Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. JUEVES 14 DE DICIEMBRE DE 1905. PAG, 7. EDICIÓN i dad, y todas las semanas recibía de París trajes elegantísimos que no veían más que los trabajadores de su cortijo. Tanto como la elegancia, conservan esas dos hermanas el ingenio, y su conversación es un encanto, aígo de lo que no hay ahora idea, como no puede darla ei couplet, de la melodía de Bach ó de Mozart. Sólo por un ratito de conversación con damas como las citadas y como otras varias que ha habido en Madrid y que ya han desaparecido, se podía ir hace algunos años á sociedad, y constituye una verdadera fiesta para el espíritu encontrar todavía esos astros de un espléndido y hermosísimo ocaso que ojalá dure mucho. UN MADRILEÑO ECOS DEL VATICANO J oma, 8 Diciembre. SAN FfcRi ANDO. VISTA DEL TALLER INCENDIADO EN EL ARSENAL DE LA CAkRACA EL DOMINGO ULTIMO más que para ir á la iglesia; pero alguna vez reciben en círculo pequeño, y es un encanto verlas y oirías, porque conservan toda su elegancia y su ingenio. Son como piguran en la sociedad aristocrática al- dos damas de aquella culta y refinada sogunas damas que después de haber ciedad del siglo XVJII que viven alejadas casado á sus hijas ó de haber experimen- del movimiento contemporáneo. Su lujo tado grandes dolores, se retiran del mun- se manifiesta en sus batas elegantísimas do y hacen de su hogar una dorada re- cubiertas de encajes, en sus zapatitos de clusión, donde se desliza dulce y apaci- raso que encierran los pies más pequeños blemente su vida arrullada por la música y divinos que han pisado los salones madrileños, en luengos guantes, que resguarmelancólica de los recuerdos. Fueron de gran belleza, de exquisita dan sus patricias mano y suben hasta los elegancia y de peregrino ingenio; bri- hombros, en los lazos, en mil detalles de á su jado. llaron y lucieron mucho, figurando sus su toilette, cuidadísima siempre aunque no es que bajo republicano, nombres entre los primeros y más nota- I tengan que ver- á nadie, pues son de las en Cierto se decretó la el régimen de la Iglesia 1889 separación que se vrsren para ellas mismas. La marbles en las crónicas mundanas. Al retiy el Estado en el Brasil, pero se hizo con muy rarse de sociedad no renuncian á sus há- quesa del Salar, viviendo en un cortijo de distinto propósito que ahora en Francia, y la bitos de elegancia, y su reclusión no es Andalucía, tenía por modisto á Worth, el ley brasileña está en tales términos concebida, tan completa que no reciban de cuando padre, en la época de su mayor celebri- que como León X 11I reconoció repetidas veen cuando, además de sus parientes, á algunas antiguas y buenas amigas, con ías que siguen el movimiento social, hablando de las cosas presentes como viaferos que, instalados en lejanas playas, no pueden dejar de observar con interés lo que sucede en su patria. El santo de una de estas damas, que se celebró no hace mucho el día de Santa Eulalia, me ha hecho evocar su recuerdo y el de su hermana. Son la marquesa de Bendaña y la marquesa del Salar, las dos hermosas y elegantísimas hijas del duque de San Lorenzo, que tanto brillaron en sociedad. La del Salar ha casado, y casado admirablemente, á sus hijas, y tiene lasatisfacción de ver á su hija mayor lle vi var con dignidad y decoro e ¡título de su padre. La de Bendaña ha sido más desgraciada: su hija, un portento de belleza, murió en ¡a primavera de su vida como ángel que no siendo de este mundo volvía á su verdadera patria, que es. el cielo. Su hijo mayor, un joven de extraordinario mérito que llegó á los primeros puestos deja carrera diplomática y que tenía un porvenir brillante, murió también. Las dos hermanas se han retirado del mundo, UNO DE LOS TORPEDEROS FONDEADOS EN SAN FERNANDO, Y DESTRUIDO POR EL INCENDIO íots IÍJ van á fiestas ni salen apenas de su casa DEL DOMINGO Ú L T I M O- Sevillano OCASOS BRILLANTES L PRJMER CARDENAL El dominSUDAMERICANO go ú l t i m o llegó á Roma Monseñor Arcoverde de AIburquerque Cavalcanti, arzobispo de Río Janeiro, que en el próximo Consistorio del día i i será promovido á la púrpura cardenalicia, siendo así el primer prelado de la América latina. Fácil es comprender la razón de que el honor de ser suyo el primer prelado de aquella región haya correspondido al Brasil. La República brasileña, en cuanto á territorio, representa la tercera parte de la América latina y la mitad de la meridional; ha sido el primer país de aquella parte del mundo que tuvo representante oficial cerca de la Santa Sede, sin qué nunca se interrumpieran las buenas relaciones entre ambos. Aun en los tiempos más difíciles, por ejemplo, cuando Pío IX tuvo que salir de Roma para refugiarse en Gaeta durante dos años, el representante del Brasil le siguió en su voluntario destierro y permaneció E