Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 3o DE DICIEMBRE DE i 9 o5. PAG. 4. EDICIÓN 3. a ño, con palabra sencilla, fluida, comenzó dando las gracias al Parlamento. Es preciso- -añadía el Sr. Presidente- -continuar la obra; es preciso no hacer leyes repletas de preceptos, de minucias, sino fijar la vista en el hecho concreto, exacto, y trabajar sobre él. La labor que espera al Parlamento es harto difícil y compleja; quedan sobre la mesa la ley de Alcoholes, la ley del Timbre y las bases arancelarias; habrá que atender también al problema de Andalucía y al de Cataluña; habrá de ocuparse asimismo la Cámara de la organización municipal. Y en cuanto á la discusión política- -añadía el Sr. Moret- -yo estoy á la disposición de los señores diputados que desean suscitarla é intervenir en ella. La discusión será amplia; podrán togiar en ella parte cuantos quieran. Y ahora- -terminaba diciendo el insigne oraclor; -dejo á la consideración de los que han tenido la bondad de escucharme la rectitud con que yo he expuesto mis propósitos. Unos calurosos aplausos siguieron al breve y cordialísimo discurso del Sr. JVJoret. y el señor presidente del Consejo, ágil y sonriente, salió rápido del salón, montó en el coche de un amigo y se marchó al Senado. AZORIN queden totalmente aproordos los presupuestos. Como quiera que para varios extremos de los presupuestos ha sido necesario nombrar Comisión mixta, mañana domingo tendrán oue celebrar sesión las Cámaras para aprobar los dictámenes emitidos por aquélla. Claro está que tales sesiones serán muy breves. Al final de ellas se suspenderán las sesiones de Cortes hasta el día 15 de Enero. X 1 I n empate. En el Senado se ha reunido ayer la sección primera con objeto de resolver el empate producido ayer entre los Sres. Ruiz de Velasco y conde de Esteban Collantes al elegirse la Comisión que ha de dictaminar acerca de la, proposición de ley del Sr. Aguilera reformando la de ensanche de Madrid. En la alta Cámara ha despertado esta proposición de ley mucho interés, pues afecta á los propieta rios de Madrid. Por ella se constituye un fondo común para las tres zonas, en lugar de uno para cada una, como en la actualidad. La minoría conservadora se ha opuesto con energía, y se han hecho grandes trabajos oor unos y otros para tener mayoría. La sección se reunió bajo la presidencia del Sr. Montero Ríos, resultando con i5 votos el señor conde de Esteban Collantes v con i3 el Sr. Ruiz de Velasco. La elección ha constituido la nota del día en el Senado. X I p l general Martitegui. Ayer marchó á Barcelona el general Martitegui, siendo despedido en la estación por numerosos jefes y oficiales de uniforme. También han acudido en pleno los diputados villaverdistas. X p n Rey en Granada? Afirmaban esta mañana en el ministerio de la Gobernación que el presidente del Consejo nada sabe de si el Rey ha estado ó no en Granada. Los telegramas oficiales recibidos en el ministerio no hacen alusión alguna al supuesto viaje de S. M Sin embargo, personas bien informadas insisten en que D. Alfonso no ha pasado la tarde de ayer en Santa Cruz de Múdela y en que la Princesa Ena de Battenberg estaba hace pocos días en Málaga. X I os alcaldes. El conde de Romanones llegará esta noche á Madrid. La combinación de alcaldes no está aún de! to do terminada; se aguarda la llegada del ministro de la Gobernación para ultimarla. Esta noche facultarán á la Prensa una lista todavía incompleta, y hasta mañana no será conocida la combinación entera. da, ha sido la primera emoción que hemos recibido en la tarde de ayer... El Sr. Soriano al ponerse de pie en su escaño nos ha proporcionado la segunda. Desde hace mucho tiempo estaba intrigado el señor Soriano por lo que acontece con el acta de Teruel. La Comisión de actas había ya dado dictamen sobre todas las actas; el Congreso se ha constituido; sólo quedaba un acta, la de Teruel, sobre la cual la dicha Comisión no acababa de realizar su cometido. ¿Por qué la Comisión no cumplía con su deber? ¿Por qué esta acta vitanda no era traída á discusión? Estas eran las cuestiones que convenía dilucidar; sobre ello se promovió ayer en el Parlamento uno de los debates más pintorescos, peregri- nos, amenos é instructivos que hemos presenciado en nuestra larga vida parlamentaria. La Comisión no puede dictaminar porque existen unos suplicatorios contra el diputado electo y esos suplicatorios no han llegado decía Heno de indignación el señor marqués de Teverga. ¿Cómo que no han llegado los suplicatorios? -replicaba el Sr. Garníca. -Los suplicatorios han llegado al Congreso. Entonces, si han llegado, ¿por qué no se entera de ellos la Comisión de actas? preguntaba el Sr. Soriano. Señores, poco á poco- -replicaba por su parte el Sr. García Prieto. -La Comisión de actas no puede entender en esos suplicatorios; esos suplicatorios han de ir á la Comisión de suplicatorios. ¿Y por qué esos van á esa Comisión? gritaba el Sr. Martín Sánchez. Y el Sr. García Prieto exclamaba de nuevo: ¡No se ha mandado á esa Comisión, porque esa Comisión no existe, no ha sido nombrada todavía! Y sobre esto se, promovió