Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
CRÓNICA UNÍ VERSAL 1 LJISTI 1 ADA. NÚ ¿VI. 362. ÜMADRID 8 T DE ENERO DE i 906: NÚMERO SUELTO, 5 CÉNTIMOS. aplicados que suspiran por el asueto, el respeto es muy problemático. Las fatigas de una prolongada discusión de actas, de un debate del Mensaje llevado á galope por trochas, y de unos presupuestos hilvanados originan la necesidad de una vacación de quince días, y con cinco de intervalo, en que no se podrá hacer prodigios, tendremos otra de cuatro días más. Cualquiera dirá, sin embargo, que la cortesía con las personas Reales es perfectamente compatible con las tareas que impone otra clase de deberes cívicos. La verdadera eficaz defensa del régimen está ahí: en cumplir éstos. No es grande el sacrificio, suficiente á dar la respetabilidad indispensable para la seguridad de un elevadísimo poder del Estado. Aun en los tiempos de mayor perturbación mental, la razón posee incalculable fuerza. La cuestión está en adquirirla y conservarla. ¡Hasta por egoísmo bien entendido, es preciso practicar esta regla de conducta! MANUEL TROYANO c POLÍTICA fc N SACRIFICIO. Los de la izquierda con sus clamores y los de la dei- echa con su afectado silencio desde fuera de la situación, dicen todos al Gobierno que hay daño grave en involucrar dos cuestiones: la de extensión del fuero de Guerra y la del proyecto de ley contra la difamación. Aparentando creer que el Sr. Moret intenta, con semejante confusión de asuntos, levantar espesa polvareda donde sea fácil buscar salida á la mayor dificultad, sin aparecer en posición nada airosa, más bien se antoja que ellos han visto ahí la oportunidad de evadirse del compromiso de dar su opinión. Aunque sólo fuera por evitar eso, el Gobierno debería dejar el proyecto de difamación para más adelante, y plantear hoy en líneas rectas, precisas y francas la otra cuestión, procurando que de igual manera cada elemento político de importancia emita sobre aquélla su parecer. Las nebulosidades no pueden convenir á nadie, empezando por el mismo Ministerio. Se podrá discutir si ha convenido para la templanza de los ánimos y la serenidad de juicio que las vacaciones de las Cortes hayan aplazado la discusión del asunto del fuero de Guerra para el conocimiento de delitos de carácter general y ordinario; mas parece- -indudable que, una vez llevada tal materia á las Cámaras, será de mal efecto la suspensión del debate. La gente no halla razón bastante poderosa para tal efecto la venida de los reyes de Portugal, listos vienen á visitar á la corte de España, no al Parlamento, y la continuación de las tareas legislativas, cuando el país está en espera de asuntos tan vitales como el de la revisión arancelaria, no puede trascender á descortesía. En lo grande y en lo pequeño damos escaso vaáor á las funciones del régimen. ¿Cómo ha de extrañar á nadie que éste se considere amenazado? jY pensar que las Cortes suspenden sus sesiones, dejan (de funcionar con cualquier motivo ó pretexto, aquí, donde las primeras se reunieron bajo el alcance de las bombas francesas y en medio de na población atacada por la fiebre amarilla, y otras inauguraron sus tareas en pleno mes de Julio, cuando el cólera hacía los más terribles estragos y acababa de efectuarse la matanza de los frailes, sin que tan trágicas circunstancias retrajesen á los representantes del país del austero cumplimiento de su deber! La fuerza moral que esos actos ejemplares dan á un Parlamento se impone á todo el mundo. Cuando los miembros de Jas Cámaras parecen estudiantes des- PIEDAD SUPREMA r próximo lunes visitará eí gobernador tos asilos de golfos, disponiendo después suclctusura. 