Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES ja DE ENERO DE. 1006. PAG EDICIÓN 3. a Napoleón I y otra á Luis Napoleón, rey de Holanda en 1806. Ambas insignias, p o r disposición de la exemperatriz, serán entregadas al Rey de España. NOTAS MUNICIPALES 1 a recepción de! domingo. -La recepción popular en honor de SS. AA. RR. la infanta doña María Teresa y el infante D Fernando de Baviera, se celebrará el domingo próximo en los salones del Ayuntamiento, á las- diez de la noche. X asa que se hunde. La Delegación de vigilancia del distrito correspondiente, ha pasado á ía tenencia de de alcaldía la denuncia de hallarse en inminente peligro de hundimiento la casa núm. i5 de la calle del Humilladero. El hecho se ha descubierto con ocasión de realizarse obras en una atarjea de dicha casa. C Las princesas de Battenberg POR TELÉGRAFO P a r í s 11, J I m. Las princesas de Batten berg visitarán hoy el Palacio v el Museo de Versalles. Xas acompañarán en la visita el conservador del mencionado edificio, M r Nolliac. AL CERRAR LA 3. a EDICIÓN LA BODA Dfí LA INFANTA A las ocho de la mañana se abrieron las puertas de Palacio, y á esa hora una avalancha de gente con papeleta invadió los patios. Inútil es decir lo que sucedería después hasta la hora de la ceremonia. 1 Las fuerzas de la guardia, principalmente de Ingenieros, formaban cordones para dar paso á los invitados, que se dividían en tres clases: los Grandes de España, diplomáticos y altos palaciegos, que subían por la escalera principal; los de las tribunas, por la escalera de damas, y los de ¡as galerías altas por la escalera de Mayordomía. A las diez se abrieron al público que no tejiía papeletas, dichas galerías altas, y aunque fue subiendo por grupos, pronto hubo aue poner límite á la invasión. Hubo momentos en que la oleada humana rompió filas y arrolló á los soldados. Muchas personas, con invitaciones y todo, se quedaron sin poder pasar de los patios. Entretanto, dentro celebrábase la ceremonia nupcial. I A BODA. A la hora fijada salieron de las habitaciones del Rey y de la Reina las comitivas respectivas por el orden que reseñajnos ayer. El Rey vestía el uniforme de general de Alabarderos. La Reina, de negro con mantilla. La novia vestía de blanco y se adornaba con flores de azahar. El novio, de capitán de Húsares. Cuando la regia comitiva llegó á la capilla, las tribunas y los sitios destinados á los invitados oficiales estaban ocupados en la misma forma que indicamos en la pág. 7 de este nújnero. El cardenal Sancha, revestido con ornamentos riquísimos y la famosa casulla de las perlas, desposó á los Infantes, que en toda la ceremonia se mostraron sonrientes. S. E dijo á los novios: Serenísima señora doña María Teresa de Borbón y de Austria, infanta de España: Yo- equiero á V. A. y á V. A. también, Serebísimo Sr. D. Fernando María Baviera y BorPOR TELÉGRAFO bón, príncipe de Baviera é infante de España, arís, i2, 8 m. La exemperatriz Eugeni para que si sabe algún impedimento por donde ha entregado al marqués de VillalobarJ este matrimonio no pueda ni deba ser contraí- consejero de embajada de España, dos ¡nsigj do, ni ser firme y legítimo, conviene á saber: nias del Toisón de oro, una que perteneció á Si hay entre VV. AA. impedimento de consanguinidad, afinidad ó espiritual parentesco, además de los dispensados por Su Santidad; si tienen hecho voto de castidad ó religión, y, finalmente, que si hay cualquier otro impedimento lo manifiesten VV. AA. Lo mismo mando á los que estáis presentes. Segunda y tercera vez os requiero, que sabéis algún impedimento lo manifestéis libremente. Luego añadió el cardenal: Serenísima señora doña María Teresa de Borbón y de Austria, infanta de España, ¿quiere V. A por su legítimo esposo y marido, por palabras de presente, como lo manda la Santa, Católica y Apostólica Iglesia romana, al Serenísimo Sr. D Fernando María Baviera y Borbón, príncipe de Baviera é infante de España? La Infanta hizo ademán de besar la mano á S. E y contestó con voz entera: -Sí quiero. Volvió á preguntar el cardenal: ¿Otórgase V. A. por esposa y mujer del Sermo. Sr. D Fernando María BavieraJ y Borbón, príncipe de Baviera é infante de España? Contestó la Infanta: Si otorgo. ¿Recibe V. A. al referido Sermo. Sr. Don Fernando María Baviera y Borbón por feu esposo y