una complicada y laberíntica polémica en que tomaron parte una multitud de oradores; en la Cámara había un rebullicio formidable; todo el mundo hablaba; todo el mundo consultaba el reglamento del Congreso y la ley de Eujuiciamiento criminal; peroraba el Sr. Nougués, luego el señor Celleruelo, luego el Sr. Azcárate, luego el señor marqués de Teverga, luego el Sr. García Prieto, luego el Sr. Sánchez Guerra; volvía á hablar el Sr. Azcárate, y el Sr. García Prieto, y el Sr. Nougués, y el Sr. Celleruelo. El espectáculo era entretenido. De todo esto sacamos en limpio lo siguiente: un diputado ha sido elegido por un distrito; su contrincante se querella contra él; llega el suplicatorio al Congreso; el suplicatorio debe pasará la Comisión de suplicatorios; esta Comisión no se nombra hasta que el Congreso está constituido; de donde resulta que esta acta, que puede ser leve, no es examinada por ¡a Comisión de actas (por que la Comisión de actas no puede recibir el suplicatorio) y ha de esperar el diputado electo á que el Congreso esté constituido para que se le despache su acta. Y como al Congreso ya constituido sólo pasan las actas graves, esta acta leve se convierte en grave merced á una habilidad del candidato derrotado que ha presentado la denuncia. ¿Está esto claro? Y hay todavía más: y es que en este suplicatorio enviado á la Cámara- -y esto sucede en el presente caso- -puede referirse á un hecho electoral, hecho sobre el cual ha de juzgar la Comisión de actas, con iobjeto de dar su dictamen sobre el acta, y hecho que la Comisión que ha de enterarse de él no puede conocer, puesto que á dicha Comisión le está vedado recibir y abrir el suplicatorio. ¿Hay, lector, nada más peregrino? ¿Lo ha habido jamás en los buenos tiempos de Bizancio? La tercera sensación de la tarde nos la ha proporcionado el señor presidente del Consejo; esta sensación ha sido agradable. El señor Moret ha pronunciado al final de la sesión de ayer su anunciado discurso. Ha sido breve el Sr. Moret; su trabajo en estos días hubiera abrumado á un mozo vigoroso; había ayer en la Cámara un sentimiento profundo de simpaíí? h? o c 1 c r. Moret. Ei Sr. Mor risue- ECOS POLÍTICOS TT iscurso- programa. No hubo, durante toda la tarde de ayer, otra nota política que el discurso pronunciado por el Sr. Moret en el Congreso, con objeto de fijar el criterio del Gobierno para cuando se reanuden las sesiones de Cortes. Produjo buen efecto, y luego fue favorablemente comentada la orientación sostenida por el Sr. Moret en su discurso, de que el Parlamento permanezca en funciones durante el mayor tiempo posible, entregado á la labor que demandan los muchos y muy importantes problemas que el país tiene pendientes de resolución. Este propósito beneficioso se completaría si la Cámara accediese á la demanda hecha por el jefe del Gobierno de que las sesiones sean de seis horas en vez de las cuatro de que constan. Como asuntos en que inmediatamente han de emplear las Cortes su tiempo, señaló el señor Moret los proyectos de reforma de la ley de Alcoholes y del Timbre, ya presentados por el el Gobierno, el de concesión de la autonomía municipal, y los asuntos de Cataluña y de Andalucía, las dos regiones sobre las que se concentra la atención del país: la una por el catalanismo que encierra, y la otra por la miseria que la invade. Además de esta labor de Gobierno, el señor Moret se puso á disposición de las minorías para desarrollar el debate político que quedó aplazado ante la premura de la aprobación de los presupuestos. Este fue en síntesis el discurso- programa, ó más bien el discurso- íñ dice, como el Sr. M o ret quiere que se le denomine, que pronunció el presidente del Consejo, y que, como decimos, fue bien acogido por toda la Cámara. X I os presupuestos. En el Senado falta aún por aprobar los presupuestos de Guerra y Marina y el articulado. Los conservadores que forman parte ae la Comisión se reunieron ayer, asistiendo también á la reunión los Sres. Rodríguez San Pedro y Allendesalazar, y acordaron oir las explicaciones de la mayoría de la Comisión para fijar el criterio de la minoría respecto del articulado de la ley. Hoy celebrará el Senado dos sesiones: la primera, de nueve de la mañana á una de la tarde, v la segunda, desde las tres hasta que N PROLOGO DE LAS OBRAS DE BLASCO (O Ponderar el ingenio de Eusebio Blasco, sería tanto como ponderar la salida diaria del sol, cosa que todos nos sabemos de memoria aunque muy pocos, en España especialmente, la saboreamos. Hay, sin embargo, cierta analogía entre el ingenio de nuestro llorado amigo y el crepúsculo de la mañana, y de aquí el símil. Salir sale el sol todos los días; es el mismo todos los días, pero todos los días nos parece nuevo por lo hermoso, por lo bienhechor. También todos los días brillaba el ingenio de Blasco mientras Blasco vivió; era el mismo todos los días; pero todos los días nos parecía nue o por lo fresco, por lo retozón i Los que sólo conocéis á Blasco por sus escritos, habéis saboreado á medias su arada v su (1) D d tomo XXI de las oorüs completas ae cuseoio Blasco que acaba de pubbcaroe. aaiwm 111 11