1- J e leído el suelto anterior; todos lo hemos leído. Pero á mí se me ha congelado el sudor frío que me produjo su lectura y á las penas, tristezas y dolores que me agobian, se ha unido una infinita amargura que ha hecho palpitar seca y rudamente el corazón, como cuando sabemos á ciencia cierta que se nos murió una persona querida sin tener el dulce consuelo de cerrarla los ojos. Y yo no quiero que muera una institución á la cual procuré infundir vida; yo no puedo pensar en que aquellos tristes seres, humildes, dóciles y buenos que recogimos de la calle, bajo los auspicios de un Real Patronato presidido por unai malograda y caritativa Princesa, cuyo dulce recuerdo no puede extinguirse, vuelvani al arroyo, se mezclen con la hampa, tornen á ser los seres despreciados y malditos que ¡lamamos golfos. ¿Recordáis el argumento de La vida es sueño? Aquel Segismundo semisalvaje y casi filósofo es recogido por el rey (su padre) y se ve en un suntuoso palacio, y se le concede poder real y com, ete infinitos desaciertos y vuelve á la cueva, de donde le saca la gran revolución que suscitan sus partidarios. Copia exacta de la vida humana es el drama inmortal de Calderón. Si los Segismundos que en el mundo han sido merecen que se les quiera y no se les trate como fieras, justo es también que se les dé lo que la naturaleza humana pide: amor, pan é instrucción. Eso se ha procurado proporcionar á los infelices hijos del arroyo, siquiera no hayamos sido con ellos demasiado generosos. Pero se les ha hecho entrever que la vida del hombre no consiste en pordiosear, ni en eludir la ley para conseguir por medio de la ratería ó el crimen, la satisfacción de los humanos instintos y se les dio pan blanco y sopa caliente, y les enseñó á leer, á escribir, á cantar, convirtiendo sus roncos gritos en afinadas notas, y se les puso en las manos los artefactos más elementales con los que realizaron, si no obras artísticas, por lo menos cosas bellas y agradables á la vista, y ahora, cuando aún duran las alegrías de los felices, cuando aún faltan noches frías que pasar á la intemperie, cuando antes que los primeros albores de la primavera futura resplandecen en lo alto fulgores de aurora; cuando, después de hondas tristezas, la nación entera ha de alegrarse y gozar, festejando faustos sucesos, esos pobres niños, esos adolescentes llenos de vida y de ilusiones ¿habrán de volver á pasar hambre, frío y desesperaciones sin cuento? Repito que eso no puede, eso no debe ser. Yo invoco esa piedad suprema que reside oculta en todas las almas buenas, y reúno á todas mentalmente y las digo, con las rodillas en tierra, y con las manos cruzadas: Piedad, señores poderosos; sois felices, vais á serle más, recorréis la ciudad en lujosos automóviles, os rodean gentes ricas y sonrientes, tenéis hijos sanos ó habéis perdido seres inocentes en esta ruda lucha contra la enfermedad y la infección; vivís solos y tranquilos, los unos; estáis los más agobiados con la idea de que los vuestros, que no carecen de pan, puedan ser infelices algún día; pues bien, piedad, un solo instante, para los que van á ser de nuevo desgraciados después de haber mascado con ansia el mendruguilto de pan, de instrucción, de amor, que les hemos dado en vuestro nombre; tened piedad por ellos, tenedla por nosotros que, ilusos, desvanecidos y orgullosos, pensamos en realizar una gran obra que se viene al suelo, que nos arrastrará á todos el día en que Segismundo vuelva á romper sus cadenas. ¡Misericordia, cristianos, misericordia! MANUEL DE TOLOSA LATOUR MADRID AL DÍA 1 a festividad dominical de ayer cerró el período de vacaciones de Pascua. El año nuevo empezó hoy para- mucha gente, y la vida nueva también; pero como si no empezara. Ya lo verán ustedes. El tiempo no se mostró tan benigno como en los días anteriores. Fue ayer el día más desapacible de los que llevamos de año; pero burla burlando vamos dando de lado á los grandes fríos y á las nevadas características de los primeros días de Enero. Hubo solemnidad académica: el ingreso del obispo Guisasola en la Academia de Ciencias Morales y Políticas, con los obligados discursos. Presidió el Rey, y esto dio más relieve á la ceremonia. Se celebró en la Huerta el banquete organizado en honor del diputado señor Soriano. Hubo cientos de comensales, pocos discursos, mucho entusiasmo y por primera vez habló el popular diputado sin que la campanilla oresidencial le interrumpiese. Llegó el príncipe Alejandro de Battenberg, hermano de la futura Reina de España, caballero en un automóvil, hizo una visita relámpago en Palacio, cazó en