Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 24 DE DICIEMBRE DE 1903. PAG. 4. mente de nosotros. Nosotros estrechábamos llenos de emoción las manos de estos buenos amigos. ¿No podríamos ir nosotros también unos días á estas bellas vecras murcianas, ó á estos perfumados llanos valencianos, ó á estos rientes valles alicantinos? ¿No podríamos nosotros- -y este es el más querido de nuestros ensueños, -no podríamos nosotros, tras una noche de rápido expreso, en cuyo vagónrestaurant hemos yantado sosegadamente, ¡legar en una mañana tibia y radiante á esta amada, á esta incomparable, á esta divina Sevilla? ¿No podríamos vagar unos días, libres de cuidados parlamentarios, por sus callejuelas llenas de misterio, y sentarnos en sus patios de mármol, y oír extáticos, en una hora matutina y en el atrio de la catedral, cómo susurra el surtidor de la fuente, y cómo lanzan en el azul sus gritos agudos los alcotanes, en tanto que en el profundo, inefable reposo caen lentas, suaves, las campanadas? Pero dejémonos de ensueños gratos; la realidad nos llama con su mano férrea é imperiosa. Y! a realidad aquí, lector, es el Sr. Rodríguez Muñoz- -á quien no conocemos- -ó e! Sr. Fernández Jiménez- -á quien tampoco conocemos. -Nosotros no sabemos á punto fijo lo que estos señores expusieron ayer tarde en la Cámara; pero ello es que hablaron. Y habló también el Sr. Jesús García. Las cosas que nuestro buen amigo contó, hubieran indignado al auditorio en otras circunstancias; ayer precisamente, cuando todos estábamos un tanto mohínos, cabizbajos (por no poder marcharnos) no lograron encender en nosotros la ira. En ios escaños sólo había diez ó doce representantes de la nación; estaban las tribunas casi vacías; un momento hubo en que el único ministro que se sentaba en el banco azul- -nuestro amigo el señor conde de Romanones- -se marchó del salón aburrido. ¡Celebro la ausencia de ese banco de todos ¡os señores ministros, porque estas cosas no podrían oírlas sin protestar! -gritó el señor Jesús García al percatarse de la soledad y desamparo del banco ministerial. Y á continuación usó de la palabra el señor Iranzo- -también amigo nuestro, -pidió el señor Romeo ignoramos para qué cosas, y se suspendió la sesión para que el Congreso se reuniese en secciones. Después continuó la discusión de los presupuestos. Lector: si tú eres parlamentario; si tú puedes arrellenarte en un expreso; si tú puedes ver las vegas murcianas ó ¡os llanos valencianos; si tú puedes llegar hasta las callejuelas y los patios de la divina Sevilla, nosotros te envidiamos profundamente. AZORJN ¡Cómo pasa el tiempo! Cuarenta y tres años tiene ya aquella niña rubia como el oro y blanca como las azucenas, que Vino con su augusto hermano al Palacio de su madre después de la Restauración. Veintiún años tenía cuando se casó, veintitrés hace que vive en Baviera sin dejar un solo día de recordar á España. De alma tierna y delicada, siente la inspiración de) a poesía y ha dedicado sentidas estrofas a su querida Patria, llorando en sus desdichas, consolándola en sus penas y mostrándola los caminos seductores de la esperanza. Por los artistas y por las letras españolas ha trabajado en su palacio de Nynphenburg, cuyas puertas han estado siempre abiertas para los españoles, y sus trabajos literarios en alemán la han colocado entre las princesas rrtás cultas de Europa. Une al talento y á la ilustración la bondad, y es caritativa para ¡os pobres. Al regresar á su Patria para tomar parte en el fausto acontecimiento de familia, tan grato para su alma, alienta el noble pensamiento de contribuir á la terminación de la obra que elevará á la santa gloriosa y á la gloria de Jas letras, á Santa Teresa de Jesús, un templo digno de la mujer sublime y de la excelsa doctora. Al mismo tiempo, piensa en los pobres y desea remediarlos en su pobreza. En estas nobles empresas Ja presta su concurso una dama ilustre, la marquesa de Squilache, y ya ha comenzado el movimiento para recaudar fondos en favor de los pobres de Madrid y para continuar las obras de la Basílica de Santa Teresa en Alba de Tormes. Mucho celebraremos que la noble infanta vea realizados sus deseos, y en tanto la damos respetuosamente, por su vuelta á la Patria, la más cordial bienvenida. UN MADRILEÑO del palacio, cargo conferido á monseñor Lulgi Mísciatelfi, el más anciano de los cuatro camareros secretos participantes, que abandona este destino, incompatible con ¡a más alta misión que se le ha confiado, como lo abandonó su colega monseñor Zichy, que en ei reciente Concilio ha sido nombrado obispo. Otro más de los camareros secretos partid pantes, monseñor Scapinelli di Leguigno, parece destinado á otro cargo, tal vez á sustituir á monseñor Aversa