Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A D C. V I E R N E S 12 P E E N E R O D E 1906. P f t G 12. E D I C I Ó N 2 y el tabernero de la calle de Bravo Murilio salieron de la cárcel, había celebrado el señor Serantes una conferencia con un oficial de la Guardia civil, conferencia en la cual taj vez se inclinara el ánimo del juez instructor á fecononocer la inocencia de aquéllos. X TRABAJOS D E LA Los individuos de GUARDIA CIVIL la Guardu civil que intervinieron en las diligencias del crimen al comenzar el sumario, persistieron en considerar culpables á algunos de los exproc: sados. Por eso continuaron sus pesquisas realizando un concienzudo trabajo de observación! Cuando la Prensa hizo público que e l señor Ortega Morejón reclamaba el sumario de la Audiencia, siguiendo una nueva pista, i sufrieron los de! benemérito Cuerpo alguna contrariedad por el temor de que su labor se perturbara. Las pistas de la Guardia civil y c el Juzgado no eran iguales. Con los trabsjos de aquélla estaban más conformes los veci ios del barrio de Bellas Vistas, que consideraban inocentes á los detenidos. x que la antigua arr. ante de! policía hubiese perecido entre las llamas. Detenido Gracia, negó ser el autor de tal incendio; pero esto no obstante, fuá procesado, y ayer compareció en la Sección primera ante el Ttibunai popular. El representante de ¡a ley acusábale ae aquel delito, sin circunstancias modificativas, y pedía en su escrito de calificación ocho años y un día de prisión mayor; pero lo deficiente de la prueba hízole cambiar de criterio y cuso á Gracia de un delito de amenazas. El letrado Sr. Prieto optó, no obstante, por el Jurado, y éste emitió un veredicto de inculpabilidad. De donde resulta que Manuel de Gracia no fue quien incendió la casa de su amante, ni profirió contra ésta amenazas de ninguna clase, á pesar de que los indicios parecían acusarle en un principio. Más vale así. UN PASANTE FIRMA DEL REY PVespués del Consejo de ministros celebrado ayer, firmó S. M el Rev los siguientes decretos: Hacienda. Nombrando administrador de la Aduana de Port- Bou á D Marcelino Vázquez. Ídem inspector de muelles de la Aduana de Barcelona á D Juan Revest. ídem jefe de administración de cuarta clase en la sección facultativa de Montes á D. Felipe Venicio. Instrucción núbíica. Reglamento de disciplina escolar. 1 NTERVENCJON DE LA POLICÍA Un agente iel distrito de h Uni- LUCHAS POLÍTICAS POR TELÉFONO Castellón, i t 4 t. En el pueblo de Cer vera ha ocurrido una colisión entre individuos de los bandos políticos de cosíeros y anticosíeros, agrediéndose mutuamente á los gritos de ¡viva el Cosi! y ¡muera el Cosí! De la Jucha ha resultado un herido. -Jlrmengot. Entierro de un general POR 1 ELEGRAFO A Igeciras, n 6 t. Acaba de verificarse el entierro del general Hernández Ferrer, gobernador militar del campo de Gibraltar. A la fúnebre ceremonia han asistido la oficialidad de dicho campo, la del crucero francés, Galilée, los ayudantes del difunto, el almirante inglés, eJ cuerpo consular, el Ayuntamiento y las demás autoridades locales. -Cabeza. Los socialistas ingleses POR TELÉGRAFO 1 ondres, ü j n. El Comité ejecutivo del partido socialista ha publicado un manifiesto en eJ que exhorta á los socialistas á que se abstengan por completo de tomar parte activa en las próximas elecciones. LA PISTA DE UN CRIMEN M U E V A O R 1 E N- Cuando días pasados TAC 1O N fueron puestos en lioertad ¡os tres detenidos por el juez Sr. Ortega Morejón con motivo de las nuevas diligencias realizadas para descubrir los autores del crimen de ¡barrio de Bellas Vistas, parece que el juez de! distrito de la Universidad, Sr. Serantes, tenía afgunos antecedentes que le inclinaron á abandonar aquella pista para emprender otra con mayores probabilidades de éxito, -a raisma tarde que el esquilador, su mujer versidad fue á dicha barriada para realizar un trabajo, y allí se enteró de algo relacionado con el crimen, averiguando que existía cierto anónimo donde se detallaba la perpetración del delito. Quiso apoderarse de dicho documento, pero supo que sólo lo conseguiría un guardia civil apellidado Albornoz, á quien parece estaba dirigido. i Enteró de ello á su jefe, el capitán delegado del distrito, y éste lo comunicó al juezj señor Serantes, quien á su vez se puso al habla con el teniente de la Guardia civil Sr. Roldan, jefe de Albornoz. Desde aquel momento realizaban trabajos de acuerdo el inspector D Enrique Maqueda con el agente D. Leandro Retuerta y el teniente Sr. Roldan con el guardia Albornoz, X O C U M E N T O JM- Según las noticias