Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. LUNES 8- DE ENERO DE i9 c 6. PAG. 12. EDICIÓN i. a queda dicho, el citado Bono j todo su valor, como si fuese un billete de Banco. QUE HAY ÜÜE HACER SUSCRIBIRSE Las suscripciones reembolsables pueden hacerse por AÑOS, SE- MESTRES ó TRIMESTRES, según lo desee el suscriptor. La suscripción puede empezar en cualquier mes del año de 1906; Enero, Febrero, etc. etc. 1 a Los residentes en Madrid enviarán á nuestras oficinas, Serrano, 55, el siguiente Boletín á la mano ó por el correo interior. El co- bro de la suscripción se hará á domicilio. 2. a Los residentes en provincias se limitarán á enviar el siguiente Boletín pegado en una TARJETA POSTAL ó bajo sobre abierto y franqueado con un cuarto de céntimo, á la siguiente dirección: Sección de suscripciones, diario 71 B C, Madrid. A B C RESULTARA GRATIS A TODOS LOS ANUNCIANTES ESPAÑOLES 5. x A cuantos publiquen anuncios en El Jmparcial, Heraldo de Madrid, El Liberal, La Correspondencia de España, Diario Universal, Til País, La Época, Blancoy Negro, terminar el día primero del mismo mes del año 1907. Los que se suscriban desde el presente mes de Enero recibirán inmediatamente los números que van publicados. Boletín de suscripción D. NOTAS Gedeón, ó en cualquier otro periódico ó revista de Madrid, provincias ó el extranjero también les resultará absolutamente gratis la suscripción de A B C, por recibir las importantes Agencias de anuncios que se indican á continuación (y por cuyo conducto puede hacerse toda clase de publicidad) en pago de sus facturas los citados Bonos por todo su valor, esto es, como si fuesen billetes de Banco de 5, 10 ó 18 pesetas. Las Agencias á que nos referimos, son: Sociedad General de Anuncios, Alcalá, 6 y 8 entresuelo; La Prensa, Carmen, 18, 1. Emilio Cortés, Jacometrezo, 5o; Empresa anunciadora Los Tiroleses, Conde de Romanones, 7 y 9, entresuelo; Compañía General Española de Publicidad, Santa Catalina, 3. que vive núm. Población Provincia se abona á una suscripción reembolsable deJIB C por- meses á -cuarto contar desde el mes de de J 906. Las 18 pesetas importe de su suscripción (en provincias sólo se admiten suscripciones reembolsables por un año) se les cobrarán por conducto de nuestros banqueros, los que entregarán á los suscriptores el correspondiente recibo y Bono. Las suscripciones pueden empezar en cualquier mes de 1906 para ¿En la actualidad es suscriptor deJIB C? (índíquese SI KO) S Y en caso afirmativo, el número déla suscripción. 3o BIBLIOTECA DE A B O) ABNEGACIÓN Y AMOR 3l conde me había enseñado una mañana en su despachó. En éstas, desde el principio, se sentía desbordar la cólera: una cólera violenta, de mujer cuyo amor propio está resentido, que pierde una esperanza, que se ve despreciada y se cree burlada: Una intrigante, una criatura vil, que mi hermana ha bía recogido por caridad, una mendiga que comía núes- tro pan, ha levantado contra sus bienhechoras su cabeza de víbora. La hemos despedido, pero demasiado tarde; el ma! estaba hecho. Aprovechando nuestro extravío y la debilidad de vuestro padre lo ha hechizado; hoy día, toma contra nosotras la defensa de esa sinvergüenza, y amenaza con casarse con ella. Pedro, mientras leía, se paseaba febril, recorriendo infinitas veces e! rincón del patio, donde nos habíamos v etirado, y murmuraba frases entrecortadas: ¡Oh, las infames, las odiosas calumniadoras! Mi padre... Han supuesto que podría yo creer esas mentiras... que sería capaz de dudar de él. Quiero escribirlas, quiero contestarlas... Se paró ante mí. ¿Leyó en mis ojos algo de duda? ¿Comprendió que mi confianza no era tan grande como a suya, ó sintió la necesidad de que le tranauilizaran? Ivle interpeló con violencia: -No las creas, Onésimo, no creas que mi padrt haya hecho eso; no hace un año que murió mi madre. Su voz se apagó llena de angustia, y tuve lástima de él, -No dudo de tu padre- -le dije, -me ha confiado que hubo hace tiempo un proyecto de casamiento entre Ofelia y él; quizá ella le quería entonces, quizá ese amor se ha despertado ahora haciéndola suspicsz, celosa, sin más motivo que la gran bondad de tu padre, que le impulsa á dedicarse á los desgraciados, á los desheredados. Esa intrigante, esa víbora, es probablemente una infeliz criatura á quien ha dirigido algunas palabras benévolas; no pienses en ello. Ya nos lo explicará. La campana, anunciando la entrada en clase, nos separó; se apartó de mí más tranquilo. Pero esa calma no duró mucho. No lo vi el día siguiente, le busqué y ¡o encontré solo, abatido, triste. ¡Dios mío! ¿Qué tienes? -le pregunté. M e contestó con voz vacilante: -He recibido esta mañana una carta de mi padre y... aún no me he atrevido á abriría; Or. ésimo, te esperaba