en la secretaría de los asuntos eclesiásticos extraordinarios, pues es probable que éste haya de trasladarse á Cuba, donde ya ha estado como delegado apostólico. De los cuatro camareros secretos sólo quedará uno, monseñor Sans de Samper, á menos que se confiera tal empleo á monseñor CacciaDomissioni. De todos modos, quedarán reducidos á dos, á lo sumo, los cuatre que hasta la fecha hubo. X L SUPUESTO ROBO El Giornakd Jta, DEL ARCHIVO lia p u b l i c ó la grave noticia de la desaparición del archivo vaticano de los manuscritos de Pío V i l El subarchivero, monseñor Wenceh ha desmentido la pajarota en el Osservalore 1 omano, demostrando que mal podían haber sido robados deí archivo vaticano los domumentos que enumeraba el diario primeramente citado, toda vez que jamás habían estado allí. G. M. ANGELIN 3 E LA INFANTA DOÑA PAZ A. la Ayer llegó á Madrid S. virtuosainfanta doña Paz, la noble y princesa de Castilla, á la que llevó el destino i establecer su feliz hogar en tierras apartadas de su querida Patria. Se marchó en la aurora de su juventud, hermosa y vuelve en la plenitud de la vida á estrechar más y más! os lazos que Ja unen con los suyos. La hija del hermano adorado será la esposa de su hijo y la que nunca olvidó á su adorada España, la que cantó á las vírgenes que se veneran en sus altares y de su hogar hizo un templo de la Patria ausente, tendrá nuevos motivos para consagrar su culto á esta nación en que los suyos reinan y en la que se meció su cun e decía anoche, lamentando la muerte de Pepe Riquelme, con suprema razón, el siempre ocurrente y fértil Luis Taboada: ¿Ha visto usted? ¡Qué. rachita llevamos! Zamacois, Antonio Riquelme, Tamayo, Rosel) Manolo Rodríguez, Julián Romea, Ore jón, Pepe Riquelme... jEn cambio, gozan de perfecta salud una porción de galanes jóvenes de una tristeza honda, de semblante tétrico, que nos amargan la vida constantemente! En el retrate que publicó A B C ayer apa rece vivo el geíte- más típico de Riquelme: un cómico candor oue asomaba á sus labios, al que seguía la muletilla de ¡servidorito! santo y seña de todos sus saludos. Era un madrileño de casta; sus verbenaSj sus toros, su buena capa con bordados y una guitarra á mano para pedirle cuentas á los pesares. 7 oma, 18 Diciembre. Con Carreras, Larra y Emilio Mesejo comenzó sus éxitos en Eslava, á tener personaliOMBRAMIENTOS PíoX. queapedad y á meterse en ei corazón del público, Y PROMOCIONES ñas elevado al hasta que ¡legó á ser su dueño, su actor favoSolio pontificio se manifestó enemigo del fausto rito. Porque muy pocos actores han tenido en y la pompa exterior, continúa su obra simpliel teatro mayor popularidad. Se iba á ver á ficando la organización de su corte. Riquelme, por sus cosas, por sus espontaneiEl mayordomo del Papa, monseñor Cagiadades, hasta el punto de que muchas obras se no de Acevedo, ha sido elevado á ¡a Sagrada salvaron por su esfuerzo personal, por lo púrpura, según antigua costumbre, y se ha deoportuno de un detalle, por la caracterización signado para sucederle á monseñor Gaeíano de un tipo. ¡Cuántas y cuántas veces la salida Bisleti, que había desempeñado el cargo de de Riquelme determinó el buen éxito de lo maestro de Cámara, que queda suprimido; que ya cabeceaba! Cuántas zarzuelas revivió acumulando sus funciones á las de! mismo moncon su gracia! señor Bisleti, el cual continuará ocupándose como hasta ahora en la concesión y organizaEra además Riquelme de los pocos cómicos ción de las audiencias pontificias, y como maque en las noches de estreno no se entregan, yordomo hará los nombramientos de los destipasándose al enemigo; defendía la obra palmo nos deCortey presidirá ¡a concesión de permisos á palmo, decididameníe, denodadamente. para asistir á las Capillas papales y demás funComo gustaba mucho de la música y ¡a pinciones pontificias, y en período de sede vacante tura, cultivó con singular complacencia ¡a tendrá sus antiguas atribuciones, entre las cuaamistad de los ungidos por el arte. Su cuarto les se cuenta la delicadísima del gobierno del en el teatro fue siempre característico y nuevo Conclave. Aüí se organizaban certámenes poéticos, exposiciones de pinturas, caricaturas, sombreDe la mayordomía se ha separado la imporros, zapatos, jde todo! tante raisjón del cuidado de los Museos y GaSus temporadas en Eslava, Zarzuela, LírícS lei ías vaticanas, que pasa á la prefectura de! Palacio apostólico, desempeñada por el carde- y Apolo se recordarán siempre con esa suave nal secretario de Estado. Y para que éste pue- nostalgia de los días felices. Con Carreras, su mejor smígo y compañeda atender á sus muchos quehaceres se ha ro, había apostado beber una jarra de ceivecreído conveniente nombrar un subprefecto ECOS DEL N