Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 24 DE DICIEMBRE DE i 9 o5. PAG. 6. minados los caminos vecinales, y entonces los cré- liz, con el que ncr nos metemos en el resto del 1 ditos que se dedican a dichas atenciones se inver- año, para que así se le sacrifique á última hora? tirán en construcciones hidráulicas. ¡El pavo ó la fuerza del sino! ¡Terrible cosa! Los Sres. ZULUETA y GASSET rectifican. Salimos á la calle y nos dejamos seducir fáEl Sr. MARTIN SÁNCHEZ aboga por la formación del catastro, y el Sr. MORET le contesta cilmente por el tendero. D. Daniel, nos dice con una sonrisa de Aguinaldo, ¿por qué no brevemente. El Sr. MORÓTE hace algunas observaciones á lleva usted de este turrón de nieve que acabauno de los capítulos para pedir que no vayan al mos de recibir? ¡Es gloria! Y contestamos extranjero obreros ya formados, sino otros que que sí, halagados por lo que nos parece una necesiten aprender. deferencia á nosotros exclusivamente. ¿Por Le contesta el Sr. GASSET. El Sr. NOUGUES defiende un voto particular al capitulo IX, pidiendo que se aumente la cifra consignada para expropiaciones. Después de contestarle los Sres. REQUEJO y GASSET y de intervenir el Sr. ESPADA, queda desechado el voto particular. El Sr. NOUGUÉS expresa el voto de la minoría republicana en contra de la subvención concedida á la Compañía Trasatlántica. El Sr. ROMEO anuncia una interpelación sobre este asunto. Se aprueban los capítulos del presupestc? de Fomento hasta el 14 y se pone á debate el de Gobernación. El conde del MORAL DE CLATRAVA hace algunas observaciones en contra de la totalidad. El Sr. REQUEJO le contesta. Se aprueba la totalidad y íos cinco primeros capítulos. El Sr. Pl Y ARSUAGA protesta de la rapidez con que se ha verificado esta tarde la discusión de los presupuestos. El PRESIDENTE (Sr. de Federico) declara que la discusión se ha hecho con arreglo á los trámites reglamentarios. Intervienen los señores ministro de la GOBERNACIÓN y PRESIDENTE DEL CONSE- qué no lleva nsted de esta gwayaoai ¡Es qloJO. Este propone que se aplace hasta otro día la rial Y contestamos efe sí. ¿Y de este mazadiscusión del presupuesto de Gobernación y que pán de Labrador? ¡Es gioriáí Y contestamos se ponga ahora á debate el de Hacienda. que sí. ¿Ponemos tembiéa de frutas y yema Insiste el Sr. Pl Y ARSUAGA en la precipita- un kilo? ¡Es gloria! Y contestamos que sí á ción con que ha procedido el Congreso. Protesta de dicha afirmación el PRESIDENTE todo, y nos cargan de paquetes y bultos y DEL CONSEJO y extraña la actitud del Sr. Pi aún nos preguntan si deseamos alguna cosita más. Pero ya hicimos nuestra buena provisión y Arsuaga. Los Sres. ALONSO CASTRILLÓ, NOU- de golosinas y volvemos á casa; los JUGOS GUES, ROSELLO y VILLANUEVA, hacen salen al encuentro, todo lo quieren ver y oler. varias observaciones á algunos de los capítulos. Nuestra sposa se. escandaliza porqae nos han Se aprueban todos los artículos del presupues- robado en el peso, porque nos cng Saroa y to, y á las nueve y cuarto pasa el Congreso á re- porque no sabemos comprar, y hasta qtsiere unirse en sesión secreta para el examen de cuen- que devolvamos los paquetes; pero nosotros, tas y gastos. heridos en el amor propio, desiraos qtie es Poco después se levanta la sesión. caro, pero, que eso sí, ¡es gloria! Por supuesto que esta noche, os dice vuestra cónyuge, en casita; hay múrenos borrachos por la calle y puede suce- dsrte algana CJsta noche es Nochebuena! dice la gente con tontería. Nada, nada; ya ves qae todas las de gesto de simpática tolerancia. O lo que es más te dejo ir donde te da la gaa justo es que igual: esta noche vamos á ser glotones, borra- una vez ea el año te sacrifiques por toé. chos, impertinentes, groseros y egoístas, sobre Y vosotros os resignáis, aisn á sabiendas de todo egoístas. que IBS aburriréis de un raiodo espantoso ante Las fiestas en que hay que divertirse á plazo el imponente cuadro de fatx a que os aguarda. fijo, en una fecha que ímoone el Calendario, Llegan parientes y parientes que apenas si me molestan extraordinariamente. veis en el resto del año, y ya os sentís un tanto Ir de romería en San Jsidro; á las verbenas molestos. ¿Está todo preparado? Pues ¡hala! en Julio y Agosto; comer buñuelos con moti- á la mesa. ¡Ya estáis divertidos con