marido? -Sí recibo. Hechas análogas preguntas al novio, se dieron la mano, y el cardenal Sancha dijo: Y yo, de parte de Dios Todopoderoso y de los bienaventurados apóstoles San Pedjo y San Pablo y de la Santa Madre Iglesia, desposo á V. A R. Serma. Sra. Doña María Teresa de Borbón y Austria, Infanta de España, y á V. A. R. Sermo. Sr. D Fernando María Baviera y Borbón, Príncipe de Bavie- a é Infante de España, y este sacramento de imtrimonio confirmo en nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Siguieron las aspersiones de agua benditit. Las arras eran 13 onzas de oro con los bu ¡tos de Felipe V y Fernando VI. El yugo, de raso blanco con fleco de plata. Seguidamente dijo la misa de las velaciones el propio cardenal arzobispo de Toledo Los novios habían comulgado por la man; na, él con su madre, en el oratorio de dama y ella en su oratorio particular. X p L ACTA. Terminada la ceremonia, desfi laron de nuevo las comitivas por las galerías, esta vez dando el brazo el Infante á su esposa la infanta doña María Teresa, y el Rey á la infanta doña Paz, dirigiéndose al Salón de Armaduras, donde esperaban el ministro de Gracia y Justicia, como Notario Mayor del Reino, y el director general de los Registros. El acta de celebración del matrimonio y su inscripción en el Registro, firmáronla los Reyes y todos los Príncipes é Infantes presen á la boda, el Gobierno, los prelados asistent y los testigos de las capitulaciones. X C N E L BALCÓN. Terminadas todas esraL i ceremonias, los novios se asomaron al balcón que da sobre la Puerta del Príncipe. La plaza de Oriente estaba ocupada por un ¡i muchedumbre inmensa, que acogió con aplausos y con vivas á los recién casados. -El tiempo era hermoso, aunque el cielo esjtaba un poco cubierto, y esto ha contribuíd á dar mayor esplendor á la fiesta. REVOLUCIÓN EN RUSIA POR TELÉGRAFO I a situación. San Petersburgo, 11, 7 n. La calma se ha restablecido en Novossossisk. Las comunicaciones telegráficas han quedado interrumpidas entre Tiflis y la mayoría de las provincias del Cáucaso, adonde se han enviado tropas. Todas las vías de comunicación se hallan en poder de los revolueionarios. El movimiento agrario presenta carácter de aguda gravedad. X rganizanao la represión. San Petersburgo, 11, 9 Í. Ei conseje imperial ha examinado el nuevo reglamento referente á la represión de sublevaciones populares. La minoría se manifestó favorable al empleo de cartuchos sin bala, pero la mayoría opinó que el empleo de estos cartuchos no tendría más consecuencia que la de alentar á los revoltosos En breve quedará armada con fusiles toai la policía de esta capital. X p spantosas noticias. París, 11, 12 m. Le Maiin ha recibido de San Petersburgo un telegrama según el cua! un tren que salió del Cáucaso hace veinte días y acaba de llegar á Moscou, trae gravísimas noticias de aquella región. Reina allí la más formidable anarquía política y religiosa. X 1 a autocracia o se rinde San Petersburgo, 12, 7 m. La Gaceta de Moscou publica una interviú con Witte que, preguntado acerca de la anunciada reunión de la Duma, dijo que es totalmente inexacto e! rumor de que el Zar esté dispuesto á jura una nueva Constitución. Nicolás II, añadió, seguirá siendo Sobera no autócrata, dueño absoluto de Rusia. X Q ra el aniversario. San Pelersburgo, 12, 7 m. En previsiór de los sucesos que puedan ocurrir el 22 de Enero, se ha hecho venir á esta capital 1 2.000 guardias de las fronteras. TEMORES DE GUERRA POR TELÉGRAFO Dos Toisones de oro P HJromoviendo una protesta París, Í 1, 4 1. La Confederación gene ral del Trabajo dirige una circular á los proletarios proclamándose contra la guerra, afirmando que ésta puede resultar del menor incidente. El 19 de Diciembre conoció el Gobierno francés una orden para que se retirara el embajador de Alemania, y suspendió las comunicaciones telegráficas durante cuatro horas para poder, si fuese preciso, ordenar rápidamente la movilización del Ejército. X Jj ombres prevenidos. Londres, 1 1 4? Telegrafían de Hanv burgo al Daily Mail que los comerciantes ale manes se aseguran ya contra los riesgos d guerra. X T eclaraciones del Kaiser. Berlín, 11, 7 n. El Kaiser na manirestado á un militar de elevada graduación que durante el año actual nada podrá ocurrir que contribuya á turbar la paz europea. Añadió