Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
o a v vo 3 j. onaia ns ua aipBU anb SBjoaa SEIA SE aod ossd oanSas UEJ UOS usqBuiujEa oaad ÍSOUJS. I EUEJ SO sopo UEardsu; anb JOXI- a; ap so; O B 3 a so spnpoad anb EJUOXJ ap uoijsana SJJ i ¡3 ap ap opoui un üEjuaj SBIU; 3 ¡A sEpuanb SEUI SBJ BJOUUU; as sajsna SBJ B ssjjanbE ap ajqBSBjduij oaad epeuiE pspiuiAip Bun ESE 3 BjpnbE ua Eaa Eauou, E- J E. IUOI ap sauorjsans ua ajqpcarju! Eaa ojos oSisuoa vied ouioa SEUÍ- ap so uoo BJEd a U 3 mpu SBijBj SB SEpo EqEsnaxa X souinjaojuj so sopoj ap EiaapEduios as sspnjsB SEJ sepoj aod aEWESua EqEÍap ag EpiA B ¡Basd p y opsdnaoaadsap eag of; n ns ap uopsanpa B ap anb eunjaoj ns ap uop- Ej s; u! uipE EJ ap ouisjuí o opoí ap opEpina a Esodsa ns E EqBÍaQ- soajosou ap oaod EqBpma as apuoa jg aaduiais Eipuaadmoa o j p a j Bpapuaaduioa u; s Bjaapaqo EJ OÁ saoaA y- aouoij ap saaquioq X saaqiuoi souiBaanj ¡s oiuoa Ejuaa sou soum so y BUBaaqos ns ua EqBjsa aapod ns ap o? a. 233 s ¡a anb oaas X Bisa E Eijs; saa aipEjsj- BUIIE ¡ap opuoj B BqE a anb aiUEa auad UE Eun uoa soío soj ua 4 EJ; UJ ap oXns iBijnDad JBJ; UI ap opoui un E ja etua L EUlEUi VH 3 A VNiaaw oiONaooNt vavaxsrní VISAOM H 0 1 V 1 MQIQVD 3 MV LODS 31 a v w B aaA oaamb o j- opuap ¡p smij sasaa sEunS B anb oínuuj a q s ¡saaa ¡ajsa uaiq UEJ Eiaouoa ¡a X oapaj ap SEaa 93 SB aEui 3 Easd EqE ssq aapBui E ap d sopjun a uauiE S dujO 3 UEJ saaas sop soajo IA EqsaopB B o a p s j oaadi EJUBS Bun E OUIO 3 souiEqpsuaA EJ sop- X ¡ijjipg Bsapuo 3 EJ Baa Buanq anb X Bsouiasij an ajjuas a ua f. jusuad ¡a ua Bza B iS anbE Ejuaj anb o aod aapEui ns ap sauoi 333 SEJ aod omSas ap ¡s oaad ¡nzE aaSuEs EJ aod Eraas ojvj EÍoa a uamjEnS; Eaa soquiB ap aaSuBS B anb aaA aíuauíEraBujpaoEajxa osoup sou X oa o ua oX X ozEaq un ua ciipmd as Eqanad EJ aaseij sa a v aa voaxonata 4 BIBLIOTECA DE A B CB A B N E G A C I Ó N Y AMOT? t Pobre castillo querido Me separo ae mi camino para no ver sus persianas cerradas, ni el letrero rojo, pegado en las paredes, que parece la boca sangrienta de una herida. Y he aquí que, como si fuera una coiegiaia sentimental, siento irresistibles deseos de escribir el diario de mis pensamientos, ó mejor dicho, de mis recuerdos; de hablar de los dichosos tiempos que pasé en aquella mansión, desierta hoy; de los que entonces la habitaron; de aquellos á quienes debo lo poco que soy, lo poco que talgo y todo lo que poseo. Mientras escribo esto, Bautista y Jacoba guardan profundo silencio, miran con los ojos entornados cómo st mueve la pluma sobre el papel y experimentan el sentimiento de admiración que inspiran las obras que uno no se siente capaz de ejecutar, algo así como religioso ¡respeto. No hay miedo de que me interrumpan. El ligero roce de las agujas de hacer calceta que maneja Jacoba parece el acompañamiento del rasguear de mi pluma... Los ojos de Bautista se cierran; óyese un sonoro ronquido; Jacoba da un codazo al dormilón, y ambos se retiran á descansar. Heme ya solo, completamente solo con mis recuerdos, y de pronto se yergue ante mí la horrible catástrofe que me dejó huérfano. ¡Oh! ¡Aquel grito espantoso que tantas veces resonó en mis pesadillas de niño! Aquel sobresaltado- despertar; las voces de mi padre: ¡Levántate, levántate Onésimo! ¡Hay fuego en el granero! Y recuerdo el olor acre y el humo ashxiante que me obligaban á andar á tientas á lo largo de las paredes, en tanto que mi madre me arrastraba hacia afuera, medio desnuda. Luego, la carrera hacia la aldea en demanda de socorro; mi voz que se ahogaba en la garganta: las casas cerradas, la hospedería abierta de par en paa, taberna iluminada aún, mi irrupción en el grupo de hombres ebrios, ante los cuales pude reconocer a Viraux, el subjefe de bomberos... ¡Fuego! ¡Fuego! Y- fodos los beodos, repentinamente serenos, en pie: ¿Dónde, dónde, niño? -En casa, en la granja. -Bueno, bueno, ya vamos, dile á papá que ya vamos.