Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. SÁBADO 3 DE ENERO DE 1906. PAG. 10 EDICIÓN 1 1 (o lo repito, no es el elemento civil el que debe oponerse a una ley especial ó al restablecimiento de un articulo del Código de Justicia militar, son les mismos militares los que deben hacer la oposición. Y la deben hacer porque una especianzacion de tal naturaleza traería sobre el ejercito el desvio del pueblo; porque una condenación severa de los tribunales militares, levantaría la unánime protesta del país, y porque, en resumen, todo este desvio y todas estas protestas irían condensándose poco a poco y formando en la opinión un ambiente de profunda e irreductible hostilidad hacia el Ejercito Y esto es lo que debemos evitar El ejemplo en que hemos de mirarnos lo tenemos o en ceren se habla de la disolución interna. podría pedir con igual usticia, apoyándose en la historia, en la tradición, en la necesidad de protejer y amparar una institución que tanto papel ha jugado en nuestra evolución como pueblo, es que un paitido reaccionario, le ito, no podría pedir el mismo privilegio de jurisdicción para la Iglesia El insigne orador se ha detenido un breve momento, salían de sus labios fluidas, vibrantes de vehemencia y de convicción las palabras. Después ha continuado- -Pero no es preciso hacer mas consideiaciones sobre esto. Si yo hubiera de sintetizii todo mi programa en una frase, yo dina q ¡e es preciso JVacionaUzai el Ejercitoy mthtoiizir el pueblo. Hacia este objetivo debemo ene u n- vante, robustecer, densificar al Ejercito. Las naciones no pueden subsistir sin esta institución defensora de su esencia y de su integridad, la vida- -y la biología lo dice- -es una lucha perenne en nuestro organismo, esta lucha es también condición eterna, ineludible, en las i elaciones de los pueblos, de los grupos humanos, de las naciones. Vence el mas fuerte, y sena una obra de antipatnotismo, de renunciamiento ciego a la vida, el despojarse de los medios mas indispensables de defensa o de debilitarlos y hacerlos desmerecer ante la opinión. No puede haber duda ninguna en este caso. Peto yo me apresuro a añadir que en bien mismo del Ejercito, en bien mismo de esta concordia entre esta institución v el pue EL NUEVO MATRIMONIO EN LAS CALLES DE MADT T Por la tarde salió el nuevo matrimonio en coche, sin acampan miento, 1 ecorno las calles de Madrid saludando al pueblo, que hizo a SS. JIA. una cariñosa manifestación de adhesión y entusiasmo. blo, que todos los hombres de gobierno deben perseguí! es necesario, es de todo punto indispensable el bortar todas las diferencias todos los privilegios, todas las exenciones q le puedan contribuir a crear una separación entre la fuerza armada y la masa de un país Con esto me declaro ferviente defensor de la supremacía del Poder civil. Yo no puedo prestar mi voto a la instauración de una jurisdicción especial. Cuando se hace justicia en nombre de lina clase social, de un grupo cerrado, de una institución, la arbitrariedad surge inevitablemente, el tribunal de la Convención, en I nn en, tealiza los mas execiables horróles, en Esp a, un 1 bunal relia oso, el S? nti Ofic o, e c z ice i no ue s a jza e amtisrno... psicológica, a que ha llegado el ejército en Francia, se habla del antagonismo formidable que a h se ha creado entre al pueblo y el Ejercito, se habla también de que no solo es el pueblo, la masa, la que marca su hostilidad hacia el Ejercito, sino un considerable elemento intelectual y universitario Y bien, ¿quien ignorara que todo esto se debe al proceso Dre fus, al apasionamiento, a la terca parcialidad con que e! Ejercito ha procedido en esta ocasión? Y cuando este ejemplo en que aprender prudencia tenemos tan cercano, ¿se pretenderá aii- nentat las atribuciones y poderes de la junsdiccon militar 7 ¿Es q le maraña, anda ido e! c enrac, ciu oo s circunstancias hte 11 avo abes pan JO ieac ona -io 10 nar todos nuestros esfuerzos, esta debe sei li obra de todo gobernante Y yo tengo la convmccion profunda de que si el Si Moret quiere responder a su pasado, a sus ideales de siempre, el Sr Moret debe ir a ese Consejo de ministros que todo el mundo aguarda, dispuesto a mantener integramente, sin transacciones, sin foi muías, la supremacía de! poder civil Y debe después pre entaise sin temores ni reservas en las Cortes, seguro de que si expone u pensamiento allí con le dt id con franqueza con patriotismo, el país la opimo y el mismo Ejercito estaran con el El ilustre orador ha callüdv no se podi e n i s c! TiO y tías terminan e No ot os hemos procurado tianscubi 1.011