Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
5 ¿AÑO TRES. NÚMERO 35 4 CRONICA UN 1 VERSAL ILUSTRADA. fEMADRID, 31 DE DICIEMBRE DE i9o5. NÚMERO SUELTO, 5 CÉNS. instrumento de gobierno, ni estará tranquila de veras. Pero, hay un ejemplar de lo teorizado que basta á demostrar adonde, por sendas semejantes, habríamos ido á parar con nuestro humoral y arenoso individualismo; ese ejemplar nos es facilitado por el grupo viílaverdista. Tenía ese grupo su significación política y mejor aún su significación económica. Estaba, conforme á la teoría, en condiciones de coincidir con las otras agrupaciones políticas en determinados trabajos para realizar un objeto señalado á su actividad, para satisfacer un deseo común. Cuando el resultado de la lucha electoral probó su escasa fuerza como número, pudo conservar la de su calidad como pensamiento; mas, para hacer éste efectivo, necesitaba sumarse con los partidos existentes. D. Rafael Gasset y algunos de sos amigos cedieron á esta razón de lógica y se sumaron al partido íiberal, considerándole como el más afín. Su representación ante el país productor encajaba en él perfectamente. Los restantes personajes del grupo, pertinaces en su aislamiento, revolotean como pájaros á quienes han deshecho el nido, sin acertar con árbol donde posarse. En uno de esos revuelos han bajado á la estación del Mediodía á despedir al general Marti tegui, y hacer muestras de empollar el partido militarista. Esto no se hallaba en el programa de la agrupación, la cual ni siquiera como materia colorante podrá servir para la nueva parcialidad, que, de formarse, tendrá color propio. De manera, que la única fracción política, que suelta queda entre los dos grandes partidos que alternan en la gobernación del Estado, sólo sirve para rodar, como los bancos de arena, á merced de las corrientes, y ser estorbo ó riesgo para la navegación. En tan azarosa y movida existencia puede llegar á favorecer el caudillaje, forma de gobierno, á la cual acuden los pueblos que sin educación política entran en la vida pública- -las Repúblicas hispano- americanas han ofrecido elocuentes ejemplos- -ó en extrema decadencia quieren la dictadura sin temor al dictador. ¡Véase fti vivo y en concreto las forzosas consecuencias de la consabida teoría! MANUEL fKOYANO CIRCULACIÓN DE A B C PJI SUS excelentes fotograbados- -no igualados hasta ahora por ningún otro diario; -t poi su independencia política y cuidadosas infoi mariones de todos los sucesos de actualidad; por su inmejorable servicio telegráfico y extraordinaria baratura (5 céntimos el ejemplar) Jl B C ha ocupado desde su primer número lugar tan preferente entre la Prensa española de gran circulación, que el termino medio de su tirada durante el mes ichial, alcanza la importante cifra de JOÍ. OOO ejemplares. CRÓNICA POLÍTICA L FRACASO DE No ha mucho que E UNA TEORÍA estuvo en boga la teoría con aires de modernista; según la cual los grandes partidos no eran ya necesarios y casi habían llegado á ser perjudiciales. Agrupaciones representantes de tal ó cual pensamiento político ó, económico y coincidentes sobre su oportunidad, bastaban y sobraban para su realización y para hacer funcionar la máquina del Estado. Semejantes motores de tamaño reducido habrían de ser más cómodos y hasta más baratos. Y para justificar su conveniencia, se prescindía por completo de la psicología nacional. Cánovas, Sagasta habían sido dos tiranos para sus parciales, y la superioridad intelectual y volitiva del primero y la sagacidad imponderable y la paciente ductilidad del segundo para nada eran tomadas en cuenta. Más útiles que dos onzas de oro habrían de ser, para las transacciones y los cambios de personajes y personajitos, algunos cucuruchos de pesetas sueltas. A pesar de todo, el instinto político fue superior á la teoría y los teorizantes. Se sintió necesidad de grandes partidos, ¿donde, á ío menos, las ambiciones desapoderadas y las conveniencias egoístas estuviesen aígo contenidas por la magnitud de la masa y la superior autoridad del jefe. Ese instinto político es eí que aprueba hoy la formidable agrupación de fuerzas conservadoras en torno del Sr. Maura y la disciplina que este señor establece en sus filas, y es también el que se halla alarmado ante la escasa cohesión de las filas liberales, en las que parece transparentarse la consabida teoría. Hasta tanto que se produzca en la hueste liberal un fenómeno análogo al que se ha producido en el campo conservador la opinión no diputara á aauél por un sólido y fuerte que en términos deportivos podría llamarse sorteo de consolación, y aunque el premio gordo se ha quedado en Madrid, su cuantía no es tan grande ni tan dulce que borre el amargor producido por la decepción de hace ocho días. El Real Palacio siguió invadido de pú blico femenino, que fue á admirar los regalos hechos á la Infanta y á ver de paso las galerías del regio alcázar, que son cosas que están al alcance diario de todos los simples mortales y de todos los mortales simples Los venerabilísimos senadores madrugaron, y como á quien madruga Dios le jyifda, discutieron, tosieron y estornudaron con la ayuda del cielo dando un buen avance á los presupuestos. Mostraron algunos su antipatía hacia el celibato dispensando buena aeogida al proyecto de recargar las cédulas personales á los solteros de más de treinta años, reforma que habría producido la mar de entusiasmo y de gratitud entre todas las mujeres en disponibilidad de casorio; pero el autor de la enmienda la retiró. Los diputados, en cambio, apenas actuaron de tales. Dedicaron el día á hacer cuadros plásticos en el ministerio de la Gobernación. El cuadro más repetido fue el de las ánimas del purgatorio. Era día de firmar nombramientos de alcaldes y cada padre de la Patria tenía que sacat una porción de almas en pena. Los buenos patriotas y buenos liberales dedicaron un recuerdo al genera! Prim, de cuya muerte era ayer aniversario, conviniendo una vez más en que se llevó para allá muchas cosas que hacen falta. El Rey regresó anoche. Por supuesto, de Múdela y satisfecho de las cacerías. Hubo, como sábado, novedades teatrales. Debut de Paoli en el Real con Hugonotes y varios incidentes. Inaugu ración del Gran Teatro (antes Lírico, antes frontón y mañana Dios sabe qué) Cuando la gente se retiraba de los espectáculos desfilaban también senadores y diputados que salían de sus respectivas sesiones. Todo el mando de teatro. AEMECE IMPRESIONES PARLAMENTARIAS había qae discutir nada en ff Cantar ef Cona greso abrió ayer tarde sus pumas con a) sdlo objeto de recibir un dictanvCrt de tinat Comisión mixta qae ef Señad feníaf que énvisfr. Cuando el señor conde de- la Bo adiHa dijo: tfAbrese la sesión había únicamente dos señores diputados en tos escaños: el Sr. D Angelo y el señor marqués de Cañada- Honda. Un señor secretario comenzó á leer el acta; su voz era lenta y monótona; mientras se! e! a esta acta, llegó al banco azul el Sr. Gasset. El sí HlL. ¿Cuánt líneas emplearemos p para p d euent de la sesióndde ayer? N dl ó? No dar MADRID AL DÍA l a mañana se la pasó la gente desocupada preguntando si ei Rey estaba en Múdela ó en Granada. La tarde, averiguando en Granada ó en Múdela. La fantasía popular e ric en detalles, y ya se forjó una escena idílica en la Alhambra. ¿Dónde mejor, sí bien se mira? A mediodía saltó la lista grande, del