Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C JUEVES 28 DE DICIEMBRE D b i 9 o5. PAG. 5. EDICiON i. QlLUETAS C O N T E M P O R A- á la cual ¡a España moderna quiere sal- su palacio, no faltan risas ni cánticos go 0 zosos en los palacios de la caridad. N E A S PILAR L E Ó N dar la deuda de vejámenes, persecucioSu conducta desconcierta á los egoísCuando veo iluminado un palacio y nes y calumnias que sufrió en vida la tas y hace enmudecer á los malévolos y oigo los alegres sones de la orquesta y gran española en aquella vieja sociedad maldicientes, pues si posee valiosas jocontemplo el baile- bulle de los invitados, egoísta, pobretona y adormilada de su yas, envía las mejores á los templos cuanno me ocurre jamás renegar de aquellas tiempo. do se trata de adornar á santas imágenes; gentes que se divierten. Tampoco me moY véase lo que son las cosas: para conlesta el regocijo popular, ni los humildes seguir este anhelo nacional altos y ba- y si, como ahora ha ocurrido, Juntas de personalidades distinguidas se han declafestejos que se improvisan en los hogares jos, príncipes y gentes humildes se han rado impotentes para proseguir la obra pobres, y hasta, si me apuran, diré que acordado de una mujer singular, activa, de redención á favor de los pobres golme agradan los ruidos de la calle, las mú- generosa, de mediana estatura, gallardo fos, ella los ha recibido en su casa y los sicas de los regimientas, las canciones y empaque, rostro bello y simpático, ojos ha obsequiado y ha melodías de las orlevantado los espíquestas y de los piaritus de protectonos, los roncos braresy deprotegidos. midos de los autoEntre los pobres móviles, el tintineo he conocido á P I de los tranvías, el LAR LEÓN; llámenla cascabeleo de ¡os por sus títulos las ómnibus, el aliento, guías oficiales y los en fin, de la vida revisteros de salohumana. Y en el nes; para mí su nomseno de la Naturabre familiar es un leza me embriagan símbolo de grandelos olores del camza española, y me po mezclados con los mil callados ruii agrada mucho más dos de la existencia que todos los títude seres invisibles, los y apodos. ¡El y cuando escucho el Pilar, el León! La mar y el viento me fe que nos hizo senparece percibir los tir grandes ideales; inmortales compala razón indomable ses de una sinfonía que nos impulsó á de Beethoven. r e a l i z a r empresas imposibles. En cambio, me Yo he estudiado entristecen las poel alma de P i l a r blaciones solitarias León, cara á cara, con sus palacios cecon el dolor y con rrados, sus casas la muerte, en ese d o r m i d a s donde crisol purísimo dondeben vegetar seres de se aquilata el cotristes y silenciosos, razón del ser humaque ni sienten, ni no, y allí, durante aman, ni ríen. una noche muy larBien se me alcanga y muy triste, za que no todos c o n t e m p l é cómo piensan lo mismo lloraba, comprendí que yo. Son muchos que sabía r e z a r ios que apetecen sucomo rezan los buemirse en nirvanas nos, y me persuadí egoístas, aquietado de que su corazón c ¡cuerpo, con la es de oro purísimo. mirada inmóvil, enCanten otros su tornados ios párpatalento y su ingedos, mudo el labio, nio; entonen coi os indiferente el coradealabanza jusrísizón á todo lo que mas los que conhace vibrar el alma F EXCMA. SRA. DOÑA PILAR LEÓN, MARQUESA DE SQU 1 LACHE, 1 ranzen viven con ella la eshumana, sin ensue- DAMA POPULARÍS 1 MA POR SUS ESPLÉNDIDAS OBRAS DE CARIDAD, Y DE CUYO ÚLTIMO RASGO pléndida vida munños siquiera en el DE PROTEGER A LOS ASIDOS DE GOLFOS DE MADRID SE OCUPAN ESTOS DÍAS LOS PERIÓDICOS dana; soliciten con magín; rígidas ruedas que giran impasibles en las entrañas vivos y luminosos, á quien la fortuna pro- insistencia á su favor más honores, más preseas, nuevos títulos nobiliarios; los de un mecanismo sin conciencia ni vo- digó á manos llenas sus dones, que ella con gesto rápido y generoso distribuye agradecidos, que forman legión, inventen luntad. Esas buenas gentes, á quienes muchos sonriente, no como quien hace una mer- medios de agradarla, y soliciten sus beneenvidian, no ansian cosa alguna ni com- ced, sino como administrador discreto ficios los infinitos postulantes parásitos sociales; yo prefiero, desde la penumbia prenden las necesidades ajenas; el ham- que reparte con equidad un caudal. Pero ella- -lo dice á quien quiere oír- donde viven los humildes y los desgraciabre y el amor, los dolores y las ilusiones, son impulsos extraños que ni los conciben la- -prefiere á las obras de piedra las dos, pensar en Pilar León con esa callada ni les interesan; el llanto no les con- obras de pan, y mientras abre sus ricos gratitud que germina lentamente y que salones y centenares de personajes sien- siempre florece; esperar á que venga á mueve; no saben reir. Por estas razones, yo admiro y quiero ten los goces de la vida opulenta, en los recoger esas humildes flores, cubiertas de á los espíritus enérgicos, valerosos, viva- Asilos, en las Escuelas, donde quiera se las dulces y tiernas lágrimas del afecto ces y despiertos, con pasiones, con idea- oye un quejido, allí acude su dinero rápi- agradecido, como lo hace con frecuenJes, con ternuras vibradoras, con alegrías damente, sin reglamentaciones dilatorias; cia, tratando siempre de que no se extinde tai suerte, que si la alegría anida en ga el hogarcillo que ella aviva con el cainfantiles. Así fue Santa Teiesa de Jesús,