Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. VIERNES 5 DE ENERO DE 1906 PAG. 6. EDICIÓN a I a- irr VENEC 1 A. ESTADO ACTUAL DE LAS OBKAS PARA LA RECONSTRUCCIÓN DEL FAMOSO CAMPANIL DE SAN MARCOS ido solo hasta donde cayó determinada pieza. La circunstancia de ser D Alfonso un nop n una interesante crónica ae! Diario de Tiar- table jinete, le hace apto para ejercitarse en la- celona leemos detalles muy curiosos difícil y peligrosa persecución de liebres y gaacerca de la personalidad de! Rey D Alfonso mos á caballo, aquí poco frecuente, pero muy extendida en Inglaterra y Francia. como cazador. La víspera del día señalado para la cacería Su saque de escopeta es de una rapidez se ha tomado las necesarias disposiciones por extraordinaria, pues en un puesto en el que el marqués de la Mina y el conde de San Ro- cualquier tirador dispararía diez tiros, el Rey mán, á quienes incumbe, por sus cargos pala- dispara veinte. El que le carga las escopetas no tinos, la duección. Con S. M va siempre de debe dormirse. Se llama Manolo Martín, y caza un médico de cámara. viste uniforme gris y verde con amplio somEl Rey viste ordinariamente traje de caza brero. Se coloca detrás de D. Alfonso y allí gris y gorra inglesa, ó bien sombrero flexible carga constantemente las escopetas, emulando su ligereza á la que emplea su augusto amo de fieltro. Excusado es decir que posee una buena armería de caza, siendo sus armas pre- para descargarlas. feridas las escopetas Vwdey. En la armería En! a temporada de 1904 se cobraba en los hay, además, varias de fabricación española y diversos cazaderos reales 6.144 piezas, distririfles de precisión, de diferente calibres, con buidas de este modo: 281 gamos, 19 venados, los que se hace buenos tiros á 3oo y 400 3.966 conejos, 3o liebres, 1.942 perdices, 194 metros con bala expansiva. La armería está á faisanes y 12 chochas. cargo de Bernardino, armero de Palacio, que La aristocracia posee notables cazaderos, una hora antes de la salida del Rey va al caza- honrados algunas veces por S. M Es notable dero con el cargador de las escopetas. el de la Flamenca, déla casa de Fernán- Núñez. Cuando llegan los cazadores acompaña á Su Para cazar se utilizan pocas horas, pues se va Majestad el criado portador del bastón- silla, de Madrid y se vuelve en el día, empleando cuyo puño, al abrirse en dos, forma un ligero no poco tiempo en el almuerzo, que siempre asiento, que se clava en el piso. Cada cual en esta a la altura del cazadero. En una de las su puesto, dase el ojeo, en que baten el monte últimas cacerías se cobraron 190 perdices, 40 unos 5o ojeadores provistos de blusas especia- liebres, 22 conejos y dos zorros. En este magnífico cazadero es donde se dio les, llevando los de las puntas pequeñas banderas indicadoras, para que los ojeadores no á conocer en Espsña un cazador famoso, Jord Grevy, con su doble carambola, que consiste se adelanten ó atrasen. En las cacerías el Soberano no desaparece, en matar cuatro peí dice de un mismo bando, porque D Alfonso es siempre Rey; pero utilizando para ello dos escopetas. Con la pricuantos han tenido la honra de cazar con él mera se matan dos de pico todo lo mas delanelogian su noble llaneza y la afabilidad de su te posible; y aprovechando el susto que en las trato, porque es un amabilísimo compañero perdices produce el ruido del disparo, que se de caza, franco, juvenil, alegre y decidor. traduce en cambio de dirección y, por lo tanto, Después de un ojeo que, por cualquier cir- de velocidad, se toma la otra escopeta de manos del cargador, y se disparan otros dos ticunstancia, le interese, muchas veces ha dicho al guarda montado que halla más cerca: Bájate ros antes de que las Derdices se hayan puesto fuera de alcance. y dame el caballo Y saltando sobre la silla ha EL REY, CAZADOR La dificultad es enorme, casi insuperable; y aunque los que conocen á lord Gievy aseguran que hace la doble catambola con gran frecuencia en Inglaterra y en Escoc a, en La Flamenca no consiguió malar mas que tres perdices. Merecen ser citadas Las Mazarabeas, del marqués de Torrecilla; la Encomienda, del marqués de ¡a Fuensanta, posesión enclavada en el corazón de la Mancha, que es, sin duda, uno de los mejores ci laderos de caza de España, y Santa Cruz de Múdela, donde ha estado don Alfonso XI 11. BODAS REALES esde principios del siglo pasado se han celebrado con frecuencia en el Regio Alcázar de Madrid bodas de los personajes de la Real Familia. En 179i se pensó ya en casar al príncipe de Asturias D Fernando, poco después Fernando V i l con la princesa María Antonia, hija de los reyes de Nápoles; pero teniendo entonces pocos años el primogénito de Carlos 111 y de María Luisa, no se volvió á hablar de esta boda hasta i 802, y se concertó al mismo tiempo que ¡a de la infanta doña María Isabel cjn el príncipe D Francisco Jenaro, heredero de la Corona de las Dos Sicilias. La boda de D Fernando y de doña María Antonia se celebró por poderes en Ñapóles el 25 de Agosto de 1802, y se ratificó en Madrid á principios de Octubre, y fue de corta duración, pues la gentil princesa napolitana falleció el 21 de Mayo de 1 806 sin haber dejado hijos. En ¡unió de 1815 Fernando V I I que