P O R T A N T E que hemos o do en Bellas Vistas, un trapero de dicho barrí o, Ramón Díaz Villarreal, estaba enemistado on su hermano Mateo, y encontrándose casualmente en la calle de Bravo Murillo, el Mateo dio al Ramón dos puñaladas, que le causaron dos heridas graves. Parece que la enemistad eita motivada por las amenazas de Ramón de e n u n ciar cierto delito si no se le daba dineroL Ramón fue llevado al hospital de la Princesa, y cuando se encontraba en estado g avísimo, escribió un documento, dirigido á su mujer, diciéndole que si moría se lo entregara al guardia Albornoz. Añadía en dicha car a que los autores de la muerte de D. Valentín Huerta eran su hermano Mateo, sus sobrinos Mariano y Bonifacio Plaza y un tal Manuel Abascal (a) el Jíndaluz, dueño de una tabernahde la calle de las Margaritas, donde se preppró el delito. Los cuatro penetraron por la casa de los hermanos Plaza, que tenía una pared medianera con la de la víctima; saltaron dicha pared, les salió al encuentro D. Valentín! y el Mariano Plaza le pegó la primera puñalada, que le hizo caer al suelo. Después le apuñalaron los demás. También dice la carta que fuera de la casa había otras personas cómplices del crimen. I Esta misma versión del delito la dio Ramón en presencia de Eduardo Suendes y su esposa Micaela Tajadura. X HTEST 1 GOS D E RE- Un carpinter ¿lla 2 FERENC 1 A mado AndréL Jiménez, que vive en la calle de las Margaritas, ha manifestado que le extrañó el cambio repentino de fortuna de Mariano Plaza. X D C O M P R O B A C I Ó N E! guardia Albor D E DATOS noz, por orden del teniente Roldan, realizó las gestiones necesarias y logró encontrar la carta de Ramón á su esposa. Se estaban comprobando los extremos de la denuncia cuando intervino en la causa el Sr. Ortega Morejón. X OS D E T E N I D O S Ayer, á las doce, los guardias Albornoz y Cuesta y los Sres. Maqueda y Retuerta comenzaron á realizar detenciones. A las seis de la tarde se encontraban á dís posición del Juzgado Ramón y Mateo Díaz Villarreal, Mariano y Bonifacio Plaza, Micaela Tajadura, Faustina Francés Díaz, Ma nuel Abascal (a) el Andaluz, Mercedes Moragas de la Torre, Deogracias Moreno, Sa turnino Palomero, Gregoria Mur Gómez Salustiano Allende, Juan de San José y Andrés Jiménez Díaz. El juez, Sr. Serantes, se constituyó en la Casa de Canónigos, haciéndose cargo de los detenidos, que por la noche fueron trasladados á la delegación de la Universidad, donde comenzó el Juzgado las indagatorias. X f E C L A R A C I O N JM- Puede asegurarse U P O R T A N T E que Ramón Díaz Villarreal, al declarar, repitió cuantos detalles del crimen aparecen en la carta dirigida á su esposa y que añadió que dicha carta no la había escrito él, sino que se la había dictado á un sujeto que ya ha- fallecido. Parece que ha dado otros detalles relacionados con personas que, si no autores materiales, están complicados moralmente, y la confirmación de estos extremos constituirá una sopresa en el sumario. Mercedes Moragas de la Torre, que habita junto á la casa del crimen, compró después de ocurrido éste una casa. Dice que la compra la realizó con el producto de la venta de otra que tenía en Alcalá; pero una cuñada suya, hermana de su esposo, Braulio López, niega que tuviera en Alcalá ninguna finca. X TTVE MADRUGADA. A las once de ano che reanudó el Juzgado sus trabajos en la Delegación. Declararon los testigos de referencia, siendo puestos en libertad. El testigo Deogracias Moreno fue careado con Ramón Díaz Villarreal, sosteniendo éste con energía que aquél también había dicho que los autores del crimen eran Mateo, los hermanos Pinza, y el Mndaluz. Deogracias lo negó. Manuel Abascal negó las acusaciones que se le hacían. Su declaración duró más de una hora; el juez ordenó que continuara detenido é incomunicado. También fue de larga duración la declaración de Mateo, que atribuyó auna venganza de su hermano, por la cuestión habida entre ambos, las acusaciones que le hacía. Quedó, como el anterior, detenido é incomunicado. A las cuatro, cuando nos retiramos de la delegación de la Universidad, quedaba declarando Bonifacio Plaza. Faltaba por declarar Mariano Pinza, y c o mo última y más interesante diligencia, el careo del acusador y los acusados. X AS SORPRESAS. Es muy probable que las nuevas Hiligencias produzcan más sorpresas y motiven la presencia de! sargento de la Guardia civil que estaba en Tetuán cuando se cometió el crimen, y que hoy se encuentra jubilado. También es probable que el teniente Roldan realice un rápido viajé para ciertos trabajos relacionados con este sumario.