Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 Di NICA UNIVERSAL ILUSTRADA, DICIEMBRE DE i 9 o 5 NUMERO SUELTO, 5 CÉNS. del espíritu de esa agrupación. De quien no hay más que negaciones, cuando precisamente de ella había de tener superior valía la afirmación, es de la minoría conservadora. Para reparar el quebranto, que en los recursos del Tesoro ha- producido la desgravación del trigo y de las harinas, el Sr. Moret había propuesto el recargo de aquellas contribuciones más coercibles; los conservadores se han opuesto á ello. Pero ¿con qué se ha de sustituir los 12 millones de pesetas, que para el Estado supone esa baja? ¡Esto es lo que está por averiguar y lo que importa! El superávit va siendo cada día mas ilusorio. La depresión de las fuerzas económicas del país es á cada momento más tangible. El propio presidente del Consejo de ministros lo demostró con cifras irrefutables. En baja la contribución de inmuebles, cultivo y ganadería; en ¿baja la industrial y de cpmercio; en baja el impuesto sobre las utilidades de la riqueza mobiliaria; en baja el de derechos reales; en baja el de minas y el de transportes; en baja la renta de Consumos, la de la sal, la de tabacos, la de explosivos; en baja el producto de los canales, de las redenciones del servicio militar y hasta de la Santa Cruzada; sólo está en alza el de las Aduanas, á causa de la gran importación de trigos para contrapesar los dolorosos efectos de las malas cosechas. ¿Con qué se mantendrá el superávit? La cuestión interesa gravenjente. Equivale á un contrafuego con que se evite la propagación de un incendio. El día en que no haya superávit, habrá déficit J amas quedaremos nosotros en el término medio. Del Tesoro puede decirse lo que se ha dicho del amor: que es como la luna; cuando no crece, tiene que menguar. Esos millones, que al parecer sobran, son los que aseguran la nivelación. Para la seguridad de ésta es para lo que el Sr. Moret ha buscado varios caminos por donde reparar la merma que los ingresos sufren; para ello ha reclamado el auxilio compacto y eficaz de la mayoría. La cual va á probar en ese asunto como en un dinamómetro su fuerza. MANUEL TROYANO PARA LOS NIÑOS POBRES 9 os donativos que hemos recibido has ta ayer para regalar juguetes á los niños pobres el día de Navidad, son los siguientes: PESETAS Suma anteiior. D Manuel García Prieto La Troup- Pita. D. Francisco Rodríguez Sesmeros. Antoñito y Blanquita Igual Doña Leona V, de Quiroga. Suma 2.789 a 5 10 10 5 16 2.855 S. A. R. la infanta doña Isabel ha tenido la bondad de enviarnos para los niños pobres un valioso lote de juguetes muy variados y bonitos, que harán seguramente la delicia de las infelices criaturas á quienes correspondan. El festiva! infantil del reparto se celebrará en la casa de Blanco y- JVegro y A B C, el domingo 24 de Diciembre. IR L DINAMÓMETRO. Al empezar en las Cortes la discusión de presupuestos, se dijo en estas mismas columnas que ni por la carencia de preparación y de estudios previos, ni por la premura con que había de ventilar las cuestiones, ni por la perentoriedad del plazo, estos debates podrían reportar al bien nacional otras ventajas, que Ja de servir de prólogo á la obra económica que el partido liberal, según solemnes compromisos, habrá de presentar al Parlamento en el próximo venidero mes de Mayo. Revelar el criterio del Gobierno y de las minorías r sobre cada uno de los importantísimos asuntos encerrados en los presupuestos; -preparar sobre ello la opinión pública; indicar, en concreto, las soluciones de los planteados problemas, sería labor adecuada y fecunda. Se trataba de lo porvenir en lapso de tiempo relativamente pequeño, y esto significaba mucho para un país, que en la vida política vive sólo de lo presente. El Sr. Moret, quien desde la presidencia de la Comisión de presupuestos había pasado á la del Consejo de ministros, había, sin duda alguna, hecho tam bien estas observaciones tan objetivas, y su primer discurso sobre tal materia dio á conocer su ulterior pensamiento sobre los gastos del Estado. El que pronunció en la sesión del martes 19 reveló su juicio N y opinión respecto de los ingresos. Tocante á éstos, el voto particular de la minoría republicana aunque algo fantasmagórico afirmó algo, dejó entrever algo na. En algunas Administraciones dicen que no los hay. Esto no es lo correcto ni lo ordenado recientemente por la autoridad; pero es lo español, y sobre todo lo madrileño, porque si no se desobedeciese á todo lo ordenado, ¿á qué ocupación más dulce nos íbamos á dedicar? De la Gran Vía no hubo nada nuevo, porque no es nuevo saber que se ha concedido la prórroga que pedían los contratistas. Era una de esas cosas que se adivinan apenas se inician; y bien venida sea la prórroga si el fin de ella es el apetecido. Los peluqueros arreglaron también ayer su? diferencias y determinaron terminar la huelga. Eso era lo acordado ayer. Hoy, Dios y ellos dirán. Las sesiones parlamentarias no ofrecieron más nota que la ausencia de público en las tribunas y de diputados en los escaños. El cansancio en aquél es manifiesto; y entre los segundos la Navidad empieza á causar bajas. La deserción es general; e! pavo les atrae. De los debates, lo más notable fue el curso de consecuencia política dado por un ministro desde el banco azul. De novejdades teatrales, hubo por la noche el debut de un nuevo tenor en el Real y el estreno de La musa loca en el Español: un éxito más para los hermanos Quintero, quienes, por cierto, parece que han buscado el título de su nueva producción en la musa que ha inspirado estos días al Gobierno para resolver eso del impuesto á los trigos y á las harinas. Más loca que esa, ¡ni la del protagonista de la comedia de anoche! AEMECE IMPRESIONES PARLAMENTARIAS p? L SR. CONCAS. El señor ministro de Marina puede navegar solo: en la tarde de ayer se nos reveló como un prodigioso íronista. Ante todo, el Sr. Concas mostróse profundamente sorprendido; esta insólita, extraordinaria sorpresa del Sr. Concas provenía de que al levantarse él de la cama ayer por la mañana y echar mano á la Prensa, se encontró con que los periódicos decían que el ministro, en la tarde anterior, Jiabía estado un tanto violento. ¡Y bi. en; esto no es cierto. Vo sé- -nos dice el Sr. Concas- -el respeto que debo al Parlamento. No se puede llegar á ser almirante y ministro- -añade- -estando fuera del mundo real Ya esta ligera declaración comienza á excitar nuestro interés: el Sr. Concas ha vivido siempre en el mundo de la realidad. Nosotros, aparte de esto- -según el orador- -no sabemos gran cosa de estos complicados asuntos marítimos. ¿Acaso es igual navegar en un barco mercante que en uno de esos barcos de guerra que han de meterse entre las rocas persiguiendo el contrabando y andar de noche por el mar, donde no hay faroles? Mil amos levemente asombrados al Sr. Concas ¡Los barcos de guerra- -exclama el Sr. Concas de pronto- MADRID AL DÍA p n último día de otoño fue triste, desabrido, de un cielo plomizo y amenazador, en el que los doctos en achaques del tiempo creyeron ver la proximidad de la nieve. Ya es hora de que venga, si ella ha de acabar con las heladas de estas noches. Bien que el calor de la lotería hace que la gente, no sienta el frío que marca el termómetro. En las calles sigue pregonándose la venía de billetes para el sorteo de maña-