Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B- C. MIÉRCOLES 3 DE ENERO DE 19- 6. PAG. 7. EDICIÓN ctía, cuando les da el sol, centellean, refulgen, y tan blancas parecen, que son como flores; cuando amanece son las primeras que reciben la luz, y al anochecer son las últimas que se quedan sin ella; nunca están en sombra, porgue sobre ellas no hay más que el cielo, y si hay lumbre de luna, para ellas es, y para ellas se, ha hecho la celistia, que es el resplandor claro de las estrellas: en estas lluvias de verano, únicas lluvias que ellas conocen, son las primeras que sienten la caricia del agua, y siempre estremecidas y vibrantes, parecen atisbar el más ligero soplo de viento. Así, como estas ramas, quisiera mi alma: vibradora y siempre recién nacida, cara al sol, cara al cielo, al medio día y al atardecer, saboreadora de las fiebres del aire y de la frescura del agua que cae, amiga de los vientos y de las calmas, inquieta siempre y siempre emocionada, y como las ramas morir cuando muere el verano, y caer en la tierra, y deshacerme pronto cuando aún tenga el otoño fragancias; porque de todos los tristes destinos, es el más triste el de Jas hojas solitarias, que se quedan durante el invierno prendidas al tronco y tienen frío. X CJn invierno se vive más que en verano; por lo menos, se da uno más cuenta de que vive. Sin embargo, prefiero el verano, durante el cual, aunque acaso se tenga menos alma, es nuestra toda el alma hermosísima de la naturaleza, que no se cansa de vivir. Si supiera, liaría unos versos maravillosos al sol de la canícula, al que arranca chispas de los terrones y hace de todo el aire una única é inmensa vibración. ¡Mi amigo el sol! el gran secreto de la dicha. Y este otro: No dar á nadie sino aquéllo aue de nosotros desea recibir. G. MARTÍNEZ SIERRA POSTALES EUROPEAS EXTRAN- Después L AS COLONIASEN PARJS. del triste JERAS capítulo consagrado á los subditos de Víctor Manuel 11 M Collin nos presentadlos del coloso alemán. Esta colonia- -dice no sin cierta amarga melancolía, -por su fuerza colectiva y su gran representación financiera, es la más importante. Su prosperidad supera todos los cálculos. En efecto; pasan de 80.000 los alemanes que residen en París, y á la inversa de lo que ocurre en la colonia ifaliaña, sólo un 25 por 100 pertenece á la clase obrera. TT ebemos ir por la vida como por un jardín. Pienso esto recordando el buen rato que pasé esta mañana con uno de mis amigos. Casi todo el mundo es agradable para una hora, porque cada alma da su flor. No pedir á nadie sino aquello que nos Dueda dar: acaso sea éste Algunos archimillonarios representan la aristocracia nobiliaria y financiera. El alto comercio, la banca y las grandes industrias tienen una representación grande y poderosa. Siguen á éstos los negociantes y exportadores, los comisionistas de todas clases establecidos en el corazón mismo de París, los que han convertido los faubourgs de Poissonniére y de Monrmarrre en verdaderos barrios de Berlín ó de Hamburgo. Aquí es donde los alemanes han implantado el comercio germano; tres mil almacenes y comercios y otros tantos bureaux con sus legiones de empleados, nos dan una idea exacta de la actividad y valor comercia de los subdi- tos de Guillermo II. Y si atravesamos el boulevard para encaminarnos á ciertas horas del día hacia la Bojsa, la lengua de Gcethe nos hará pensar, más que en la patria de Hugo, en la del inmortal autor de Vetusto. A ese enorme ejército de empleados y corredores de casas de banca, hay que agregar que la mayoría de los dueños de grandes hoteles y sus dependientes son alemanes. La población obrera, en general, habita en la Villetre, Menilmontant y alrededores de la plaza de Italia. Esta se compone en su mayoría de mecánicos, peleteros, trabajadores en fábricas de productos químicos y muchos panaderos. En ese barrio tienen una escuela protestante, la sola que existe en París, y en la que únicamente son recibidos los hijos de los obreros; la instrucción que en ella se da es primaria y en las dos lenguas francesa y alemana. El elemento femenino es también muy numeroso; las criadas, institutrices y amas de gobierno son muy buscadas por la alta burguesía parisién. Y ¡caso extraño! empero el antagonismo de las fórmulas culinarias entre los dos países, hay en París más de tres mil cocineras germanas. La colonia posee varios templos; los principales son la Confesión de Augsburgo, que es protestante, y el católico, situado en Passy; seis sociedades de beneficencia y otras de socorros mutuos; dos círculos de recreo; un periódico bisemanal en alemán, Die Pariser Zeitung, y que ya cuenta cuatro años de existencia. F MORA J. A ULTIMA CONSAGRACIÓN DE OBISPOS POR SU S. S. EL PAPA PÍO X EN LA CAPILLA SJXT 1 NA EL DÍA 2 1 DE DICIEMBRE ULTIMO TrumDus.