concienzudo como Vítale; cantaban artistas tan artistas como la D Arneíro y Blanchart y tan estudiosos como Bassi. Huelga decir que los números que musicalmente obtuvieron mayor éxito fueron la ronda de los campesinos, impregnada de poesía y de calor; el desfile húngaro, cuya hermosa marcha produce entusiasmo, y la escena de la bendición que la termina; el coro de bebedores y su prodigioso canon fugado, las canciones del ratón y de la pulga de la misma escena; el baile de los silfos, con su aparato de Loie Fuller y sus vuelos mágicos; la canción de Margarita y la carrera al abismo. El éxito fíté grande, unánime, indiscutible. Se repitió el desfile militar del primer cuadro, y se hizo una ovación merecidísima á Vítale, que dio á la hermosa marcha mucho vigor y colorido. La escena, muy bien presentada; también gustó. Lo mismo ocurrió en el segundo cuadro con ¡a visión de la fiesta de la Pascua en el templo. La música, que es un delicioso oratorio, se impuso por su belleza y nuevamente movió el entusiasmo del auditorio. Éxito inmenso también fue el cuadro de los bebedores. La canción del ratón, cantada con gusto por Mansueto; ¡a de la pulga, dicha raagistralmente por Blanchard, y el reqviescat del coro, rico de voces y de afinación, levantó una tempestad de aplausos, y tuvo que salir á escena el maestro Almiñana á recibir el justo homenaje del público. Por lo asustado que salió parecía el ratón de la canción de Brander; pero un ratón que sabe hacer labor tan grande como la de anoche. Todavía esperaba otro éxito al tercer acto, y éxito tan grande, que se dio el caso, creemos que no registrado nunca, de repetirse todo el acto desde la primera nota. E! sueño de Fausto en el jardín, el baile aéreo de las sílfides, la presentación de la escena, y la danza, toda delicadeza y gracia, con que Beriioz adorna este pasaje de la ¡eyenda, determinaron el acontecimiento. De nuevo el maestro Vítale y el maestro Almiñana fueron llamados al palco escénico entre atronadores aplausos, En justicia p sigue mostrándose benigno con la capital de España. Al mediar hoy no puede cargársele en cuenta ningún día de los tradicionales de Enero. Ni fríos, ni nieves de las que paralizan las obras y llevan el hambre á muchos hogares. El invierno, hasta ahora, se muestra protector de las gentes que trabajan al aire libre. La Gran Vía iba á ser una solución para la crisis obrera. Si no es por el tiempo que ha permitido trabajar sin interrupción, la crisis habría estallado y la famosa obra seguiría durmiendo el sueño de los justos, como viene haciéndolo sin que haya poder humano que la despierte. Con tiempo tan espléndido no hay para qué decir la animación que ofrecieron las calles y- paseos de la coronada villa. Todo el mundo gozó la vida dominguera y sólo ers semblantes ministeriales se dibujó la sombra de la contrariedad y de ía incertidumbre porque, eso sí, la cuestión política ofreció cariz de próxima tempestad. Sin embargo, fue un día echado á perros para bastantes apreciables fabricantes de pan á quienes se decomisó una regular cantidad de mercancía escasa del peso reglamentario. He ahí una de las ocasiones en que está justificada la huelga. ¿No la declaran ellos por menos de nada? Pues declarándosela el publico por más de mucho aprenderían algo; Los diplomáticos marcharon á Algeciras, dñnde mañana comenzarán sus funcicínes con el mundo entero por público espectador. Es de suponer que empecemos á sentir algo más que curiosidad por Jo que en Aígecifas suceda. Por la mañana hubo en Carabanchel... ía lucha del toro y el tigre. Dos prójimos que se cazaron á tiros. Y todo apropósito de Algeciras, donde se tratará del Riff de África. La recepción verificada anoche tuvo una parte muy bonita y plausible y otra ciertamente deplorable. La primera fue fa recepción, propiamente dicha. Los Infantes, que tantas simpatías despiertan, recibieron un homenaje caluroso de cariño. La segunda comenzó cuando al retirarse D. Fernando y doña María Teresa se abrió el buffet para el público, y terminó ó debe terminar en puntos suspensivos... En el Real, gran acontecimiento artístico. La damnación de Tausío gustó mu- debieron salir también el director de escena (que, por cierto, para dirigir mejor en e) cua dro segundo, hizo uno de los jugadores borrachos en la kermesse) y el maestro del cuerpo de baile. En el acto cuarto, como los anteriores, puesto en escena á todo lujo, hizo la D Arieiro tina Margarita ideal. Su talento de artista dio á aquella figura su verdadera tonalidad y cantó discretísimamente la canción del rey de Thulé. Bassi cantó con gran cariño y triunfó en toda la línea. El público le hizo justicia aplaudiéndola como nunca, porque también como nunca estu- vo el joven tenor afortunado. Bianchart hubo de repetir la serenata, prodigio de originalidad en esta obra verdaderamente colosal. Es verdaáque B ancharSes. iodo un maestro, y si su cuidado ea 1 a acíiuid en los detalles son de un gran artistT, su interpretación vocal es la de un gran cantante. En el último acto, lo complicado y vistoso del aparato escénico no dejó que el público apreciase en todo su valor la imponderable labor musical de la carrera hacia el abismo, la escena de! infierno y los celestiales coros con que termina la obra. Sin embargo, resonaron de nuzvo aplausos unánimes, y todos los artistas y con ellos el maestro Vítale, para quien el triunfo ha sido anoche indiscutible, salieron repetidas veces á escena. Todos merecen una enhorabuena sincera, sin excluir á la empresa, que ha montado- una obra digna del Real y de las que en ésta y ea las venideras la dará honra y provecho. La obra magna de Berlioz se ha impuesto por su mérito imponderable en Madrid. Coincidencia: ayer mismo, en París, la interpretaban Colonne y ChevilJard en sus respectivos conciertos. ¡Y pensar que hace sesenta años esa misma maravilla era rechazada en el teatro de la Ooe- ra Cómica! ¡Tardía es la revancha, pero buena! cHERMOSO EJEMPLO POñ TELLGKAFO 14, i t. Se ha verificado con toda solemnidad la entrega de los títulos de propiedad de ja casa construida en obsequio de los obreros, por la Asociación de fabricantes é industriales, pava premiar el amor y ía constancia en el trabajo. También fueron entregados en el mismo acto sendos diplomas á varios obreros clasificados como acreedores al premio. En la solemnidad confraternizaron obreros y patronos. El agraciado con el premio recibió, conraovido, la donación de la casa y dio gracias á todas efusivamente. Fue felicitado por el al calde. La casa ocupa una magnífica situación y tiene dos fachadas, piso principal, planta baja y jardín. Elogiase el proceder de la Asociación patronal de fabricantes. rijón, El sanatorio de Santa Clara POR TELÉGRAFO cho. Fue un éxito feliz y será duradero. Hágase el milagro y hágalo el diablo, como se dice vulgarmente, y el de anoche le ha hecho Mefisrófeles con ¡rara y herética coincidencia! música divina de Berlioz. AEMECE hipiona, 14, 12 m. Hoy ha visitado el señor cardenal arzobispo de Sevilla el sanatorio de Santa Clara, mostrándose complacidísimo y bendiciendo á los niños en él acogidos. Le acompañaron el marqués de Serra, don Carlos Lacave, presidente de la Junta de Sevilla, el senador Sv. Abreu, el Sr. Salmerón, el fundador del Sanatorio Dr. Tolosa Latour y otras distinguidas personas. -Manuel.