Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C LUNES 8 DE ENERO DE i9o6. PAG. 10. EDICIONJ. desde nace nos tres años, y el Sr. Casaus no ejerce su profesión. En el niatr ¡rr on ¡o reina la mejor armonía y su conduela es ejemptar, según informes de todos! os vecinos. Desde hace unosdos meses paseaba por la acera de enfrente á la casa un señor de alguna edad, Mamando ¡a atención de los vecinos la persistencia con que miraba á los balcones del- cuarto de! Sr. Casaus, y la coincidencia de marchar a guna vez detrás de su señora. Anoche Hegó la señora de Casaus acompañada de su hijo mayor, llamado como su padre, y en un coche, á su casa. Entraron, y detrás penetró el sujeto que rondaba la calle. La portera los vio subir, y miró a! desconocido, á quien no había visto nunca entr- ar, pero no le preguntó nada, suponiendo que acompañaba á los señores del principal. A los pocos segundos oyó un ruido como de lucha, gritos de doña Manuela pidiendo socorro y después tres detonaciones. Entonces fue cuando salió corriendo á la calle y cerró la puerta. Según ¡a versión más autorizada, el joven Casaus, que había observado las impertinencias de s que ¡sujeto, debió recriminarle al ver que les seguía dentro de la misma casa, y el desconocido sacó un puñal. El joven Casaus trató de evitar ia agresión y luchó con el desconocido, que le produjo una herida en la mano zquierda. La señora gritó asustada, y su perseguidor sacó un revólver haciendo tres disparos consecutivos. Salieron ¡os criados del Sr. Casaus- y varios vecinos, sujetando al agresor, que intentaba suicidarse, y socorriendo al joven herido por los disparos, que había caído al suelo. X i p n h Casa de Socorro. El agresor fue también conducido á la misma Casa de Socorro que el herido, porque presentaba algunas lesiones en la frente. En dicho centro dio el agresor su nombre, resultando ser D. Helíodoro Rojas de la Vega, de cincuenta y un años de edad, secretario de la Sala segunda del Tribunal Supremo y habitante en la calle de las Fuentes, núm. i 5 Se le curaron: una herida contusa en la parte superior de la región occipital y erosiones en la región facial, calificadas de leves. El Dr. Muñoz Sierra y el ayudante Sr. Estevas curaron á José Casaus, de dieciocho años, las siguientes heridas: erosiones en la región facía! herida incisa en la cara palmar del tercer dedo de la mano izquierda, herida de proyectil en la región escápulo- clavicular derecha, interesándole la piel, con orificio de entrada y salida y herida de proyectil en la región epigastna, de pronóstico grave. X as diligencias. r Al recibir aviso la delegación, comenzó á hacer el atestado; pero del Juzgado se reci. bió orden para que el agresor fuera conducido directamente á la presencia del juez. El juez de guardia, que lo era el de la Latina, Sr. Rubio Contreras, al tener noticia del suceso y el nombre del agresor fue al Tribunal Supremo, conferenciando con el presidente, y después á casa del fiscal Sr. Becerra del Toro. En el Juzgado se tomó declaración al señor Rojas, que quedó detenido en el despacho del juez. Este, el fiscal, el actuario Sr. Trives y el oficial Sr. Rocamora, se personaron á las once en la casa del suceso, donde permanecieron fc? sta ¡as dos de la madrugada tomando declaradión al herido y á su familia. En esta ocasión, la reserva de los encargados de intervenir en las actuaciones judiciales ha sido absoluta, tal vez por tratarse de un curial, pero al 5 n y al cabo autor de un hecho crimina E! Sr. Casaus, no estaba en su domicilio cuando se cometió la agresión contra su hijo. Se dice que su señora había recibido haee unos días una tarjeta del agresor y que no había hecho el menor caso de su perseguidor, á quien en ninguna ocasión dio motivo que le alentase en su actitud ni le autorizase para dirigirla una palabra hablada ni escrita. X T eclaración ds la señora de Casaus. Doña Manuela Samaniego ha declarado que siendo soltera vivía en Valladolid, donde la hizo el amor el Sr. Rojas, sin que nunca escuchase sus pretensiones. Persistió él en diferentes ocasiones, y cuando ella se casó con el Sr. Casaus, se trasladó á Antequera, de donde vino con su esposo á Madrid para dar carrera á sus hijos. Aquí volvió el Sr. Rojas á perseguirla, escribiéndola con tanta frecuencia, que algunos días recibió hasta cinco cartas; pero no le contestó á ninguna ni jamás le habló. Ayer tarde fue al Teatro Real con su hijo, y como viera al salir al Sr. Rojas que la seguía, tomó un coche. Cuando entró en su casa notó que la seguía el Sr. Rojas, que entraba en el portal y subía