ser padres vo de Ja conmemoración de los Difuntos; de familia! Tenéis que hacer plato á doce ó ¿qué tendrá que ver una cosa con otra? ir á catorce que han invadido la mesa por la peneSan Eugenio en Noviembre y entregarse á la tración pacífica del parentesco y la amistad. juerga familiar en Pascuas, siempre me pareció ¡Sirve, sirve tú, que para eso te das muindigna servidumbre para el que se titula Rey cha maña! dice uno que por primera vez de la creación nada menos. come con vosotros. Y todos levantan en alto ¿Hay, como digo antes, fiesta más egoísta los platos como si fueran á juramentarse; que la que vamos á celebrar esta noche? unos lo retiran en seguida, y otros fingen disMuy de mañana nos despierta el ir y venir traerse hablando con el vecino para que les de la familia por la casa adoptando disposicio- pongan más, y luego dicen hipócritamente: ¡Ay! ¿Pero en qué estaba yo pensando? Me nes para el gran día, el continuo llamar del chico de la tienda; nuestra buena esposa que á ha puesto usted mucho! cada momento se acerca mimosamente á la ca- -El que parte y reparte se queda con la becera de la cama para dolerse de que no la mejor parte, -agrega uno de la familia celellega, que necesita más dinero, que la plaza es- brando el chiste él sólo. tá por las nubes, porque los besugos han acorY á medida que las libaciones se suceden, dado el retraimiento como cualquier minoría por aquello de que esta noche es Nochebuena, parlamentaria, etc. etc. las cabezas se trastornan y la comida es un Al levantarnos, nuestras primeras miradas guirigay imposible, algunos se sienten aflictison para el pavo, que ya en capilla aguarda sus vos y tiernos y os recuerdan inoportunamente postreros instantes en la cocina, y sentimos vuestras más caras afecciones. cierto remordimiento, ¿0 é- o h- zo auel infe- -rSi tu oadre te viera por un agujero! ¡Tanto como te quería! ¡Y al pocre no se le logró verte de registrador de la Propiedad! -Pues, y su tía- -agrega otro. ¡Su tía, que no tuvo más pío que esta criatura! ¡Si aún me parece verle de falditas, tan feíllo, con aquellas perras que tomaba! ¡Tú no te acorda ras, seguramente! ¡Pero yo sí, parece que te estoy viendo! Y vosotros agotáis todos los gestos y ya no sabéis qué cara poner. -Bueno, bueno- -interrumpen Jas muchachas, -que nos cuente algo gracioso- -Si no recuerdo- -decís tímidamente, porque maldito si os sentís con ganas de entretener á aquel publiquito. -Sí, sí, que sabe muchas cosas bonitas y muchos cuentos muy graciosos. Y nada, tenéis que hacer el gasto, y en Iu. gar de divertiros, como pensabais, divertís á los demás que, hiposos, medio ebrios, pesados con na conversac n fatigosa, incoherente, os amargan la noche... Oh, estHoida fiesta de glcíoaería insaciable! Egoísta ntíShe esta efe fa Nochebuena en que las gentes se recogen en sus escondrijos, atran can las puertas, ciérranlo todo, sin duda para que los acentos doloridos de los vagabundos, de las almas errantes, no perturben las díges tioaes groseras del yantar sin medida. Luis GABALDON MISA DEL GALLO (CUENTECILLO DE NOCHEBUENA p tté un verdadero acontecimiento para 1 alta sociedad a inauguración del espléndido palacio. El opulento millonario D José María Fernández de la Mampara (antes Mam para) no sabía en qué emplear sus inagotables riquezas, y después de mandarse hacer una estupenda eapilla mortuoria, mucho mayor que algunas iglesias parroquiales, ideó construit una residencia que compitiera y, á ser posible, superase á los mejores palacios europeos. Adquirió un gran parque en las cercanías de la ciudad, dentro del cual podían inclinarse varias manzanas de casas; una pomarada, como decí? el arquitecto municipal que tuvo que trazar las futuras grandes vías del ensanche, procurando respetar las líneas de la regia posesión rodeada de verja monumental, que inspiraba medroso respeto á todo transeúnte. Diez años tardó en concluirse el maravillosa. edificio, que proporcionó trabajo á centenares de obreros y artistas. Ocho arquitectos estudiaron los planos; treinta pintores y escultores decoraron las estancias. Capilla, salón de baile, comedor, batí, despacho, biblioteca, interminables salones de música, juego, cenver sación, etc. etc. eran verdaderos museos Mampara y su esposa parecían, más qut dueños, unos ancianos y bondadosos conser