Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C VIERNES 22 DE DICIEMBRE DE i 9 o5. PAG. 9. EDICIÓN LA PLAZA MAYOR 1 a Plaza Mayor, que tan importante papel desempeña en la historia de la coronada villa, la que fue teatro de los horribles autos de fe y de las gallardas y simpáticas lizas de caballeros con toros, fa que presenció las proezas de la Milicia Nacional en el memorable 7 de Julio; se convierte en los días que median vador de costumbres populares. El estómago, decía con mucha razón el insigne Castelar, es la viscera más patriótica que tienen los nacidos y no hay quien no saboree con delicia, en los días clásiLisboa, 19 Diciembre. cos, los manjares que fueran su regalo en L PATRIARCA Ha circulado el rumor los días felices de la infancia y en los diDE LISBOA de que el cardenal pachosos é inolvidables de la primera juventud. El inolvidable D. Juan Valera, que triarca de Lisboa estaba decidido á resignar cargo, retirándose un convento. en su calidad de diplomático eminente y su Su Eminencia es deá la orden de los Varode hombre de mundo de gustos refinados, téjanos, así llamados porque residen en la po se sentó ante las mesas más delicadamen- blación de Varotejo. CRÓNICA PpRTUGUESA E r EL ESTRENO DE ANOCHE EN EL TEATRO ESPAÑOL. UNA ESCENA DEL PRIMER ACTO DE LA MUSA LOCA COMEDIA DE LOS SRES. QUINTERO desde Santo Tomás, que fue ayer, hasta los Reyes, que serán el. 6 de Enero, en un gran mercado nacional. Allí llegan habitantes de todas las comarcas de España, y estableciendo sus reales en torno de la estatua ecuestre de Felipe III, cuelgan racimos de dátiles, forman pirámides de naranjas y granadas, amontonan nueces y castañas, destapan ios barriles de aceitunas, instalan las mesas de turroneros con fo mejor de Jijona y de Alicante, y no faltan los pavos orondos, los capones cebados y las sabrosas hortalizas de la tierra. No hay madrileña neta, que no haga sus provisiones para los ágapes de Nochebuena y Pascua en la Plaza Mayor, ni natural de la provincia que no acuda allí á buscar lo más clásico de su tierra para solazarse en Id fiesta que tan intensamente evoca los recuerdos de la patria chica y del hogar donde se pasaron los primeros años de la vida. Por eso, la Plaza Mayor es en esta época del año el centro más animado de Madrid y un sitio notable para el obser- te servidas de Europa, no olvidó nunca el piñonate y otros manjares de su tierra, que con delicia suele citar en sus obras. El gran estadista Bravo Murillo se desayunó toda su vida con los chorizos de su querida Extremadura. En 1 mesa de Castelar no faltaba nunca el arroz, que le recordaba su adoradas tierra levantina. El marqués de M n cuidaba de que no faltase en su despensa el manchego mostillo. Ningún regalo apreciaba más Castro y Serrano que el jamón de Trévelez, alpüjarreño puro como el granadino, y lo mismo le sucedía á Fernández Jiménez, el famosísimo Moro. En la Plaza Mayor se encuentra estos días cuanto de apetitoso produce España en el Norte y en el Mediodía, en Levante y en Poniente, y allí se puede observar la variedad de las regiones fundidas en la unidad de la patria. Es, por lo tanto, curioso é interesante visitar en estos días la famosa Plaza, y no hay madrileño neto que deje de rendir culto á esta costumbre. UN MADRILEÑO -En Portugal no está permitida la existencia de las órdenes religiosas, p ¿ro se las tolera. No parece confirmarse el rumor á que me refiero, pero si se confirmara, habría de ser ob jeto de muchos comentarios. T EMPORADA Ayer se abrió nuestro T E A T R A L teatro lírico, y esto constituye una verdadera nota sensacional en la vida lisbonense, porque San Carlos es el centro de las intrigas políticas y el punto de reunión de toda la gente importante. Tiene el teatro de San Carlos una tradición gloriosa de buen sentido musical. Durante más de veinte años ha sido considerado grandemente por los artistas líricos, que se honraban con incluir en la lista de sus triunfos los conseguidos en San Carlos. Hoy ha decaído bastante esa fama, á consecuencia del régimen de reclamo imperante. En los demás teatros nada ocurre digno dá mención. Casi todos anuncian reprises ó traducciones, y los originales portugueses pueden contarse por los dedos de la mano. Dícese que para fomentar la literatura dramática- portuguesa se va á constituir una asociación de escritores nacionales cuyos estatutos estarán inspirados en los que rigen la sociedad análoga de España.