la escalera. En el primer descansillo le oyó decir: -Hoy vengo dispuesto á matar á alguien ó á que me maten. Su hijo recriminó al provocador y éste sacó un puñal. X T eclaración del herido. El herido ha declarado en términos parecidos á los de su madre, añadiendo que ayer recibió él la tarjeta postal que el Sr. Rojas dirigió á su madre. Cuando le oyó las frases provocativas le hizo frente, llamándole canalla y miserable, y al verle sacar el puñal intentó quitárselo, causándose la herida de la mano. Después el Rojas sacó un revólver y le disparó tres veces. X j j 1 criminal. El juez y Afiscal, desde la calle de Barbieri fueron al Juzgado, donde tomaron declaración al agresor en el despacho del juez. El agresor pretendió justificar su conducta afirmando que mantenía correspondencia con la señora de Casaus. El revólver que empleó el Sr. Rojas es de níkel, con cinco tiros. Utilizó tres. Al quitarle el arma, porque pretendía suicidarse, intentó arrojarse por la barandilla de la escalera. Las erosiones que el agresor tiene en la región frontal, se las causó él mismo arañándose desesperadamente. Hará; Hacienda, neral Teoranchi; Comunicaciones, trucción pública, ter Matauda. M r Sakatani; Guerra, geMarina, vicealmirante Saiko, M r Isaburo Yamagata; Ins M r Makiero; Justicia, mis- Las elecciones en Francia POR TELÉGRAFO O a r í s 8, 10 m. El ministro del Interior co munica los resultados siguientes de las elecciones de Senadores: han sido elegidos 26 republicanos de la izquierda, i3 radicales socialistas, dos socialistas, seis nacionalistas 15 reaccionarios y nueve progresistas. Hay empate respecto á cinco senadores. FIRMA DEL REY C u Majestad ha firmado hoy los siguiente decretos: Gracia v Justicia. Admitiendo la renuncia del cargo de Consejero de las Ordenes militares á D Alonso Coello de Portugal y Contreras. Nombrando para este cargo á D. Joaquín Arteaga. Nombrando canónigo de la santa Iglesia Catedral de Tortosa á D. Antonio Pacín e Iglesias. Nombrando magistrado de la Sala de la Contencioso del Tribuna! Supremo á D. Emi de Alvear y Pedraja. Nombrando presidente de sección de la Audiencia provincial de Toledo á D. Enríeme Gotarredona y Marco. Nombrando presidente de sección en la Audiencia de Jaén á D. Francisco Hernández Polanco. Promoviendo á magistrado de la Audiencia provincial de Bilbao á D. Juan Antonio Fort y Ballcoch. Trasladando á la plaza de magistrado de la Audiencia provincial de Bilbao á D. Manuel Marina é Ibáñez. Promoviendo á la plaza de magistrado de la Audiencia provincial de Murcia á D. Manuel Gómez Pardos. Nombrando magistrado de la Audiencia da Bilbao á D. Manuel Pérez y Rodríguez. Promoviendo á la plaza de magistrado del Tribunal Supremo á D. José Fernández de la Hoz. Promoviendo á la plaza de magistrado d Tribunal Supremo á D. Antonio Martínez Lage y López. Nombrando presidente de la Audiencia territorial de Madrid á D. Eduardo Ruiz y García de Hita. Promoviendo á la plaza de presidente de Sala de la Audiencia territorial de Madrid á D. Miguel López de Saá. Promoviendo á la plaza de presidente de Sala de la Audiencia territorial de Madrid á D. Tomás Domínguez Albarrategui. Nombrando magistrado de la Audiencia territorial de Madrid á D. Baldomero Guitón v López. Nombrando magistrado de la Aundiencia territorial de Madrid á D. Ramón Nieto v Rodríguez. Promoviendo á la plaza de oficial tercero de la Dirección general de los Registros á don Carlos María Brú y del Hierro. Conmutando por la inmediata de cadena perpetua, la pena de muerte immiesta á Eugenio Blas González. Conmutando á Bernardo Franco Domingo la pena que le impuso la Audiencia de Zaragoza. Indultando á Felipa Fernández Vázquez de la mitad de la pena que le impuso la Audiencia de Toledo. Indultando á José González Veiga de! restt de la pena aue le impuso la Audiencia de Pontevedra. S. A. R. la infanta doña María Teresa, 1- con motivo de haberse firmado sus capitulaciones matrimoniales, remitió ayer al alcalde 5.ooo pesetas para que sean distribuidas entre los pobres de esta corte. X POR TELÉGRAFO CJ 1 cardenal Herrera. Santiago, y, 9 n. Con objeto de asistir á la boda de la infanta María Teresa ha salido para Madrid el cardenal Herrera. Lleva varios regalos, entre los cuales figuran un precioso cofre de plata repujada, una bandeja de plata grabada y tina cruz de Santiago. LA BODA DE LA INFANTA El nuevo Gobierno japonés POR TELÉGRAFO ondres, 8, 9 m. El ministerio japonés ha quedado definitivamente constituido como sigue: Primer ministro, M r Saionje; Negocios Extranjeros. M r Kato: Interior, mister L