Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
j snb sp ojnSas ssjsa oiad? ¿nhufoi- -3 qisod s g- ausaapuajduioa sapand ou ojsa aod ajuaujBanSag- E 3 BIUI E 3 n b 333 JEd ÍJ. O O3 0 U ¡4 S ¡p 3 p ajguBS B SOUÍ -Eíuaj oA A n anb ajpEd ¡tu B jBanSass p ap sanbjiBtu e jo Brp c i j o ¡g- ouirsauo B nq ap o opsadsap s p E 3 D, poj EqEÍajB a n b p s p a u a s Eun uo 3 OJSSJUOS avu u j aod Bzsqeo E opuatAOuj opjpusadaos E; O aui ¡3 íou 3 U 3 B, oauoaaa a p EqE 3 u; ¡E 3 Bijrosjp Eipuaadiuoo o ou o s 3 AOíB 3 p a 3 s souispod ou ovuisau 3 ¡qEd; n 3 oaapBp. i3 A jap p 3 uiopu 3i qii oad O S I S B 3 ¡3 andtuns ua p u q s q o as X ES BÍ Eiounuap eun a p Bpuansasuos B opBS ¡jsB 3 anj zaA B U oun EJJUOD sop soiuBia 3 g síEapajj- o j u S aui i? jad 3 3o s B pn 3 E ¡a a n b OSOJOSIA SBUI oi ¡3 Bi ¡3 niu un eqeSad 3 anb opuajA Ejp un ísajjanj SBUI X SSJOÍCEUJ E lSo 3 Sa BI 3 UEJUI BJ S 3 nU U 3 ¡SE J 3 S JOjJ ssspj SE UEqujsa O S 3 ua anD opiqBS- JE o p s p sa 3 ui ou s n b ssapi s p Bza; E aun uo ¡3 E 3 npa Eajsanu ap ouis (p p aod opBanpa ouEjaantf s j q o d un Áos oX A EputAoad BJU -sanu a p SEÜIUÍEJ S 3i sn ¡SEUJ SE ap Bun ap oaapaaaq a s; a) sajBpos sauoisBnjis sEAijsadsaa saajsanu a p B ap ojos ou apasoad sojuaituriuas soa; ssnu a p Epuaaajip X E ¡j o d A Esornaasaa A B n OsqB uopsaiui ajasd IUJ a o d sa anb A aun sou anb opaja E psisiuns E apand is a S u e s a E ap o p a j a p OSIUIE 3 OUEUI -aai p EjAEpoj Xos opis ai g- ¡anbE anb Oju 3i uií duin 3 OJ 3 EX 3 SEUI OpiU 3i UBl pEp! SOJ 3 Ua 8 ap SOSSE SODOjJ oíjij IUI a p oueuiaai (A OSÍUXB Ejas anb oíiij B ojdopE oA Á- -oí ¡p- -opiAaas ui E opug sa í HOW A MO 13 VD 3 NSV 6 BIBLÍOTECA DE A B C Ecne á correr ae nuevo, y en tanto se generalizaba en r la aldea la alarma producida por los gritos de los b e b e dores. La campana sonó lúguoremente; me detuve presa de verdadero tsrror; ante mi vista aparecía la granja, no ya envuelta en humo, sino iluminada por una llama rojiza que subía, bajaba, lamía los muros, se escapaba del tejado en lengüecíllas sutiles por invisibles rendijas y desaparecía como si se extinguiera para surgir en seguida en otro sitio. Aterrado, petrificado, gritaba yo: ¡Mamá, mamá! Un espantoso estruendo fuá la única respuesta que llegó á mis oídos. La techumbre de nuestra casa acababa de desplomarse. Cuando llegaron los bomberos tropezaron con el cuerpo de un niño desmayado. No volví á ver á mis padres; murieron en aquel incendio por tratar de salvar algunos muebles y algunos objetos. Eran, según me han referido más tarde, honrados trabajadores, duros para la labor, ávidos de ganancia como la mayor parte de los campesinos. ¡Cuántas veces he oído decir hablando de ellos: Tenían mucho cariño á su dinero y por él perdieron la vida ¡Pobres! No tienen sepultura en ei cementerio; no nan dejado recuerdo alguno en el corazón de su hijo; no tengo ¡dea de los rasgos de su rostro ni del sonido de su voz; no se consagran á ellos mi gratitud ni mis recuerdos. Cuando volví en mí de mi desmayo, me encontré acostado en una camita blanca; una mujer se inclinaba hacia mí y murmuraba con vez infinitamente dulce y compasiva: ¡Pobre niñol Supe después que el conde de Varsange, advertidade que una de sus granjas ardía había acudido al lugar del siniestro. ABNEGACIÓN Y áMOR DIARIO DEL S R ONES 1 MO DUPUIS 2o de Diciembre ué largas me parecen las noches de invierno que paso con mi vieja Jacoba y Bautista, su marido! He consentido á estas honradas gentes la familiar costumbre de pasar la velada á mi lado, y esto por economía, pues así, con una sola luz y un solo fuego nos basta. jacoba toma estas cosas muy en serio. -No, no- -me dice, -D. Onésimo; no! e dejare á usted derrochar. Pero, sus habladurías, sus chismes, que tienen por única base las murmuraciones del pueblo, me cansan y me aburren. Mis negocios me ocupan todo el día: examino los íegajos, oigo las lamentaciones de los deudores, desbarato las astucias de los campesinos, hablo á todos en el lenguaje de la probidad y la rectitud. Mi estudio prospera. Vale el doble de! o que valía uando lo adquirí, porque me rodea una aureola de esimación, de confianza y de simpatía. Pero ¡ay! esto no me basta. ¿Tendrán razón los qu? aseguran que soy un notario excesivamente románticojSerá tal vez que mi permanencia en el castillo de Var sange ha desarrollado en mí gustos, costumbres y aspira ciones que no basta á satisfacer la prosperidad material?